¿MODELO FEDERAL DE UNIDAD NACIONAL?

POR: RAMON PALACIO BETTER

Una de las herramientas esenciales contra las autodeterminaciones de los Entes Territoriales como las Gobernaciones Departamentales y las Alcaldías Municipales o Distritales, es la débil coparticipación existente en los impuestos que recauda el Gobierno Nacional y quien al final es quien propugna los más altos egresos en el gasto publico.

Desde los comienzos del sistema republicano adoptado por nuestra Constitución, la descentralización siempre fue una piedra en el zapato para todos los gobiernos unitaristas y federalizados que por años han actuado en el país. Siempre la idea de la descentralización de las funciones del Estado, se han visto reducidas por quienes no comparten las competencias que imponen o exigen los gobiernos departamentales.

A pesar de la libre escogencia y elección por parte del pueblo de los Mandatarios Departamentales, Municipales y Distritales en nuestro país demostrando con ello, autonomía en nuestros propios asuntos, la verdad, es que el gobierno central generalmente se excede en su estrecho marco fiscal. En nuestro concepto la coparticipación de los departamentos en la distribución de los recaudos nacionales, no es equitativa, ni entregadas respetando los principios de igualdad.

En la Costa Caribe existen aun innumerables zonas, en donde no llegan los dineros producto de estas recaudaciones nacionales, en la Guajira, Cesar, Magdalena, Bolívar, Sucre, Córdoba, Atlántico, es fácil detectar hasta donde se han podido desarrollar varias de sus provincias y en donde se evidencian todos los días innumerables pueblos atrasados, muy vulnerables  y además inseguros.

Es indudable que  el Poder del Gobierno Central debe garantizarnos a todos los colombianos la unidad y la cohesión nacional. Sin embargo presumo que no existe una equitativa y justa correspondencia entre la participación en el gasto y los recursos que requiere cada jurisdicción, circunstancia que nunca debe perderse de vista porque son los superiores intereses de la Nación.

Estas posiciones ideológicas no son dominantes ni tampoco quieren decir, que lo justo seria que se descentralizaran las potestades tributarias, lo que sugerimos es que el gobierno nacional debe garantizarnos una correcta, equitativa y más justa asignación de los recursos a los gobiernos departamentales, municipales y distritales.

La justa redistribución de estos fondos recaudados por la Nación, deben ser una herramienta mas objetiva, imparcial, ecuánime, transparente y mas honrada con Colombia. La separación de las fuentes tributarias no es conveniente para los departamentos que subsisten con el recaudo de sus propios ingresos corrientes y cuyos resultados no alcanzan al abastecimiento útil del funcionamiento, sostenimiento, mantenimiento e inversiones que requieren con suficiencia los Entes Territoriales del país.

Tampoco se trata con estos comentarios, de insinuar que el poder Central del Estado pierda las posibilidades de redistribución de los recaudos tributarios; pero si deben ser estas redistribuciones de los recursos mucho más proporcionados con respecto a las necesidades de los Departamentos, Municipios y Distritos. Porque aun se están limitando estos bienes o fondos del pueblo de maneras inesperadas, disparejas y desiguales, limitando el crecimiento de las regiones, provincias y en consecuencia el significativo desarrollo de un país.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
SANTA MARTA  15 SEPTIEMBRE DEL AÑO 2003.