MAS CUIDADO CON EL PATRIMONIO HISTORICO Y CULTURAL

POR: RAMON PALACIO BETTER

Durante muchos años a mi ciudad y a nuestro Departamento se le ha restado relevancia al cuidado del Patrimonio Cultural y, por esto, las Instituciones encargadas de tal tarea se han transformado solo en dependencias burocráticas insolventes, con muy reducidas posibilidades de llevar adelante una verdadera política concertada de preservación cultural y social de nuestros Bienes Patrimoniales, que produzcan convenientes resultados para el bienestar de todos. A pesar de los positivos y excelentes esfuerzos para integrar nuestro folclor, por parte del Area Cultural de la Gobernación del Magdalena y que dirige la distinguida Dama, Doña Rosalía Solano de Lacouture, es innegable también, observar una palpable mezcla de desidia y de indiferencia en otras áreas de la cultura y la historia por parte del Gobierno Nacional, especialmente con las Entidades Históricas y Culturales, como la Sociedad Bolivariana del Magdalena.

Los programas para su efectivo impulso y desarrollo como tradicional Empresa Cultural son evidentes; a pesar de ello, no existe desde hace varias décadas, una verdadera muestra de apoyo económico, por parte del Gobierno Nacional para contribuir a tan importante Institución sin animo de lucro, Guardiana indiscutible de la obra del Libertador Simón Bolívar. Creada y fundada por primera vez en esta ciudad en el siglo pasado (XIX), como Sociedad Boliviana, por el Gobernador de ese entonces Francisco Escobar E, según decreto No. 36 del 2 de Marzo de 1896. Y en 1975, los distinguidos ciudadanos, Dr. Rafael Amaris Maya, Licenciado Santiago Cervantes Escorcia y el Dr. Víctor Guardioala Jaqueen, la legalizaron ante el Gobierno de entonces con el nombre de Sociedad Bolivariana del Magdalena y quienes con verdadero impulso, lograron obtener del Gobierno Nacional una Sede, para su funcionamiento, una biblioteca, muebles y demás enseres para su buen desarrollo.

Evidentemente que los Gobiernos del pasado, han prestado mucho mas atención y ayuda a la Sociedad Bolivariana del Magdalena, que los Gobiernos de las ultimas décadas. Sin embargo, pareciera ser que con estas indiferencias y descuidos, pretendieran desaparecer los únicos bienes culturales e históricos más antiguos del Continente Americano, como bien que es, la segunda Sociedad Bolivariana fundada después de la muerte del Libertador Simón Bolívar en esta ciudad de Santa Marta. Estos injustos comportamientos ponen de manifiesto el real desinterés que palpamos y evidencian un verdadero peligro para la integridad de una de las Entidades de gran significación Cultural de la Costa Caribe y de Colombia.

La Sociedad Bolivariana del Magdalena, ha sido reconocida por la Sociedad Bolivariana de Colombia, como una de las Entidades de la mayor trascendencia social, por la comprobada constancia y difusión desde la Quinta de San Pedro Alejandrino, de los ideales Bolivarianos en la América Latina. Bien vale la pena reconocer que dicho liderazgo es obtenido por el continuo y maravilloso esfuerzo económico, material y espiritual, que sus Miembros Honorarios, De Numero y Correspondientes le han sabido entregar, para el desarrollo de los programas y proyectos.

Nuestros Gobernantes deben reflejar estos hechos históricos y culturales que desarrollan los Bolivarianos, para comenzar a implementar convenientes estrategias de preservación cultural, mucho más activas y decididas, que las demostradas en las ultimas décadas. Creo y estoy seguro, que solo así, comenzaríamos a advertir la convergencia de iniciativas nacionales y también locales destinadas a recuperar y difundir con mucho más eficacia, el patrimonio historico-cultural, que hemos heredado de nuestros antepasados y en especial del Libertador Simón Bolívar.

Es innegable que con la creación de los Centros Bolivarianos Municipales y Regionales, en todos los Municipios del Departamento del Magdalena, y que a dispuesto conformar la Sociedad Bolivariana del Magdalena, se demuestra una profesionalizacion de estas gestiones históricas y culturales de tanta propagación. Con la puesta en marcha de unas inversiones económicas y financieras por parte del Gobierno a Entidades que son Patrimonio de los Samarios y Magdalenneses, de seguro contribuirían y coadyuvaría a este gran proceso de integración cultural participativa, que se propone dirigir esta importante Institución en los próximos meses.

Ojalá que estas ciertas percepciones sociales, culturales e históricas se difundan convenientemente por nuestras regiones como nunca antes, y sirvan para que nuestros dirigentes y gobernantes, como también para que los intelectuales, historiadores, académicos, culturologos, artistas, poetas y escritores, funcionarios, jóvenes y ciudadanos, logren expresar el actual nivel de compromiso que tienen, para defender este inmenso Patrimonio Cultural del Magdalena.

Las áreas gubernamentales deben apoyar estas incomparables cátedras bolivarianas históricas y culturales, dirigidas a nuestra juventud mediante unos Convenios Institucionales para su impulso y desarrollo con la Sociedad Bolivariana del Magdalena y podamos así, lograr alcanzar la implementacion de unos concertados planes de preservación de tan importante Patrimonio Cultural, que siempre hemos tenido, pero que no hemos divulgado.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
SANTA MARTA, 4 DE OCTUBRE DEL AÑO 2000