[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

De la Internet a los estrados judiciales.

From: ISIS BELEÑO.
Date: 30 May 2007
Time: 04:50:12
Remote Name: 190.66.152.98

Comments

Un ‘e-mail’ injurioso podría terminar en juicio. De la Internet a los estrados judiciales. La denuncia entablada por el candidato a la Gobernación José Name, a raíz de varios mensajes que circularon en la ciudad, puso en la mesa el tema de si es delito o no reenviar correos que hablan del prójimo. Por ISIS BELEÑO Hace tres semanas se conoció que dos reconocidos profesionales, Milena Ovalle Llinás y Antonio Abello Vives, fueron llamados a indagatoria dentro de la investigación penal que adelanta la Fiscalía por los delitos de injuria y calumnia. Una denuncia entablada por el ex senador y candidato a la Gobernación del Atlántico fue lo que originó el escándalo judicial que, según afirmó el abogado del político, Fernando Prada, salpicará a otras diez personas que se atrevieron a reenviar un correo electrónico en el que se hacía serias sindicaciones sobre la honestidad del candidato. ¿Hasta qué punto reenviar un mensaje por la Internet se puede convertir en un delito? EL HERALDO consultó a varios abogados penalistas para hablar sobre este asunto y la respuesta fue unánime: se puede incurrir en un delito si lo que se dice atenta contra el buen nombre de una persona, ya sea porque el contenido es injurioso o porque se y acusa de algún delito. El abogado Guido Mazeneth explicó que el delito de injuria y calumnia no se agota con la creación. “El daño se extiende en el espacio o el tiempo cuando el mensaje se reproduce, porque es como cuando una herida está abierta y le echas sal”, afirmó el jurista. De acuerdo con las normas penales vigentes, si una persona reproduce una calumnia también incurre en un delito de manera indirecta, así lo contempla el artículo 222 del Código Penal. Otros abogados sostienen que en el caso de Name se dio un ejercicio democrático en el que algunas personas quisieron manifestar una posición, pero que la utilización de ciertas palabras bastó para que se desdibujara el objetivo del mensaje. Según algunos juristas, la falta de canales adecuados para la libre expresión de posturas frente a asuntos públicos en la ciudad podrían ser algunas de las razones que conllevaron a que ciudadanos retransmitieran el mensaje. Sin embargo, Prada afirmó que el correo lo que busca es avivar una “guerra sucia” contra el candidato, de quien aseguró busca un precedente en la justicia para que este tipo de situaciones no se vuelvan a repetir. “La intención es enlodar el buen nombre de Name, en truncar un proceso, ponerle un palo a la rueda. Ahora, no existe ninguna investigación en su contra y no hay las pruebas que sustenten lo que están diciendo”. La querella puede resolverse con las disculpas públicas de los implicados o con la retractación del autor del mensaje. Según Prada, al cerebro de los correos la Justicia le estaría pisando los talones. Todavía queda mucho por probar y a la fecha hay solo tres personas vinculadas a la investigación. Carlos Eduardo Pimienta Tatis fue el último en ser llamado a indagatoria. Por eso, a la hora de reenviar mensajes, tenga en cuenta el buen nombre del prójimo y evite problemas legales. Correos que dejan huella Cada vez que una persona envía un correo electrónico queda un registro del equipo desde el cual se originó, ya que cada computador conectado a Internet tiene una dirección IP o número de identificación único. Esta información -encabezado- está normalmente oculta para quien lo recibe, pero puede consultarse realizando unos simples pasos en la configuración del navegador. Si dicho correo ha sido reenviado en cadena a cientos de usuarios, se podrá ver también todo el recorrido del mismo. Cabe anotar que existen softwares especiales para alterar ese encabezado. En las conexiones por banda ancha es más fácil ubicar la dirección IP del equipo o computador, al ser de asignación fija, mientras que las telefónicas o conmutadas son aleatorias (cambian permanentemente), lo que dificulta su identificación. Al tener la dirección IP del equipo y la fecha y hora de envío es posible rastrear a través del proveedor de Internet la ubicación y usuario. Sin embargo, cuando es enviado desde un café Internet, colegio o universidad que no tienen control o registro de quién se conecta, es casi imposible lograr la identificación. Además, existen técnicas comunes para crear una cuenta de correo falsa, o enviar mensajes a nombre de otra persona o empresa. Delitos contra el buen nombre - Injuria. Conducta contemplada en el artículo 220 del Código Penal que habla sobre las imputaciones deshonrosas que se le hacen a otra persona. La sanción es de prisión de 16 a 54 meses y multa de 13 a 1.500 salarios mínimos. - Calumnia. Este delito se configura cuando alguien acusa falsamente a otra de haber cometido un delito. La pena es de 16 a 72 meses de prisión y multa de 13 a 1.500 salarios mínimos. Fuente: EL HERALDO-Judicial. Barranquilla, Miércoles 30 de Mayo 2007

[_borders/Hablamos_aftr.htm]