INNEGABLES FABRICAS DE LA CULTURA, EMPOTRADAS EN LA VIEJA QUINTA DE SAN PEDRO ALEJANDRINO

 

Por: Ramón Palacio  Better

 

Todos los días de la semana, sin importar las épocas de las temporadas altas o bajas de turismo, como igualmente de si se desarrollan o no los tiempos de las labores académicas en los distintos planteles educativos de la ciudad, habitualmente podemos observar la continua asistencia y también las largas colas de la gente que acceden y quieren visitar la Quinta de San Pedro Alejandrino y el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo de Santa Marta.

 

Como siempre la gente de todas las clases y niveles educativos acuden a estas fabricas de la cultura local y nacional, atraídos por nuestra importante historia y especialmente por el Culto al Libertador Simón Bolívar; cuyos principales protagonistas de esta doctrina cultural, ha sido siempre la Sociedad Bolivariana del Magdalena.

 

Institución sin animo de lucro con mas de cien años desde su fundación en esta ciudad e integrada por notables figuras de la historia y la cultura, como igualmente por descollantes figuras de la vida nacional y quien desde el mes de Noviembre del año 2002, ha contribuido y solicitado a la World Monumentos Funds, en los Estados Unidos, poder ser incluidas las obras de restauración y remodelacion de la Sede Principal, dentro de las cien obras que anualmente registra y ayuda económicamente tan importante institución del orden internacional.

 

Es muy habitual observar a los jóvenes estudiantes turistas y bachilleres participando y enriqueciendo los conocimientos de nuestra historia y observando y analizando las distintas exposiciones y colecciones de arte nacional y cosmopolita que se exhiben en la Sede del Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo, que motivan e instruyen a los visitantes de este viejo corazón cultural de nuestra añeja ciudad.

 

Haga calor o fuertes brisas, todos los días existe una latente devoción y vocación general de quienes se acercan y visitan a estas excéntricas y primordiales fabricas de la cultura local y nacional.

 

Aun cuando en realidad existe un escaso personal de funcionarios atendiendo estas verdaderas maquinas productivas de la cultura, los funcionarios o el personal que actualmente labora allí, es muy capaz, es formidable y digno de ejemplo.

 

A pesar de las evidentes limitaciones económicas que se pueden observar, para un mejor mantenimiento de los bienes inmuebles circunscritos en las áreas de la Quinta de San Pedro Alejandrino, por la falta de importantes y suficientes recursos por parte del Estado, todos los funcionarios y colaboradores de estas importantes industrias sin excepción, contribuyen y colaboran eficazmente y positivamente en tan importantes labores culturales.

 

Todos los días, a cualquier hora, cooperan, ayudan, colaboran en alimentar y sustentar con su trabajo a estas gigantescas y productivas maquinarias de la cultura local, que pertenecen al Estado Colombiano y que se encuentran empotradas en el viejo corazón de la Quinta de San Pedro Alejandrino.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
SANTA MARTA, 2 DE JUNIO DEL AÑO 2003.