¿El PARRICIDIO DE SANTA MARTA?

 

 

 

  

 

 

POR: RAMON PALACIO BETTER

Presidente de la Sociedad Bolivariana del Magdalena

El compilador del presente artículo ha querido hacer público este trabajo el cual parece llamar a la curiosidad investigativa. La teoría presentada, a primeras luces descabellada, tiene algunos basamentos provenientes de la investigación. Al leer el libro, del ciudadano y Técnico Superior de Educación Lic. Luís Salazar Martínez. Cuyo titulo encabeza el presente artículo, quedan  en nuestra mente innumerables dudas y muchas preguntas que hacer. Quien compila consultó a historiadores y eruditos, encontrando solo silencio en cada uno de los encuestados. En este país en  donde la historia se muestra cundida de enormes desigualdades e injusticias cotidianas, con historiadores comprometidos muchas veces con su propia herencia, todo cabe en lo posible, señala el compilador. Queda pues este escrito a consideración de los lectores, y el libro del profesor Salazar Martínez  para el estudio de los investigadores.

 

¿SI MURIO SIMON BOLIVAR ASESINADO?

Para 1830, Simón Bolívar se había convertido en un personaje incómodo para muchos de sus compañeros de armas: deseaban sacar provecho de la revolución independentista e incorporarse al emergente desarrollo social del capitalismo,...y el ejemplar desprendimiento de El Libertador los acusa de faltos de amor, de comerciantes mercenarios, en fin, de espíritus pequeñitos... por no decir en tinieblas. En torno a la muerte de El Libertador han tejido una gran farsa. El Parricidio de Santa Marta devela la conspiración criminal del veneno y al instrumento servil de la política aritmética de los del Norte, que liquidó al Padre Político y Militar de Hispano América.

Desde 1977, el Profesor Luís Salazar Martínez investiga el caso y aporta documentación fehaciente. El autor publicó una serie de artículos sobre el crimen de Santa Marta. En 1985 da con el asesino material encontrando en Fernando Bolívar el victimario y en Mariano Montilla, un cómplice material; como artífice del complot, el gobierno político de Estados Unidos, ante cuya expansión imperialista debemos estar alertas. El socialismo utópico de Bolívar chocaba con los intereses del federalismo de orientación capitalista, contra la oligarquía criolla y hasta contra el clero absolutista.

El Bolívar aquí historiado, es en mucho desconocido en su concepción filosófico-naturalista del mundo que, como masón-espiritista, lleva una vida sin ambiciones materiales; asimismo de entrega por el mejoramiento de las instituciones sociales y del orden republicano, ajena a las pasiones de muchos de sus acompañantes. "El Parricidio de Santa Marta" acelera la ruptura sociopolítica de la historia y la sociedad. Para el expansionismo imperialista de los del Norte, Bolívar se convirtió en un problema enorme. Los patriotas federalistas de orientación capitalista veían en El Libertador un serio obstáculo para poner en práctica la "filosofía" de Jeremy Benthan: enriquecimiento a través de la usura y del robo a los dineros y bienes públicos y hasta privados.

Bolívar solicitó repartir tierras comunales a los indígenas y hombres color, así como a los soldados del Ejército Libertador; abogó por el mejoramiento de las condiciones laborales y el pago debido según la jornada de trabajo; abrió escuelas y hospicios para la infancia; creó escuelas y universidades, dotando de reglamentos y recursos a las instituciones de educación superior; planteó la libertad de los esclavos y exigió la Igualdad de todos como ley universal para la Gran Colombia. Asumió la unión de los pueblos liberados como necesidad histórica en el desarrollo social de las nuevas repúblicas. Dio ejemplos de desprendimiento material intentando corregir las debilidades de sus compañeros de armas. ¿Qué no hizo Bolívar para mejorar las instituciones y preservar la paz pública?

Su pensamiento político no es de fácil concepción. Las ideas bolivarianas en cuanto a la organización del pueblo han estado vedadas debido a su contenido Socialista. El Socialismo Utópico de la época parece nebuloso para nuestros historiógrafos, pero el gobierno político de Estados Unidos concibe el asesinato del Padre Político y Militar de Hispanoamérica y lo pone en ejecución, precisamente por ser un hombre socialista y socialista su concepción de gobierno, administración pública y organización de los pueblos.

El socialismo utópico de El Libertador nos es desconocido porque la conspiración del veneno del siglo pasado se cuidó de no dejar cabos sueldos, pero un observador imparcial de los oscuros hechos de San Pedro Alejandrino puede descubrir el parricidio de Santa Marta, por la aspiración bolivariana de un gobierno continental socialista de gigantescas proyecciones, basado en la ayuda mutua cooperativista, teniendo al hombre como centro de todo el quehacer político-social. Está presente también las relaciones con la Gran Bretaña contendiente de EE.UU. en el dominio de los mercados y materia prima: los gringos dejaron testimonio de su supuesta neutralidad frente a la Guerra Patriótica hispana hasta tanto ellos estuvieran en condiciones de apoderarse de las repúblicas mestizas del Continente liberado.

La concepción del hombre bolivariano se enfrenta a la vieja concepción de ética cristiana donde Dios es autor de la regeneración: para Bolívar es la Razón Natural y por vías perfectamente naturales los medios de la redención de la humanidad. La Soberanía no viene del "cielo" ni el Papa es la máxima expresión de poder. El Rey y la Monarquía no son el motor de la historia. Todos ellos usurpan el Poder Soberano del Pueblo. La Soberanía reside en el Pueblo y sólo el Pueblo es Soberano, la Justicia es su base y su término es la utilidad perfecta y, es usurpación quien pretenda gobernar sin consulta popular

Estados Unidos penetra en nuestro continente en una larga lista de crímenes, principiando por Sucre y El Libertador, engrosándola Sandino y Allende, y muchísima gente buena debemos acreditarle al Capitalismo Salvaje debido a las profundas heridas causadas a la causa de liberación popular de muchos y todos los pueblos a lo ancho y largo del planeta. Hoy día sigue asesinado a través del paquete neoliberal y el Fondo Monetario Internacional y siempre está presto al genocidio y de hecho lleva el hambre y la miseria como moneda para los pobres.

Asumir a Bolívar es asumir una lucha permanente, investigar las ideas de El Libertador es reconstruir la historia y pretender la unión en todos los órdenes de la vida humana pero una Unión Socialista como instrumento transitorio hacia una vida superior. Es en fin, enfrentar la sociedad burguesa y edificar la Sociedad Bolivariana para el hombre bolivariano. Afrontar la lucha necesaria con todas sus consecuencias.

Tomado del libro “EL PARRICIDIO DE SANTA MARTA”. Obra del ciudadano Técnico Superior de Educación Lic. Luís Salazar Martínez.