DEBEMOS PARTICIPAR MAS EN EL RESTABLECIMIENTO DE NUESTRA PATRIA

POR : RAMON PALACIO BETTER

Los procesos de cambio social y económico de la Nación jamas se han logrado obtener, solamente del esfuerzo aislado y mancomunado de un Mandatario y su equipo de colaboradores. Nunca ha sido resultado exclusivo de la labor de un Presidente. Siempre la participación decidida de toda la sociedad es la que se requiere de verdad, verdad, para lograr poner en marcha el complicado proceso de desarrollo global. Las sólidas y nobles esperanzas del pueblo son las primordiales razones para construir un nuevo país.

Debemos tener la confianza necesaria en nuestro inmediato futuro, teniendo fe y optimismo, para creer que las cosas pueden mejorar, es muy probable que lo que nos propongamos hacer, se realicen, por la confianza en nosotros mismos para pretender dirigir convenientemente nuestro propio futuro. Las esperanzas son lo ultimo que pueden perder los pueblos, por ello debemos renovar siempre los anhelos interiores, sin demagogias, ni acciones populistas, fáciles de encontrar y poner en practica en la sociedad.

Al pueblo hay que enterarlos e interesarlos de todo y así participen, colaboren y contribuyan con su vinculación al mejoramiento de sus propias condiciones de vida, especialmente en los escenarios en donde habita, de estas maneras podremos ser mas objetivos ante el progreso y que tanto deseamos. Tareas que solo se logran obtener cuando quienes las ejecutan por parte del gobierno, gozan de indiscutible credibilidad social y moral, como las que revisten hoy al Presidente Alvaro Uribe Velez.

Conveniente posición para lograr el fortalecimiento de los Organismos del Estado y de sus empresas de desarrollo, que en los últimos años han estado alteradas continuamente por las irregulares acciones de corrupción y de quien sabe cuantas cosas mas que están aun establecidas. Transcurridos los primeros 3 meses de gobierno, el presidente Uribe Velez ha logrado despertar la fe y la confianza en la sociedad colombiana, ha impuesto además, un propicio y conveniente estilo de gobierno, es indudable las buenas y existentes expectativas en todos los rincones y esquinas de Colombia.

La gente por lo visto, cree en su gobierno, tiene su confianza y por ello pareciera que se avecinan mejores días para la nación, Dios quiera que así sea. Es un espacio justo que muy seguramente nos indicara el camino que debemos seguir, por difícil que sea, y observar con mas claridad republicana, las luces de la esperanza al final del oscuro túnel que por espacio de muchos años se ha mantenido en las tierras liberadas por Simón Bolívar.

El primer Mandatario también goza hoy de un amplio prestigio nacional e Internacional, que le permitirá sin lugar a dudas, ni contratiempos, realizar los correctivos necesarios para un mejor funcionamiento y desarrollo. Los proyectos y puntos contenidos en el referendo de iniciativa gubernamental y aprobados por el Honorable Congreso de la República, son testimonio ante la democracia de que a nuestro presidente le están saliendo bien las cosas, hasta hoy. Las medidas adoptadas son, firmes y demuestran los positivos propósitos de cambio que se ha propuesto y que animan a toda la sociedad civil a respaldarlo y apoyarlo.

Ha empezado bien, con un importantisimo y productivo liderazgo con el apoyo de todos los colombianos, como también de muchas naciones del mundo. Todos han expresado su respaldo y decidida colaboración en las difíciles y complejas tareas para atender la actual guerra. Existen hoy en día, expectativas entre los colombianos, que han comenzado a ver nuevas direcciones para un nuevo orden con mas autoridad y más respeto por la Patria. Convenientes etapas, que por rigurosas y austeras que estas sean, debemos estar optimistas, merecen nuestros sacrificios y total apoyo, cuando de el bienestar de todos se trata.

De manera que vamos por buen camino, día a día se están corrigiendo las extensas cadenas de errores, frustraciones y decepción desatadas en el gobierno anterior. Que no se arrastraran por lo que observamos, de ningunas maneras en este cuatrienio, pues estos terribles males y equivocaciones, han retrasado el país en muchos aspectos y por los pésimos ingredientes y malos manejos en la conducción de los Organismos del Estado, dirigidos por inhóspitos personajes cuya demostrada ineptitud, son una vergüenza para el país.

Asumimos, que todas las discusiones y portafolios que han requerido las agendas de los altos funcionarios del Estado y diplomáticos, al frente del gobierno de Uribe Velez, intentan prontamente organizar el país, con nuevas y convenientes determinaciones para vincular en los organismos del Estado, únicamente a la gente buena y preparada de Colombia. Esto nos da, confianza, fe y optimismo, porque los malos se quedaron atrás para siempre. Las pésimas pulsaciones y fatales consecuencias contra la dignidad nacional, en donde predomino siempre la mentira, se acabaron en este gobierno. Los renovadores objetivos de cambio que impone hoy el presidente Uribe, los acoge con satisfacción la sociedad colombiana, ansiosa de un mejor futuro. Tenemos confianza en nuestro Mandatario y por ello las gentes de todo el país, están participando muy activamente en el restablecimiento del normal pulso de la Patria. OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
SANTA MARTA 11 DE DICIEMBRE DEL AÑO 2002.