PUERTAS ABIERTAS PARA EXPORTAR LO NUESTRO

En el Magdalena los estudiosos de nuestro acontecer histórico económico y comercial siempre han señalado en sus opiniones, que el atraso relativo del Departamento del Magdalena se explica en buena parte, por el manejo que desde el centro del país se le han dado especialmente a nuestras economías.

Los privilegios de las políticas cambiarias e industriales que han sustituido las importaciones facilitando las transferencias de los sectores agropecuarios a los sectores industriales, han propiciado también en el Magdalena una distribución inequitativa de la participación regional en las inversiones publicas.

Esto nos ha conducido a un desaprovechamiento de nuestras ventajas comparativas, o lo que es igual decir, que no se nos ha permitido, ejercer nuestra condición de área optima para el desarrollo hacia fuera. Sin embargo, para que los Magdalenenses podamos exportar, no basta solo conque tengamos el puerto ante nuestros ojos.

Se requiere además de tener las puertas abiertas para exportar, que los tramites sean más fáciles y se promuevan la conveniencias económicas de los negocios en el exterior para dichas actividades; de manera que existan espacios apropiados y necesarios para que las exportaciones grandes o pequeñas de la región puedan acceder fácilmente a dichas tareas, logrando enviar y colocar sus productos en el exterior. Para ello es indispensable además, la adecuación de la infraestructura vial regional que permita el acceso fácil a los mismos y de una apropiada red de servicios que haga posible un cabal desarrollo de las actividades productivas en el área y para su exportación.

El Departamento del Magdalena tiene condiciones optimas para impulsar la actividad exportadora, sin embargo necesitamos desarrollar una estructura industrial más diversificada, también requerimos de centros de capacitación laboral y tecnológicos idóneos para el conocimiento de estas nuevas tareas.

El potencial agropecuario con el que contamos y que indudablemente ha presentado hasta hoy avances muy significativos como la fruticultura, permiten organizar muchas empresas para la exportación de estos atractivos como agradables productos naturales, con los que contamos.

Debemos trabajar mas hacia esas direcciones exportadoras, de manera tal, que este inmenso potencial que tenemos para exportar, se convierta en una realidad palpable y se traduzcan en mayores fuentes de empleo y bienestar para nuestros pobladores Magdalenenses, estas apreciaciones son sin duda un primordial compromiso que debemos asumir todos.