“FIESTAS DEL CAIMAN CIENAGUERO”

TRABAJO ELABORADO POR:

TATIANA MARGARITA PALACIO AUN

SANTA MARTA, MARZO 2002

EL VALLE DE CIENAGUAS

Y veo la bella Ciénaga en cienaguas

- qué lagrima amorosa de la Ciudad perdida! -

Carta de Simón González a Rafael Caneva[1]

Visto desde el aire el Valle de Cienaguas semeja una enorme mariposa que tiene en el centro un corazón de agua - la Ciénaga Grande – y en la periferia, un profuso sistema vascular de arterias, venas y vasos capilares: ríos, lagunas, esteros y escorrentías.

Es sin duda el complejo lagunar más grande de Colombia y una reserva para la vida en el planeta, ocupando un área de 4280 kms2 de los cuales 730 corresponden al espejo de agua. Por obra y gracia de la caprichosa voluntad del  Río Grande de la Magdalena, está situado al norte del Departamento colombiano que lleva su nombre; esta condición de estuario origina un laberinto de caños y ciénagas que los cronistas de Indias y los asombrados viajeros europeos más recientes se preocuparon por describir con más asombro que precisión geográfica. Hacia el oriente el Valle se nutre con las aguas de los ríos Riofrío, Tucurinca,  Aracataca y Fundación, que se forman en la alta Sierra Nevada, lugar sagrado de las naciones indígenas y patrimonio de la humanidad. En esa misma franja está la Zona Bananera, fértil región de frutos naturales e imaginarios. Al norte se ha formado una delgada y frágil barra de arena por donde el Mar Caribe, furtivo amante, aporta sal a las aguas dulces de la ciénaga, dándole ese carácter único y complejo de ecosistema salobre.

Esta presencia de paisajes fluviomarinos y terrestres de valle y montaña ha permitido la formación de una abigarrada diversidad biológica que reseñamos a continuación y de la que excluimos los insectos, de cuyas virtudes, especialmente los mosquitos, han quedado extraordinarios testimonios de los que se atreven a recorrer sus intimidades.

Existen así 276  especies de vegetales y 11 tipos de formación vegetal, en los cuales encontramos múltiples combinaciones de especies, predominando el bosque de manglar que rodea al sistema de ciénagas y caños de la ecorregión, siendo las especies más notorias el mangle rojo, salado y amarillo.

En relación con la fauna, le han dado fama a la Ciénaga las 144 especies de peces identificadas, de las cuales algunas se destacan por formar parte de la suculenta mesa regional como la lisa, el mapalé, el chivo cabezón, el sábalo, el macabí, el róbalo, el lebranche y la mítica mojarra rayada, de la cual se hizo célebre una canción compuesta por el gran músico Dámaso Hernández[2] en los años 40 que, aún hoy se recuerda:

La cabeza de la mojarra
La cabeza de la mojarra
La cabeza de la mojarra
Tiene mucha chupadera

Todo el que se va de aquí
Regresa para comerla

Oiga, mire...mire...
Sea viejo o joven
Su pensamiento está en ella...
  

La Ciénaga alberga también 102 especies de crustáceos y moluscos, siendo los más conocidos el caracol, la jaiba, la ostra y el camarón. Aún más larga es la lista de las especies de mamíferos, anfibios y reptiles, pero nos conformamos con mencionar que de este último grupo el caimán aguja constituye el símbolo por excelencia del Valle de Cienaguas por estar asociado a la capacidad de aguante de las comunidades y es una de las principales fuentes de inspiración para los juglares tal como se verá más adelante.

El grupo de las aves ha dado especial renombre a esta ecorregión, gracias a que se han identificado 190 especies, la mayoría de las cuales cuentan con una población considerable. Por ejemplo, las garzas constituyen el principal muestrario de este grupo en todo el país, con 8 especies diferentes y muy abundantes en la Ciénaga. La población del pato cuervo o longuillo,  para el año 2000 se calculó en más de 20.000 parejas.  La chavarría, que es una especie en peligro de extinción en el mundo, se encuentra en algunos sectores en una densidad de hasta 5 parejas por 60 hectáreas. El águila pescadora, que requiere de un territorio relativamente extenso, se encuentra entre septiembre y marzo principalmente, con una población promedio entre 150 y 200 individuos. El pato barraquete, es otra especie que llega en gran número procedente de Estados Unidos y Canadá. Esta riqueza de avifauna permitió que la Ciénaga fuera inscrita en 1998 en la lista RAMSAR de humedales de importancia planetaria.

Las diversas comunidades allí asentadas son un ejemplo vivo del proceso de mestizaje que se escenificó en América desde el Siglo XVI. En el área se encuentran poblaciones de alto valor histórico y cultural, tales como : el Centro Histórico de Ciénaga, declarado Patrimonio Arquitectónico de la Nación ; los pueblos palafíticos de Pueblo Viejo y Sitio Nuevo habitados por comunidades pesqueras tradicionales ; y las comunidades campesinas de la Zona Bananera, región donde ha florecido una rica tradición histórica y cultural, convertida por García Márquez en el mito universal de Macondo[3] y recreada en el teatro magistralmente por Guillermo Henríquez[4] y en la narrativa por Clinton Ramírez[5].

En el Valle de Cienaguas se pueden identificar varios matices culturales debido a la forma en que los pobladores han asumido sus relaciones parentales y sociales, y especialmente, a la creativa interacción con un sistema natural tan diverso. Resultado de esto son las microculturas que tienen, entre ellas, contradicciones por la forma de percibir las ventajas y limitaciones del cuerpo lagunar y del entorno terrestre, lo cual ha dificultado, en conjunto, la elaboración de un proyecto de vida social y  ambiental compartido.  Esto, unido a equivocadas decisiones del Estado, como la construcción de la carretera Ciénaga - Barranquilla, ha originado severos desequilibrios ecológicos, tales como : pérdida del 65% del bosque de manglar, disminución de considerables volúmenes de especies de fauna, desgaste de los suelos y acuíferos.

De otro lado, el Valle de Cienaguas comprende los siguientes municipios del departamento del Magdalena: Ciénaga (refundado en 1750 es el centro urbano más importante); Pueblo Viejo (refundado por los españoles hacia 1530 y poseedor del mayor espejo de agua); El Piñón, Salamina, Pivijay, Cerro de San Antonio, Remolino, Sitionuevo (pueblos ribereños la mayoría refundados por José Fernando de Mier y Guerra en la segunda mitad del siglo XVIII); Aracataca, El Retén y Zona Bananera (estos tres últimos conforman la denominada Zona Bananera). La infraestructura urbana de estas localidades es muy deficiente especialmente para atender los servicios públicos, la educación y la salud que demanda una población aproximada de 277.793 habitantes, de los cuales, unos 25.000 viven directamente de la pesca. Las condiciones de vida se han deteriorado en forma progresiva, alcanzando niveles alarmantes en los últimos 40 años al mismo ritmo de declive de la base natural.  Otros grupos se dedican a la pequeña agricultura al borde de los caños y a labores en las haciendas ganaderas y las fincas bananeras y palmeras, actividades éstas amenazadas por las oscilaciones del mercado internacional y por la inseguridad que azota al país.

No obstante la problemática anotada varias entidades, gremios, organizaciones de la comunidad y personas vienen luchando desde hace dos décadas por crear conciencia local, regional, nacional e internacional sobre estos valores naturales y culturales. A los reconocimientos de varios de sus sitios como Areas Protegidas de la Nación, Patrimonio Cultural de la Nación y humedal internacional RAMSAR se unió la UNESCO en noviembre de 2000 declarando a esta ecorregión como Reserva del Hombre y la Biosfera, lo cual le da una posición privilegiada en la nueva sociedad ambiental que regirá el presente milenio.

Estos esfuerzos han dado lugar a una especie de pacto social el cual se expresa en el documento Agenda Común de la Ciénaga Grande cuyo fin es reencontrar el centro de gravedad de la ecorregión para la convivencia de la sociedad y la naturaleza. Para ello se enfoca la cultura como estrategia adaptativa y se adelanta un proceso de educación profunda que ayuda a modelar la cultura teniendo en cuenta la situación actual y futura de la ecorregión.

Las acciones emprendidas conducen al rediseño de las relaciones entre las comunidades, el aparato escolar, las políticas de poblamiento, las iniciativas de producción, la disminución de las desigualdades, el aumento de las oportunidades, el trámite de los conflictos, la consolidación y legitimación de las entidades y la creación de una nueva cosmología que, de un lado, se nutra de lo más positivo de la cultura ancestral (uno de estos nutrientes es la tradición poética) y de otro, incorpore los nuevos contenidos del ambientalismo que propugna por “efectuar el doble pilotaje del planeta : obedecer a la vida, guiar la vida”[6].

LOCALIZACIÓN DEL VALLE DE CIENAGUAS ECORREGION DONDE SURGE LA FIESTA DEL CAIMAN

 

LA FIESTA DEL CAIMAN CIENAGUERO

CANTOS AL CAIMAN

El más grande cantor del Valle de Cienaguas, Guillermo Buitrago, grabó unos versos del caimán con el título “Día de San Sebastián” y que aquí nos sirven de preámbulo a los cantos de los juglares. Dicen así:

Uepa, te coge la vaca!
Hoy día de San Sebastián
Cumple años Tomasita,
Este maldito caimán
Se ha tragado a mijita.

Ay, manito lindo,
¿Dónde está tu hermana?
El caimán se la llevó!  

Eh, que te coge el toro!
Los cachitos son de oro.

Eh, que te coge la vaca!
Los cachitos son de plata.

Ay, manito lindo,
¿Dónde está tu hermana?
El caimán se la llevó!

Arriba Buitrago!

Este maldito caimán
Fue cogido en un zanjón
Ese fue el que le comió
La lenguita a Corazón.

Ay, manito lindo,
¿dónde está tu hermana?
El caimán se la llevó!

Ay, que te coge el toro!
Los cachitos son de oro.

Ay, manito lindo,
¿Dónde está tu hermana?
El caimán se la llevó!

Eh, que te coge el toro!
Los cachitos son de oro.

Eh, que te coge la vaca!
Los cachitos son de plata.

Ay, manito lindo,
¿Dónde está tu hermana?
El caimán se la llevó!

Arriba Pello Bovea!

Este maldito caimán
Fue traído en un tractor
Este fue el que le comió
El bigote a Juan Pastor.

Ay, manito lindo,
¿Dónde está tu hermana?
El caimán se la llevó!

Eh, que te coge el toro!
Los cachitos son de oro.

Eh, que te coge la vaca!
Los cachitos son de plata.

Ay, manito lindo,
¿Dónde está tu hermana?
El caimán se la llevó!

Uepa, caimancito!

 

LA LEYENDA DEL CAIMÁN

JOSÉ LÓPEZ

Moraban en Cachimbero
En una humilde chocita
Bojato y Carmela Urieles
Los padres de Tomasita.

En la dichosa casita
Del terruño cienaguero
Con fecha 20 de enero
Fue que nació Tomasita.

CORO

Ay Carmela, mija,
Cuida la niña
Que el hogar nos alegró!

Su padre lo más contento
Con el retoño venido
Reunido con sus amigos
Le hacía fiesta al nacimiento

Con el correr de los años
En la misma casuchita
La llegada Tomasita
Fue aumentando de tamaño.

CORO

Ay Carmela, mija,
Cuida la niña
Que el hogar nos alegró!

Pero en una se acercó
Tomasita a la laguna
Y con tan mala fortuna
Que en el agua se cayó.

CORO

Ay Carmela,  mija,
Llora la niña
Que en el agua se cayó.

Sus padres muy alarmados
La noticia la corrieron
pescadores la buscaron
Pero no la consiguieron.

Al buscarlo y no se halló
De tantos que la buscaron
Sus padres se imaginaron
Que el caimán se la comió.

CORO

Ay Carmela, mija,
Llora la niña
Que el caimán se la comió.

Cuando su padre contó
Allí se hallaba Juanita
Hermana de Tomasita
De padre, de madre no.

CORO

Ay Juanita linda
Llora a tu hermana
Que el caimán se la comió.

Juanita se sorprendió
Cuando su padre contaba
Llorando le preguntaba
¿Papito se la comió?

En medio de la añoranza
Tambora y tambor sonó
Con aire y sabor a danza
El caimán así nació

CORO

Ay aquí señores
Tienen la historia
Del caimán cómo nació!

 

COPLAS AL CAIMAN

PEDRO MENDOZA GUARDIOLA

Este maldito caimán
Es un caimán cumbiambero,
Por eso con alegría
Llega al pueblo cienaguero.

Este maldito caimán
Se hospedará en un hotel
Para comerse una vaca
En el vientre de un pastel

Este maldito caimán
No mira la aristocracia,
Porque baila con su pueblo
Gozando su linda gracia.

Este maldito caimán
Sale del profundo río,
Y se calienta con el sol
Porque siente mucho frío.

Este maldito caimán
Abandonó la laguna,
Porque tiene la esperanza
De llegar al planeta luna.

Este maldito caimán
No es un animal cualquiera,
Porque le canta a su novia
Al llegar la primavera.

Este maldito caimán
Orgulloso ahora está,
Porque fue televisado
En la ciudad de Bogotá.

Este maldito anfibio
Un esclavo lo venció,
Porque en el río Toribio
A su amito se comió.

Este maldito caimán
Es más vil que la malaria,
Y por eso sin afán
Se comió a Manuel Calabria.

Este maldito caimán
A pesar que no es humano,
Pondrá un ramo de flores
En la tumba del banano.

Este maldito caimán
Es un caimán muy sensato,
Y por eso se comió

a
Tomasita Bojato.

Este maldito caimán
Que en certámenes se ve,
Ha bailado muchas veces
En la ciudad de Ibagué.

Este maldito caimán
Abandonó su pantano,
Y trae la boca abierta
Para comerse al tirano.

Este maldito caimán
Baila con mucho empeño,
Y por eso ese animal
Es un orgullo costeño.

Este maldito caimán
Está cubierto de gloria,
Porque el pueblo cienaguero
Lo ha convertido en historia.
 

 

EL CAIMAN DE LA PAZ

ENDALDO CANTILLO

1

Como en verso soy tenaz
el
caimán tengo a la mano
para
el pueblo colombiano
que
anda huérfano de paz.

2

Se muere el caimán de hambre
soportando
esta impaciencia
con
guerra sucia y violencia
Colombia se baña en sangre.

3

Esta paz si es barbarismo
tenemos
paz con conatos
la paz con asesinatos
y la paz con el terrorismo.

4

Dijo un colombiano puro
sacudiendo
su conciencia
con
guerra sucia y violencia
bienvenidos
  al futuro.

5

Yo digo en lindas prosas
que
falsea la democracia
si
no hubiera burocracia
Colombia sería otra cosa.

6

Dijo el hombre y tan seguro
con sus negras intenciones
con
violencia y apagones
bienvenidos
al futuro.

7

Hoy tenemos con frecuencia
que nos fregamos todos
secuestros
chantaje y robos
con
guerra sucia y violencia.

8

Sentado sobre su silla
dijo
el hombre en gran apuro
bienvenidos
al futuro
con
chanchullo y con guerrilla.

9

Qué me importa a mi un carajo
dijo
así el hombre sonriendo
después
que yo ande comiendo
que
se jodan los de abajo.

10

Con verraquera les juro
a
to’ esta partía de idiotas
los
invito compatriotas
bienvenidos
al futuro.

11

Colombia ha perdi’o el progreso
sucumbida
en la desgracia
por
culpa ‘e la burocracia
que
se encuentra en el congreso.

12

El congreso y con que orgullo
en
voz alta y placentera
le dice a Colombia entera
que
viva el chanchullo.

13

Una noche en Barranquilla
yo escuché en un noticiero
cuando
dijo un extranjero
Colombia es vicio y guerrilla.

14

El gobierno es muy amable
con
un pago tan certero
de
hambre se muere el obrero
con
un sueldo miserable.

15

De que sirve aquí la astucia
muy
crecido el ten con ten
no
se sabe quien es quien
con
maldita guerra sucia.

16

Diariamente está el conato
que
atropella el revolteo
de
moda está el boleteo
seguido de asesinatos.

17

Vivimos en que barbarismo
y
en clase anuncia el maestro
con
chantaje y con secuestro
que
ha sembrado el terrorismo.

18

Muy clarita es mi certeza
con
tanta gente atrevida
hay
fuga de esa comida
y
quien desayuna no almuerza.

19

La plata daña al criterio
pa
’ conseguirla en segundos
la
única paz del mundo
se
encuentra en el cementerio.

20

La paz seria lo más nuestro
la
paz seria lindo marco
tenemos
paz con atracos
y
tenemos paz con secuestro.

21

Si la paz tiene existencia
la
paz está llena de todo
con
chantaje y con el robo
con
guerra sucia y violencia.

22

Tenemos esa paz con hambre
tenemos
paz con sentencia
tenemos
paz con violencia
tenemos
esa paz con sangre.

23

Que vale la inteligencia
con
tanta gentes voraz
esto
aquí le llaman paz
con
guerrilla y con violencia.  

24

Con la paz no habrían salvajes
la paz seria la expresión
con
la paz hay extorsión
con
atraco y con chantajes.

25

Del mundo queda al decir
que
no vale burocracia
mucho
menos democracia
no
podemos vivir.

26

Nos matamos entre hermanos
la
nación está perdida
no
hay respeto pa  la vida
ni
a los derechos humanos.

27

Es continuada la feria
de
muertos pa’ el cementerio
de
nada vale el criterio
con
la paz que está en miseria.

28

Quien se puede resistir
me
explicaré no se como
con
lluvia a granel de plomo
como
se puede vivir.

29

Día por día sigue el desastre
esa
vaina si que aterra
Colombia por dentro es guerra

con
secuestro y con masacres.

30

De rodilla hay que pedir
que
ya todo se eche atrás
el
caimán pide la paz
pa
  que podamos vivir. 


BIOGRAFÍA DE LOS POETAS POPULARES QUE LE CANTAN AL CAIMAN

José María López (Ciénaga, 1906 – 1990): La poesía de José López encarna la gracia popular que las mismas gentes denominan elegancia, en su acepción de sencillez, sobriedad y armonía. El contacto durante muchos con él nos permitió una mejor comprensión de la sabiduría popular. Agricultor, panadero, maestro de escuela y filósofo cotidiano, constituyen las etapas del tránsito vital del poeta López que nutrieron su verso de agudeza e ingenio. Unos pocos ejemplos citados en esta compilación ponen de presente la inspiración sutil y compenetrada con su entorno vital.

Pedro Mendoza Guardiola (Ciénaga, 1920 – 2000): este fue un hombre de gran sensibilidad con el querer y sentir de su pueblo. Agricultor y acucioso conocedor del folclor, su trabajo era más escrito que oral y por ello su forma predilecta de trabajo poético fue la cuarteta. En 1960 publicó su primer poema en el diario “La Organización” y en 1977 fue galardonado por el Colegio de La Presentación por el poema “Loco profanador de tumbas” que recrea un hecho de la localidad que tuvo trascendencia nacional. Dejó publicado un pequeño y hermoso libro titulado “El caimán cienaguero” y otro inédito con sus poemas dedicados al amor, la muerte, la madre, las querencias del pedazo de tierra y cielo en los que agradecido vivió.

Endaldo Cantillo (Ciénaga, 1932): Elemental pero profunda es la poesía de Endaldo. Las imágenes que el pueblo en su sabiduría ha ido creando se asoman en sus versos. Quien quiera penetar el alma de la cultura popular caribeña y del Valle de Cienaguas, debe escuchar atentamente la voz inagotable de sus juglares, como Endaldo, dado que desde tiempos inmemoriales han ejercido el doble ritual de transmisores y guardianes de las tradiciones. Vocablo tras vocablo han ido levantando el indestructible  edificio de los símbolos populares. Verso a verso han dado cuenta del trasegar de los muchos seres que con sus pequeñas historias han construido la historia universal. Canto a canto, décima a décima, cuarteta a cuarteta y rima a rima han ido dejando  el testimonio no solo de nuestra existencia sino también de nuestras aspiraciones, alegrías y tristezas, costumbres sanas e insanas, rituales, formas de decidir y vivir, y en fin todo aquello que retrata nuestra inagotable cultura popular. Un hito en la prolífica producción de Endaldo fue la participación en la Expedición por la Cultura Colombiana en 1995 lo que le valió su inclusión en la colección de poesía publicada por COLCULTURA ese mismo año.

BIBLIOGRAFÍA

MOSCARELLA, Javier. Juglares del valle de Cienaguas. Ciénaga, 2002

GRUPO DE DANZAS DE LA UNIVERSIDAD DEL MAGDALENA. Danza del caimán. Publicado en el libro: La cultura popular de Ciénaga. Javier Moscarella, Organización de Estados Iberoamericanos, Bogotá, 1990


[1] CANEVA, Rafael. La literatura y el mar. Ciénaga, Mediodía,1986. p.62

[2] HERNÁNDEZ, Dámaso. La cabeza de la mojarra. Rescatada por don Ismael A. Correa Díaz – Granados, gran investigador del folclor de esta región. Ver Música y bailes populares de Ciénaga Magdalena. Medellín, Lealon, 1993.

[3] GARCÍA MÁRQUEZ ,Gabriel Cien años de soledad

[4] De su vasta obra mencionamos: El cuadrado de astromelias; Marta Cibelina; Sin bruja ni espantos

[5] Ver la novela Las manchas del jaguar y los libros de cuentos: La mujer de la mecedora de mimbre y Estación de paso. El mismo autor ha publicado varias antologías entre las cuales, la última: La Aldea Invisible (Ciénaga, 2001) ofrece un panorama muy variado de testimonios, crónicas y cuentos de autores de este Valle al que el presbítero del siglo XIX, José María Revollo, consideraba más fértil que los del Cauca, Sinú y San Jorge. Tan fértil en frutos de la tierra y el agua como de la imaginación agregamos nosotros.

[6] MORIN, Edgar. Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. París, UNESCO, 1999. P.59