APROPIADOS RANGOS PARA LA FUNCION PUBLICA

De la conveniencia o no de mantener o disminuir los actuales limites de los sueldos de los Funcionarios del Gobierno Departamental, tanto del Gobernador, Secretarios de Despacho, Gerentes de Institutos Descentralizados y Asesores, vale la pena recordar que en el caso del Departamento del Magdalena, tienen la anuencia del Ministerio de Hacienda y Crédito Publico, quien ha intervenido desde el año 2000 en la reestructuración de los pasivos, como igualmente en la reorganización administrativa y financiera del Ente Territorial, y poder devolverle en los plazos estipulados la viabilidad financiera requerida ante el Estado Colombiano.

Sin lugar a dudas, durante la administración Vives Menotti se dieron los pasos fundamentales para dar inicio a la intervención del Estado por primera vez en las actividades del Gobierno Departamental; Seguidamente la administración que adelanta actualmente Davila Armenta desde el 2001 y hasta el 31 de diciembre 2003, también ha demostrado, especial atención, aplicación, obediencia, seguimiento y control a todas las decisiones y determinaciones que originaron las distintas etapas y Acuerdos necesarios para la reestructuración de los enormes pasivos existentes, como consecuencia de una histórica e interminable lista de acreedores, cuyas obligaciones provenientes de gobiernos anteriores, ascendieron a sumas nunca antes imaginables en las áreas financieras del Gobierno Departamental.

Gobierno Davila Armenta, quien además, oportunamente declaro la austeridad en el gasto publico, sino que además ajusto debidamente los sueldos establecidos en las asignaciones civiles para cada uno de los Altos ejecutivos del Gobierno, teniendo en cuenta el Ordenamiento y Categoría establecido por el Gobierno Nacional y que le corresponde asignar a los distintos departamentos del país. Cabe recordar que ese techo presupuestal asumido, permitió ajustar los sueldos del Mandatario, Secretarios, Asesores, Profesionales Especializados y Universitarios, quienes conscientes de los exagerados desequilibrios económicos al interior del Gobierno, asumieron como verdaderos patriotas estas determinaciones y directrices de ajustes, para la disminuciones de los sueldos, que empezaron por el del primer Mandatario, en ese entonces del año 2001.

Medidas de Gobierno, que supieron recibir con beneplácito los interesados Agentes Promotores de la Intervención Económica por parte del Ministerio de Hacienda y Crédito Publico. Desde luego, no es fácil para ningún Servidor Publico en Colombia, en donde los ingresos que percibe por su trabajo mantienen total desventaja ante los enormes gastos de consumo familiar; por lo que siempre he considerado un gran ejemplo, para empleados de otras instituciones quienes aprovechando sus fueros sindicales pretender acabar con la empresa del Estado, aun a sabiendas de la enorme crisis económica existente en el país. Y que esta a la vista de todos.

A pesar de la dedicación, exigencias que imponen estos cargos, es apenas natural las lamentaciones que pudieran aparecer para uno u otro funcionario publico que componen estas áreas del sector central de la Gobernación del Magdalena. Sin embargo, no obstante la modificación a este Decreto de ajustes de sueldos que estableció el techo salarial actual, no parece sencillo, ni conveniente, alterar nuevamente estos limites establecidos hoy para los funcionarios públicos, reduciendo o disminuyendo nuevamente y aun más los salarios públicos.

La imposición de sueldos bajos o limitados, no es en modo alguno una garantía de transparencia o de pureza administrativa; como igualmente es un error suponer que la fijación de sueldos elevados impide la corrupción gubernamental. No obstante, una brecha muy pronunciada entre las remuneraciones para los puestos de mayor responsabilidad en los sectores privado y publico, provocaría enormes dificultades para atraer hacia la administración estatal a las personas más idóneas y preparadas, sin lugar a dudas.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
SANTA MARTA, 11 DE NOVIEMBRE DEL AÑO 2003.