AUXILIANDO LA POBREZA SALVAREMOS LA DIGNIDAD

POR: RAMON PALACIO BETTER

Si de verdad queremos afrontar con efectividad la atención de nuestros principales problemas, debemos advertirle y reiterarle al Gobierno y a nuestros Dirigentes, que solo venciendo a la probeza triunfara la dignidad. Con la reducción de la pobreza mediante la implementacion de políticas económicas, educativas, sociales y coordinadas entre si de manera racional y especialmente justa, lograremos actuar con decoro en nuestra democracia.

Las situaciones que se registran en los bolsillos de nuestros ciudadanos, es ciertamente preocupante y no es extraño advertirlo, pues en las actividades comerciales de todo orden observamos todos los días que los asuntos en materia de dinero están cada vez mas graves. Seguramente no piensan así, quienes están laborando con las Empresas del Estado y de Particulares, pues tienen sus ingresos asegurados mensualmente por lo menos hasta que no varíen nuevamente los asuntos políticos, en el caso de los burócratas de Gobierno, ya vienen las elecciones y entonces veremos como siempre, que muchos son los que salen y pocos los que generalmente ingresan.

En Santa Marta, existen muchas personas Hombres y Mujeres cabezas de familias que se encuentran por debajo del nivel de pobreza establecido. La situación es ciertamente preocupante, la estimación de la población que se encuentra en tan inevitables señales, es muy alta. Desde 1990 hasta hoy la pobreza ha venido afectando cada vez con mayor fuerza a los hogares Samarios y Magdalenenses, si embargo a pesar de tanto tiempo nunca antes se habían sentido tan descomunales azotes  que aumentan de manera indescriptible; En nuestra querida Ciudad existen miles de hogares cuyas familias se encuentran atravesando una exagerada ola de pobreza económica y social.

Todos los desempleados que deambulan por las calles, carreras y parques de Santa Marta, registran altos niveles de pobreza absoluta, aun cuando algunos no lo crean aun. Predominando en estos Colombianos el desamparo de la Instituciones de Gobierno, aquí es donde en la actualidad se pueden identificar a los patriotas modernos, que quieren a su Patria, sufren y lloran por las desigualdades e impotentes circunstancias sociales en que viven en medio de su pobreza económica como consecuencia del desempleo, siendo también seres humanos que podrían convertirse en legítimos luchadores o forjadores de progreso social y económico.

En estas condiciones los mayores índices de Mortalidad infantil se registran en estos aterradores niveles de pobreza; también la pobreza en este consolidado conglomerado social, ha permitido los mas altos índices en la Costa Caribe, de la deserción escolar, como consecuencia del desamparo y desempleo de las cabezas de familia. Igualmente cierto es que en estas familias que viven en condiciones de pobreza absoluta, es donde se registran también los más altos niveles de crecimiento demográfico de la población.

Más pobres y más indigentes equivale, básicamente, a más desocupados, desempleados y marginados; a mas personas excluidas del mundo del empleo y de la educación. Significa también mas ciudadanos con menos futuro. Los principales remedios que tratan de poner en practica nuestros Gobiernos, no tendrán nunca ningún resultado positivo de no diligenciar una convenientes gestiones políticas para reducir de inmediato la pobreza; que esta generando un gran impacto social actualmente y cuyos objetivos consisten en buscar una salida ofreciéndole empleo a todos, aun cuando sea de manera gradual y continuada.

Se advierten varios planes sociales, ojalá no sean superpuestos, que solo puedan generar altos y desproporcionados costos en la administración de los mismos y de poca utilidad y beneficio de los pobres necesitados. En el universo de los pobres e indigentes, existe un mínimo segmento, que en pocos casos como en el nuestro, reciben ayuda de sectores públicos. Así como estos, también existe una masa impresionante de habitantes con una dimensión en su pobreza que aterran y desmotivan a cualquiera; allí se da la sensación que no existe gobierno alguno, ni entidad publica que responda por ellos. Son unos seres humanos convertidos en basura por no ser atendidos debidamente.

La pobreza y la indigencia han crecido en los últimos años. El desempleo es la principal causa. Creo que la inseguridad publica que percibimos, obedece primordialmente al crecimiento de la marginalizacion social que de manera incontrolable esta radicada en nuestra Ciudad y que a diario produce un vergonzoso efecto tan perturbador, como consecuencia de la falta de trabajo. Una sociedad como la nuestra, que presenta un elevado nivel de inequidad, no puede desenvolverse sin soportar un alto grado de conflictos sociales, el cual se viene expresando a diario en las aterradoras olas de creciente criminalidad.

Las autoridades con uniformes o sin ellos tienen un enorme desafío y también la gran posibilidad de cerrar este continuado ciclo de crecimiento de la pobreza. Considero que se deben aunar esfuerzos, todas las autoridades y coordinar con eficiencia una gran tarea que permita utilizar racionalmente los recursos disponibles y con los que podemos contar. Recursos que si bien es cierto que no son los ideales, si se usan eficientemente, de seguro que podrán reducir una gran parte de los crecidos niveles de las actuales necesidades de las poblaciones que no gozan de recurso alguno.

Si todos estos planes empiezan por donde deben comenzar; primero generando empleo, educación, capacitación laboral y una atención sanitaria correcta. Creo que así, estaremos agarrando el toro por los cachos para lograr tumbarlo a pesar de su fuerza; de seguro que amaniatado e inmóvil, no producirá daño alguno. Eliminando el continuo accionar de esta infernal bestia de la pobreza, el conjunto de la población podrá tener unas condiciones de vida más aptas para su integral desenvolvimiento y desde luego, que de ser así, también lograremos que nuestras sociedades sean mas equitativas.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
SANTA MARTA, 11 DE DICIEMBRE DEL AÑO 2000.

 

mCS lockquote>