UNA NUEVA VISION DE PAIS, META DE CONSERVADORES

POR : RAMON PALACIO BETTER

Los programas Nacionales para el Desarrollo Social y Económico Sustentable siempre han sido un compromiso del Partido Conservador. Colombia se ha desarrollado en democracia, sobre la base del programa político, económico y social que le trazo el Partido Conservador desde su nacimiento en 1848. Nuestro Partido ha desempeñado el papel protagonico de las transformaciones y reformas que han modernizado al país y que han permitido la construcción de una sociedad de oportunidades más igualitarias, mejor preparada y más exigente. El país avanzo gracias a la propuesta original del Partido Conservador, con un Estado Social llamado a proporcionar, salud, vivienda y educación a los estratos sociales de menores recursos, y a dinamizar el sector privado, con una economía vigorosa que debía ampliar los niveles de bienestar de la población, garantizando empleo y niveles adecuados de ingresos. No obstante se viene arrastrando, desde hace mas de una década, severas limitaciones en el desarrollo económico, extensión crónica de la pobreza, improductividad creciente, déficits institucionales, culturales, educativos y tecno-cientificos, una pesada deuda externa, contracción agroalimentaria y, especialmente en los últimos años, la extensión de un alto grado de descontento social.

 

En la Colombia de hoy, todos los proyectos, programas e instituciones, están sometidos a presiones de cambio y modernización Centralista. Si a ello sumamos los cambios en el contexto mundial y regional, es evidente que debemos replantear los objetivos y programas impuestos por los gobiernos anteriores. Toda la República esta en crisis económica, social y política. La ineficiencia fiscal, la caída del producto interno bruto, el deterioro de los servicios públicos, la reducción del poder adquisitivo de los salarios, la inflación, el aumento de la pobreza, el drama medico asistencial y educativo, la inseguridad, el desempleo y el crecimiento de la economía informal, el narcotrafico, la guerra, la perdida de confianza ciudadana en las instituciones publicas, la corrupción, en fin, el deterioro es sumamente grave y generalizado en la calidad de vida que llevamos. Desde luego estámos obligados moralmente ante nuestro pueblo, a definir un nuevo programa para la recuperación social y económica del país. El modelo político de Estado democrático centralizado con una economía rentista llega a su fin, no soportamos a las puertas del siglo XXI, especialmente en las Regiones del Caribe Colombiano, que aun dependamos de maneras tan estrictas del imperante e injusto centralismo. La confianza en la democracia dependió durante mucho tiempo de su capacidad para saber distribuir beneficios.

 

Pero los beneficios de un tiempo se transformaron en privilegios y prerrogativas que ahora son generadores de pobreza, descontento, protestas y agotadores conflictos, cuyo final es y ha sido siempre la guerra que vivimos. La relación rentista entre el Estado y la Sociedad colapso. Son Modelos plenos de errores y desmedidos actos de planeación, con dudosos y equivocados resultados en sus proyecciones. Lo que hoy observamos son ejemplos de estas transcendentales equivocaciones. El Partido quiere atender estos Cambios y liderizar la superación de las dificultades actuales. El rescate de la confianza en la democracia, requiere para ello de la reducción drástica de los desequilibrios sociales, del enfrentamiento decidido de la decadencia económica y de la reconstrucción de la autoridad, eficacia y legitimidad de las instituciones publicas. Nos encontramos sumidos en una profunda crisis que solo podemos superar en democracia, con la mente abierta a todas las ideas y sin sectarismos grupistas. Las grandes transformaciones morales, institucionales, económicas, sociales y culturales, que Colombia requiere, solo podrán lograrse mediante un gran esfuerzo de convencimiento colectivo, para que las nuevas metas las alcancemos entre todos, venciendo todas las dificultades.

 

El rescate de la confianza en la democracia requiere de una visión de país para el futuro, un rumbo que permita orientar las esperanzas de los Colombianos. Por esta razón, debemos someter a consideración estas bases programaticas con visión de largo plazo, porque queremos una Colombia desarrollada económicamente y capacitada socialmente, a la punta de América Latina y abierta al mundo. Pero para lograrlo, tenemos que ser promotores del Cambio. Solo un Estado refortalecido nos permitirá mantenernos en el marco simultaneo del desarrollo económico, la equidad social y la democracia política. Enfrentar la decadencia económica y social implica comenzar por reconstruir la eficacia y autoridad de nuestras instituciones publicas. Debemos enfrentar con una gran carga de inteligencia, voluntad y optimismo, el reto de poder hacer de la Costa Caribe de Colombia, una sociedad con instituciones sólidas respetables, con trabajos dignos para la seguridad de la familia, con proyectos sociales que ofrezcan educación y salud a la altura de las exigencias actuales y, sobretodo, una sociedad con un sentido de solidaridad y justicia hacia los mas necesitados. El reto de hoy es por una democracia efectiva, una democracia que garantice no-solo las más elementales libertades individuales, sino que abra cauces hacia el bienestar social y económico de todos los miembros de la sociedad Costeña.

 

Esta tarea del Partido Conservador, también debe ser ampliamente participativa, convocando a todas las instituciones económicas, sociales y culturales de la región y del País, en la definición y formulación de las políticas que se requieren para poder enfrentar la crisis actual. La unidad y el consenso alrededor de los nuevos objetivos nacionales son indispensables y comprometerse con la participación de todos los sectores de la vida productiva y cultural de las diferentes regiones y localidades, que día a día se empeñan en construir un nuevo país. De cara al siglo XXI, el Partido Conservador es el Partido de la Colombia moderna, descentralizada, participativa y abierta, de la Colombia emergente y productiva, de los nuevos movimientos sociales, de la nueva sociedad civil y de las comunidades organizadas. Para responder a los retos actuales, se requiere de una nueva visión de país y de programas acordes con esta visión, para seguir ocupando el lugar de vanguardia, que la voluntad popular siempre le ha asignado al Partido. El Partido Conservador, preservando los valores, principios y objetivos que le dieron nacimiento, siempre se han comprometido en la elaboración de unas ofertas programaticas para superar las distintas crisis que hemos vivido y cuyas bases siempre las ha conocido ampliamente la Sociedad Colombiana.

 

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
SANTA MARTA, 28 DE MAYO DEL AÑO 2000.