IMPRESCINDIBLE PRIORIZAR PROCESOS DE DESARROLLO

POR: RAMON PALACIO BETTER

Si hay algo que nos queda muy claro cuando analizamos con detenimiento la situación actual de nuestro Departamento del Magdalena, son las ineficaces posiciones políticas y económicas que se adoptan y que tienen mucho que ver, con el desarrollo y con el progreso, porque actualmente no se ofrecen unas convenientes perspectivas regionales más sensatas y reales para que las tan anheladas mejoras, prosperidades y los avances en los Municipios con los que contamos, se efectúe sin contratiempos.

Aun se deben cambiar muchas cosas en el rebajado panorama existente de nuestras regiones, la verdad es que además, se han tomado impredecibles cada día, por lo que debemos despejarlo urgentemente, mediante la búsqueda de mejores y más directos esfuerzos que perfeccionen de varias maneras el desarrollo de una adecuada y prospera economía regional, urgentemente necesitada por todos. Los Entes Territoriales son hijos legítimos de la Nación.

Históricamente en ese sentido económico, quienes han podido tener en el pasado algunos beneficios han sido los gremios de la agricultura, porque los otros sectores de la economía, no han tenido los resultados esperados. De manera que si logramos implementar nuevos, mejores y más convenientes sistemas, mejoraríamos rápidamente las condiciones de vida de los Magdalenenses.

Es indudable que para lograrlo, se requiere del concurso mancomunado de mejores estrategias y planes en los escenarios de la economía, de la industria, del comercio, del turismo, de la cultura y de la educación, porque sin educación y sin cultura no hay libertad ni desarrollos posibles. El fortalecimiento de nuestras escuelas es un renglón que constituye, un elemento clave en la batalla contra la pobreza y la democratización social efectiva.

Debemos diseñar y construir mas salidas hacia el desarrollo y montar frentes de progreso y trabajo concertados, mediante alianzas, convenios, grupos, equipos, asociaciones de empresas por el interés general, que permitan exigir y resolver los asuntos y temas importantes aun pendientes por resolver en nuestras atrasadas regiones y pueblos.

Debemos proponernos recuperar y restituir, nuevamente el apoyo económico y social con el que históricamente siempre el Departamento a contado del Gobierno Nacional, de los Grupos financieros y de la Banca Nacional, para cambiar el futuro del Magdalena. Modificando, mejorando o impulsando los planes y programas de trabajo elaborados hasta hoy, porque no han sido suficientes, ni consecuentes sus resultados con la realidad regional.

A pesar, de la manifiesta inviabilidad económica declarada años atras por el Ministerio de Hacienda y Crédito Publico, que le permitieron al Gobierno de Juan Carlos Vives Menotti, la acertada determinación de someter al Gobierno Departamental a la intervención económica del Estado, aplicando la ley 550 y 617 respectivamente; Hoy, buena parte del programado pago parcial de las acreencias existentes, realizados para disminuir la inmensa deuda presente y ocasionada desde años atrás, constituyen de manera incuestionable y excelente unos grandes e importantes logros hasta hoy alcanzados.

Evidentemente, como consecuencia del severo Ajuste Fiscal al que ha estado sometido el Departamento del Magdalena en los últimos años, para poder lograr el saneamiento fiscal y recuperar la viabilidad económica necesaria. Sin embargo a pesar de estos buenos oficios, es imprescindible priorizar mas procesos de desarrollo.