COLOMBIA HABLA Y ESCRIBE EL CASTELLANO MEJOR QUE EN ESPAÑA

POR: RAMON PALACIO BETTER

En Colombia hoy por hoy, se habla y se escribe mejor el castellano que en España; una gran mayoría de ciudadanos españoles se sienten muy complacidos y realizados, por hablar la lengua castellana como otro latinoamericano mas, evidentemente lo hacen de manera excepcional, nunca se imaginaron que terminarían hablando el idioma castellano como nosotros.  Por supuesto que existen otros ciudadanos españoles que no comparten en lo absoluto estas opiniones y por ello no lo expresan, ni comentaran nunca, porque se consideran lo suficientemente mas ilustrados y preparados que nosotros y no lo admiten, no lo comparten, ni tampoco lo aceptan.

Otros ni siquiera se han dado cuenta de estos reales hechos, que en Colombia hablamos y escribimos mucho mejor el castellano que el común de los españoles. Especialmente en las ciudades más grandes de ese país y específicamente entre los mas jóvenes. En este sentido nuestro vocabulario origina expresiones concretas y simples, reducidas, “oye”, “vale”, “apúrate”, las cuales expresan consigo un determinado estado de animo y de sentimiento, según la modulación o el énfasis puestos en su pronunciación.

Hoy es tan notorio estas variaciones en el perfeccionamiento de nuestra manera de hablar el castellano que en la ciudad de Madrid, existen muchos colombianos que motivados por esto, deambulan por los distintos escenarios de la literatura y de las comedias teatrales, de las obras de artes, del púlpito, para luego hacer sentir y escuchar su categorizado y exquisito castellano latinoamericano y especialmente colombiano. Algunos colombianos, veladamente y otros con cierta impertinencia al respecto y que resulta difícil replicar, hoy se sienten orgullosos de nuestro castellano.

En las calles y carreras de las importantes ciudades de este país del viejo continente, los jóvenes, y muchachones, expresan públicamente y hasta gritan gran partes de nuestros modismos recurrentes en este enorme sector de la población española. Nuestro castellano sé esta cocinando en todas partes, en vivo y de la manera más dinámica sé esta llevando a las salas aterciopeladas de las academias. Los colombianos que habitan ese país han conservado para nuestro lenguaje en la vida cotidiana, un rico y variado vocabulario que en España ha quedado solo para el lenguaje literario.

Respecto a la escritura, ni se diga, porque existen millones de ejemplos que sobre blanco y negro han escrito con una calidad innegable; el buen escribir el castellano también ha sido una tarea sobresaliente de los colombianos, ejemplo de ello, la calificada escritura de Gabriel García Marquez. Pero lo singular es que no hemos caído nunca en el lenguaje de barriobajo, por decirlo de alguna manera, que se ha instalado en muchas partes de América Latina.

Muchas personas se quejan en España de que, un lenguaje de evidente mal gusto, es el que se escucha todos los días en los transportes públicos al dirigirse a casa. Los interesados en corregir estas notables variaciones del idioma castellano, hablan de reproducir unas expresiones reales de nuestro idioma castellano que se habla y se escribe en Colombia, para lograr mas la credibilidad en España y retenerla, especialmente para la audiencia joven de ese país.

La comparación de los niños españoles que salen a la calle gritando, manifiestan la extrema preocupación de los idiomáticos y académicos, frente a los niños colombianos que residen en ese país y que cuando salen a gritar en las calles, no demuestran influencias ni paralelismos, puesto que la diferencia en su lenguaje es muy notoria. Como consecuencia de ello, en muchas areas habitacionales de las más importantes ciudades españolas, en donde residen y habitan españoles y colombianos conjuntamente, hoy muchos niños españoles, salen de sus casas perfectamente aleccionados en sus maneras de hablar.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
SANTA MARTA, 18 DE NOVIEMBRE DEL AÑO 2002.