OJO CON EL FUTURO DE TUS PELAOS

La mitad de los jóvenes del Planeta Tierra, son pelaos o muchachos menores de veinticinco años, según un estudio realizado para las Naciones Unidas. Esto es una realidad demográfica nunca antes alcanzada, que demuestran hoy en día unas convenientes perspectivas y abren muchas posibilidades para que puedan alcanzar un mejor futuro los jóvenes adolescentes; de las cuales les corresponderá cumplir, con unas funciones muy importantes que deberán realizar particularmente en cada uno de sus horizontes.

En países como el nuestro, que intenta cuya sociedad intenta alcanzar algún día las vías del desarrollo, las nuevas generaciones de los muchachos se convierten en un potencial juvenil netamente superior al potencial de los jóvenes de las Naciones altamente desarrolladas. Por ello, creo, que los adultos debemos asumir con mucho cuidado estas responsabilidades que nos corresponde hacer para el inmediato futuro. Para lograr comprender y cumplir con este mensaje implícito y estratégico, es necesario y útil analizar lo siguiente:

Lo primero es concentrar la atención en la necesidad de velar por la maduración del cuerpo y el cuidado de la salud en un sentido muy amplio y específicamente en lo que afecta a la salud sexual y reproductiva. En segundo lugar, interesarnos por el desarrollo social de los adolescentes, a partir de su pertenencia a un grupo familiar y en relación con su posterior evolución, con su capacidad para acceder a nuevas formas de integración con grupos de pares y también con otros sectores de la sociedad y por supuesto con los avances hacia el ejercicio de una autonomía responsable de su conducta.

En tercer lugar, la expectativa del progreso del adolescente en lo que concierne a las actividades de aprendizaje que lo capacita para una determinada actividad laboral y a su ingreso formal en el trabajo productivo. En cuarto lugar, se refiere básicamente a la dimensión del conjunto de valores, creencias y actividades que orientan el comportamiento moral de los jóvenes y que se nutren fundamentalmente, de la educación recibida, de las experiencias sociales y de la cultura vigente en el medio en que vive cada uno.

Estos pasos, ciertamente nos permitirán observar un deseable y equilibrado desarrollo de nuestros jóvenes, suscita expectativas generales y promueve mejores horizontes para un conveniente porvenir humano. También es necesario aclarar, para el manejo de estos asuntos, que estos puntos expuestos, no significan desconocer los inminentes problemas que serán necesarios resolver favorablemente a fin de que esa visión esperanzada no se malogre.

Los estudios realizados por sociólogos norteamericanos, afirman que en el mundo 250 millones de adolescentes solo cuentan con un solo dólar diariamente, para subsistir y otros 500 millones alcanzar a tener solamente dos dólares. La pandemia, por el HIV- SIDA, desatada en el Africa ha incrementado con un 15% el numero de menores huérfanos a causa de este terrible mal. A finales del siglo XX, 300.000 adolescentes entre los 13 y 15 años, estaban participando activamente en los conflictos armados como el que se lleva a cabo actualmente en Colombia.

He considerado necesario divulgar en este importante medio de comunicación de nuestra ciudad y del departamento, estos importantes temas de la adolescencia, toda vez que los sectores con capacidad de decisión y de influencia en el destino de las sociedades de estos tiempos, tengan una clara percepción de las desatadas perturbaciones que acechan en el mundo a innumerables jóvenes, todos los días.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO