[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

Al oído de la Corte.

From: VICENTE NOGUERA CARBONELL.
Date: 31 Jan 2005
Time: 18:17:03
Remote Name: 66.129.164.184

Comments

A raíz de la opinión emitida por el ex presidente Alfonso López Michelsen, en torno la supuesta facultad de la Corte Constitucional para pronunciarse sobre vicios de fondo en torno al Acto legislativo mediante el cual el Congreso autoriza la reelección inmediata del Presidente de la República en ejercicio, (en el caso concreto por supuestamente comprometer “La Igualdad” de cualquier otro candidato que aspire al mismo cargo,) y ante el festejo anticipado de quienes desde distintos matices políticos integran la denominada “GAVILLA” organizada para evitar a toda costa la continuidad del actual presidente, es por lo que me he permitido, a título estrictamente personal, plantear por medio del presente escrito algunas observaciones de carácter práctico y jurídico, aspirando a que quienes hoy celebran tan novedosa como infundada tesis, entiendan que la igualdad a que se refiere el precepto constitucional ( Art.13 C.P.) , por su sentido, espíritu y alcance, además de resultar inaplicable en el caso que nos ocupa, no podría ser objeto de análisis por hacer parte del contenido material del Acto Legislativo, conforme procuraré explicarlo mas adelante.// En primer lugar, y como conocedor de la profundidad en materia constitucional del doctor López Michelsen, me atrevo a presumir que su concepto fue deliberadamente emitido mas con carácter político que jurídico, y adicionalmente como un nuevo pretexto para simplemente “poner a pensar a la gente,” a la cual me uno.// Consecuente con la anterior presunción, y obviamente con todo el respeto que me merece tan insigne estadista, me cabe la osadía de expresar mi desacuerdo con su punto de vista, simplemente apoyado en lo que sobre el particular consagra el artículo 241 de la Carta Magna al ordenar en forma contundente y taxativa que a la “Corte Constitucional se le confía la guarda de la integridad y supremacía de la Constitución, en los estrictos y precisos términos de este artículo”, y a agregando que “ Con tal fin, cumplirá las siguientes funciones:// 1º “Decidir sobre las demandas de inconstitucionalidad que promuevan los ciudadanos contra los actos reformatorios de la Constitución, cualquiera que sea su origen, SOLO POR VICIOS DE PROCEDIMIENTO EN SU FORMACIÓN-”// La misma Carta en su artículo 374 al otorgarle al Congreso la facultad de reformar la Constitución Política mediante Actos Legislativos, en el 379 establece que “..solo podrán ser declarados inconstitucionales cuando se violen los requisitos establecidos en este título”.// En torno al principio de “IGUALDAD” consagrado por nuestra Constitución Política en su artículo 13, y que con tanto entusiasmo invocan los demandantes del Acto Legislativo, deberían recordar que desde el punto de vista jurídico no es posible denunciar A PRIORI eventuales conductas, a menos que aspiren al imposible moral y jurídico de que los honorables miembros de la Corte Constitucional den por sentado que el Estado no va a promover, conforme lo exige la citada norma “las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva” en la organización y puesta en marcha de la contienda electoral. Por tanto, si a la Constitución Política de un país como el nuestro se le considera como la “Norma Fundamental de un Orden Jurídico Nacional”, y su ordenamiento no se acata de acuerdo a su sentido literal bajo el pretexto de interpretarlo por parte de los miembros del organismo al cual se le confía su guarda, podríamos estar bajo esa hipótesis, en presencia de una clara violación de la institución. Con lo anterior no quiero significar, ni mucho menos, que en el caso que nos ocupa se esté gestando un despropósito de esa naturaleza, ni que se pretenda incurrir en lo que algunos juristas denominan “falacia Argumentum Ad Autoritatem” (cuando se aceptan ciegamente los argumentos por provenir de determinada autoridad o jerarquía,) sino simplemente poner en evidencia pública lo que de acuerdo a nuestra Constitución Política no puede ser objeto de revisión por parte de los miembros de la Corte Constitucional, aspirando obviamente a que en ejercicio de sus facultades en lo que si les compete, vale decir, en la revisión de eventuales vicios de procedimiento en su formación, su pronunciamiento produzca ante los colombianos y la comunidad internacional en general, la mas grata sensación de probidad e imparcialidad, ante las presiones políticas y de todo orden ejercidas, e inclusive protagonizadas públicamente, quien lo creyera, por el propio presidente de ese Organismo.// ~Tomado de EL Heraldo-Editorial: <http://www.elheraldo.com.co/hoy050131/editorial/noti5.htm>

[_borders/Hablamos_aftr.htm]