[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

Los Embarradores y las Mascaritas.

From: Katrin Bolaño B.
Date: 07 Feb 2005
Time: 18:23:25
Remote Name: 66.129.164.143

Comments

Los Embarradores y las Mascaritas se “tomaron” Riohacha.// Los míticos hombres de barro, brotaron una vez más de la laguna salada, este domingo de carnaval, para perpetuar la tradición más autóctona que año tras año, se vive en Riohacha en las fiestas de carnaval.// A ritmo del pilón riohachero, quienes cada año con su saco y su pantalón, desde la tarde del sábado, empiezan a beber y bailar, para estar preparados, para cuando el reloj marque las doce de la media noche.// Hora en la inician su camino hacía la Laguna Salá, donde previamente el barro mal oliente fue amasado, a la espera de los audaces Embarradores. Hombres y mujeres, que siguen esa centenaria y autóctona tradición de cada madruga del domingo de Carnaval, de untarse de barro para ensuciar a los borrachos y parranderos que gozan de la fiesta del Dios Momo, en los diferentes bailes de esta capital.// Según la tradición oral y a la recopilación de datos de algunos investigadores como los de Orlando Esaú Vidal Joiro, en su libro “el Pilón y los Embarradores de Riohacha”, dice que los Embarradores de Riohacha, emulan a los originales Embarradores de Francia, que cada 14 de julio, hacen parte de la celebración patriótica de la Bastilla.// Después del recorrido parrandero y “acaba fiesta”, por el gran desorden que generan los hombres de barro, cuando el barro empieza a secarse, los Embarradores riohacheros, se van al mar para sacarse el maloliente lodo, en las cálidas aguas del mar Caribe.// Otra gran disfraz del Carnaval de Riohacha, son las Mascaritas, mujeres que con los sonidos de las maracas y un singular chillido producido por una voz fingida, ocultan sus rostros bajo un manto multicolor, disfraz, que también hace parte del goce de Carnaval de esta capital.// Personaje que en cada baile, representaba la malicia y la incertidumbre, especialmente de los hombres, para saber quien se ocultaba detrás de “ese poco de trapo”.// Recuerdan las abuelas, que el disfraz de Mascaritas, se convirtió en la opción que tenían para gozar, las mujeres casadas y las jóvenes que sin permiso de sus padres, podían asistían a las fiestas y verbenas, pero como la Cenicienta volvían a sus hogares antes de ser descubiertas.// El disfraz de Mascarita consiste: en un vestido de pilonera o cumbiambera, una trapo que cubre la cara y toda la cabeza; un pote lleno de cualquier cosa para que suene cuando se mueva la cabeza; un manar y encima un tul u otra tela semi transparente que permita ocultar el rostro, la que es amarrada en el cuello para que el pote no se caiga.// Para no ser delatadas por las manos, estas también son cubiertas con medias o guantes y en las manos llevan unas maracas que nunca dejan de sonar, al igual que el pote, que también se hace sonar con suaves y continuos movimientos de la cabeza, esto con el fin de que la voz de la disfrazada si por si acaso habla, no sea reconocida.// Los sonidos de las maracas y el pote son acompañados por un peculiar y fingido grito chillón de “y no me conocen Mascarita”.// Gracias a los bailarines de Escuela de Danzas Juacar, que dirige la coreógrafa Carmen Ibarra y a los integrantes del grupo Danza Experimental de La Guajira, dirigida por el coreógrafo Gary Julio Escudero, en sus presentaciones no dejan morir las tradición de los Embarradores y las Mascaritas.// ~Tomado de El Heraldo-Regionales: <http://www.elheraldo.com.co/hoy050207/regionales/noti2.htm>

[_borders/Hablamos_aftr.htm]