Desde 1830 Santa Marta profesa Cultura Bolivariana

POR: RAMON PALACIO BETTER

En la Hacienda o Quinta de San Pedro Alejandrino, casa grande, con toda la majestuosidad que siempre nos ha brindado la naturaleza en nuestra madre tierra, que se ha logrado conservar y preservar a través de la historia durante largo tiempo. Se convocan por una fe común que siempre nos embarga y sembrada en nuestros pueblos desde hace 173 años del fallecimiento de Simón Bolívar Palacios en ese lugar, en donde tenemos la oportunidad de acercarnos al Libertador humano, sin maquillajes literarios y logremos obtener una idea del que llevado por el turbión revolucionario, busco la libertad del Continente y la gloria para si. Aquí se reúnen todos los años distinguidas personalidades de diferentes países y aun con la ausencia de otras importantes, siempre buscamos converger la fraternidad y el progreso de nuestros pueblos, sin antagonismos, ni las intransigencias propias de los seres humanos, que de una u otra forma nos identifican con los sagrados principios de la libertad, de la igualdad y de la unión; los mismos que el Libertador como hombre de honor defendió y dejó como guía para que generosamente con el impulso del bien sirviera a sus semejantes, ayudándole, socorriéndolo en sus necesidades, asistiéndole en todo momento y proseguir el hombre de tal forma impasible su grandiosa obra en pro de la dignidad y de la grandeza. Derecho natural personal e intransferible que evidentemente poseemos como seres racionales y soberanos. Fundamentado además en el respeto que debemos tenernos entresi, con la conciencia muy clara de cuáles son nuestras obligaciones y también nuestros derechos, para reclamar oportunamente con energía y especial entereza y no excusarnos nunca para el cumplimiento de ellos.

Por desgracia nos ha tocado vivir una época de doloroso declive de los valores éticos. Nos preocupa mucho, cuando comprobamos que la tabla de valores esta invertida: se pospone la dignidad, se silencia la virtud, se premia la incondicionalidad y se abren paso los audaces los inescrupulosos, que solo buscan la ostentación y el éxito barato a cualquier precio.

Frente a este cuadro sombrío, que nos aflige y avergüenza, es necesario retemblar el espíritu con el luminoso ejemplo de hombres que con el caudal de su idealismo y la magnitud de su obra, dignifican el acontecer humano, sirviendo de inspiración y de guía a las nuevas generaciones.

No escapa al conocimiento de todos, que si bien es cierto que en lo humano no cabe la perfección, también es cierto que el Hombre tiene para consigo mismo el deber de estudiar, de instruirse, de procurar su desarrollo moral e intelectual, para ello y por ello debemos esforzarnos todos, sin importarnos raza, origen nacional, lengua, religión, ni la opinión política o filosófica a que pertenezcamos.

De allí la importancia de nuestra común historia: "La historia tiene extraordinaria trascendencia, porque a ella corresponde en nuestro país, fundamentalmente promover amor, entusiasmo y afecto por la ocupación del ciudadano colombiano de todas las épocas y de todas las regiones para así tonificar la conciencia acerca de las tareas comunes que debemos emprender juntos de nuestro destino nacional".

Somos nosotros los generadores del desarrollo y también del progreso indefinido de la humanidad con el compromiso de que nunca se interrumpa, bien sea entre nosotros, o en pro de la mujer, del niño, del anciano, del amigo, del ciudadano y primordialmente en defensa de la Patria. Debiendo también hacer respetar siempre y nunca jamas, coartando el legítimo ejercicio de los derechos que nos asisten y el racional adelanto de las facultades naturales de nuestros semejantes.

Propicio es la oportunidad para recordarnos que hacemos parte de la sociedad y somos el núcleo fundamental mas importante que la constituye.

Cada día que transcurre en la humana sociedad se presentan muchos ruidos, incontenible desordenes, exagerados cortejos de extrañas pasiones y desconocidos odios, celos, traiciones, guerras y calamidades de toda clase que dan nacimiento a los mezquinos impulsos del interés y del egoísmo, contra los cuales ha de luchar el hombre como lo encarnó la figura de nuestro Libertador Simón Bolívar, quien para disminuir por lo menos sus estragos en vuestros semejantes, no desmayó nunca su postura contra los opositores de la virtud, de la dignidad y del honor; Bolívar siempre actúo en defensa de la verdad y de la justicia; también estudió su propia naturaleza, registró su propia conciencia, dominó su corazón y expulso de él todo sentimiento innoble, irracional e injusto, esforzándose en cultivar su inteligencia, ilustrándola, nutriéndola, trabajando por el bien de la humanidad y comprendiendo sus relaciones con los demás seres que lo rodearon.

Es un estado del alma de muchos, el deseo de elevar, preservar y esparcir el espíritu e ideario de la gran obra edificada por Simón Bolívar en nuestros comunes suelos patrios que libero y que lo han hecho cada vez mas fuerte. Hoy y siempre con la inmejorable, honrosa y grata presencia en este escenario natural y ante el Altar de la Patria, Santuario de América, Patrimonio histórico y cultural de la Humanidad, nos sentimos muy honrados por la grata presencia de los Presidentes de las republicas Bolivarianas, Embajadores, Diplomaticos, Ministros, Funcionarios de alto rango internacional, Miembros del Parlamento Andino, Diputados, Concejales, Alcaldes, Gobernadores, Templo de Literatos, Artistas, Musicos, Historiadores, Academicos, Juristas, Magistrados y notables figuras descollantes de los escenarios nacionales e internacionales. que por suerte registra el reloj del tiempo y de nuestra historia, desde 1830. Del siglo XIX.

Debemos extendernos las manos de maneras decididas y apoyarnos de manera común, de tal forma que podamos conducir nuestras naciones por mejores caminos y lograr una mejor estabilidad social y económica, con realizaciones y proyectos que formen parte de efectivas estrategias sociales de nuestra época y utilizando el incomparable genio, instruido, bueno y valeroso que nos caracteriza ante las demás naciones del planeta.

El Programa Institucional de la Sociedad Bolivariana del Magdalena de propender y generar mediante la Cátedra Bolivariana en cada uno de los Municipios que componen el Departamento del Magdalena, mediante la creación de los Centros Bolivarianos Municipales, es una verdadera muestra de servicio y apoyo para la difusión de la Cultura y Doctrina Bolivariana, que requerimos todos los días. Recorriendo y difundiendo la historia del Libertador Simón Bolívar en nuestras regiones y provincias desde los Centros Bolivarianos, será una indudable tarea y un serio compromiso que nos hemos propuesto realizar y podamos ciertamente ofrecer a la Sociedad Colombiana del mañana, verdaderos hombres libres y de buenas costumbres.

No es extraño observar en los tiempos que corren nuestros Mandatarios Latinoamericanos especialmente cuando se encuentran, generalmente vuelven y regresan su mirada hacia el pasado para recordar a Simón Bolívar, padre y libertador de repúblicas. El Libertador es el primer integracionista de la América. En materia económica y política, los procesos integracionistas, aun muy débiles, han significado siempre una mayor unión regional con indudables avances transcendentales en materia económica.

Si bien es cierto que los postulados del Libertador para lograr la integración de América, aun no han concluido, también es muy cierto que su pensamiento, sin la menor duda al respecto, siguen vigentes para beneficio de nuestros pueblos que aun buscan desarrollarse.

" El dinero es el aire vital de las sociedades"

"La vida del Estado no se alimenta sin que el oro corra por sus venas"

"La hacienda es la fuente del bien y del mal"

"Lo mas difícil de obtener es un Ministro de Hacienda"

"El modo de hacerse popular y de gobernar bien es el de emplear hombres honrados, aunque que sean enemigos".

Bolívar sin ser un economista, demostró su conocimiento y dominio de las causas de nuestro atraso, hoy llamado subdesarrollo, que no nos ha permitido salir de nuestra dependencia y subordinación de los países industrializados. En cierta forma, quizás fue el primero que combatió la dependencia económica de nuestros países frente a los prestamistas extranjeros.

Estimados amigos, El pensamiento Bolivariano en materia económica y social esta vigente. Es, sin duda, fuente de principios para continuar en la búsqueda de nuestro desarrollo económico y social, tan anhelado y lejano.

La Sociedad Bolivariana del Magdalena, como una Institución en pro de las generaciones, viene estimulando y espera pueda continuar admirándose esta gran obra e ideario, para que no transcurramos la mitad o parte de la vida antes de ser útil a nuestros semejantes : es necesario que nos consideremos libres e iguales todos los hombres, cualquiera que sea su condición personal y como hermanos bolivarianos, sin que disminuyan o anulen estos sentimientos el clima en que nacieron o las creencias religiosas y políticas que profesamos.

Para que como la Acacia que naturalmente nos acompaña en la Quinta de San Pedro Alejandrino y cuya madera es incorruptible, por su inalterable pureza digamos siempre "EL PODER ES HACER ALGO"

Muchas Gracias

Ramon Antonio Palacio Better Presidente Sociedad Bolivariana del Magdalena