[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

La Verdad

From: mark0s@aol.com
Date: 17 Jun 2002
Time: 20:40:13
Remote Name: 64.173.104.220

Comments

Para escuchar algunos comentarios al respeto en forma MP3.

Completamente gratis.... http://nuevaobra.us http://nuevaobra.org

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

Otto Morales ante la crisis del Partido Liberal (2).

From: R. Sarmiento Coley.
Date: 20 Sep 2004
Time: 20:00:38
Remote Name: 66.129.164.133

Comments

El escritor chileno Humberto Maturana afirmaba “la democracia es una obra de arte” y más adelante insiste en que “hay que enamorarse de la democracia”, recordó el escritor, abogado y político Otto Morales Benítez en el reportaje concedida a EL HERALDO. La siguiente es la segunda parte de dicha entrevista:// CLIENTELISMO FATAL// ¿Usted puede señalar algún otro aspecto de la política que haya ayudado a pervertir los partidos?// —Claro que sí. El “clientelismo” que rompió la tradición de austera responsabilidad del partido. Comenzaron a organizarse como grupos electorales, amarrando a los votantes —sin que éstos tuvieran autonomía— sólo como“clientela”. Dejaban de ser electores libres. Los amarraban con puestos, becas, diversidad de materiales, compra de votos, etc. es decir, se apeló a los más aberrantes delitos electorales. Luego cambiaron a los jefes liberales locales —que eran unos apóstoles— por empleados. En mi libro “Política y Corrupción: carta a mis nietos”, cuento cómo fue de doloroso y amargo ese proceso en el liberalismo. A la memoria regresan las “fundaciones”, que fueron centros delincuenciales para manejar —inadecuadamente— los dineros oficiales. Fue un momento de infortunio por la corrupción política. Ello es lo que necesita eliminar y condenar el partido. Se pervirtieron los activistas a nivel de barrio, de vereda, de municipios. Quebraron la disciplina del liberalismo. Nos Inundó, nacionalmente, la corrupción, dañando la imagen de los partidos.// DOCTRINAS SOCIALES// ¿Entonces el liberalismo debe fortalecer sus principios doctrinarios?// —Sin duda alguna. El partido, por fortuna, ha mantenido enunciados doctrinarios muy claros. El acento social ha sido su característica. Este, nos ha diferenciado de los liberalismos europeos. En Colombia, lo decía el Maestro Gerardo Molina, no prosperaran ni partidos ni grupos de izquierda porque el liberalismo siempre anda adelante predicando los cambios sociales. Por ello también he sostenido que no tenemos porqué estar prestando apellidos a los partidos socialistas de ningún continente. Tenemos una identificación social que nos mantiene con vigencia ideológica propia. Bastaría pensar que el humanista Rafael Uribe Uribe planteó desde el año de 1905 la tesis del “socialismo de Estado” dentro de la doctrina liberal.// DINAMISMO POLÍTICO// De suerte que es evidente que sin partidos fuertes no puede existir organización social en los países. ¿Es eso lo que plantea?// —Así es. Sin ellos, no hay democracia representativa. Esta, en Colombia, tiene enemigos internos. Son demasiados grupúsculos —desaparecido el comunismo— que tienen como objetivo arremeter contra el liberalismo, por sus matices de izquierda, y porque la eficiente política social de éste, no los deja progresar. Por ello mismo, la colectividad no puede jugar con su destino entregándose —como ha sucedido últimamente— a alianzas que no le ofrecen ni seguridades democráticas ni ayudas políticas en el futuro. Es que debemos tener claras las rutas. El partido no puede ser una simple máquina electoral. Debe ser centro de pensamiento. Este debe servir, igualmente, para el análisis de la realidad nacional. Sin ideología, no se puede intentar presencia en el país. Sin ella, no se debe llegar al gobierno. Porque existe el peligro que por estar los partidos sólo atentos a lo electoral y a las alianzas circunstanciales, los movimientos sociales tomen la delantera en la orientación de las masas populares. Ese es un peligro y hay que conjurarlo. Es que la democracia fuera de vigilarla, hay que profundizar en sus alcances y en sus mensajes. Hay una nueva sociedad tecnológica e informática, que exige planteamientos nuevos.// Los partidos también necesitan, y el liberalismo siempre ha buscado que así suceda, que exista una democracia interna. Cuando no opera, el partido se divide. Pero es necesario fortalecer las élites de dirigentes exigiéndoles fuera de acción, mucha preparación. Es que los problemas contemporáneos son muy exigentes y demandan aguda información cultural para poder orientarlos y resolverlos desde el gobierno, el parlamento y, desde luego, desde una dirección política. Porque ésta debe decir cuáles son las líneas de pensamiento que deben orientar esas soluciones. Esa es una manera de vigorizar los sistemas de los partidos. Es que hoy, en el mundo, se exige que el liderazgo sea muy responsable. Que quienes lo ejerza fuera de conducir, enseñen. Esto es indispensable, porque el distanciamiento entre política y sociedad, se ha acentuado. Se necesitan, por lo tanto, más cercanía en los planteamientos frente a ésta. Naturalmente, repudiando las formas de populismo que no debe patrocinar un partido con una larga y fecunda trayectoria histórica como el liberalismo. La exposición ideológica debe ser muy dinámica.// LABORES ESENCIALES// El partido, doctor Morales Benítez, ¿si se está preparando para ello?// —Creo que no y es una lástima para nuestra visión democrática de los problemas. El liberalismo ha ido abandonando muchos sectores y, en otros, no tiene prácticas de atracción. Pensemos en cuatro grupos nada más: los sindicatos, los universitarios, las mujeres, los campesinos.// Por ello el partido requiere una acción y una política muy dinámicas. Necesita formar y capacitar líderes en los diversos sectores y a los diferentes niveles. Que, además, la estructura del partido les dé juego y seguridad a sus bases. Se deben crear reglas para que puedan subsistir personas o grupos disidentes, sin que tengan que obrar por fuera del partido y sin la amenaza de ser marginados por su conducta. A la vez, sin que se les condene a no ser parte del caudal grande del partido. El nuestro, siempre ha estado abierto para que se manifiesten los diferentes aspectos, sin que prime una inquisición dogmática partidista. Por ello no comprendo que se quiera convertir la Dirección en una Inspección de Policía por cumplir con uno de los signos positivos del liberalismo como es la libertad de pensamiento. La capacidad de disentir.// PROBLEMAS QUE ASEDIAN// Una labor que debe ser continua, es la de renovar los cuadros ideológicos. La gente hoy no sabe qué piensa el partido sobre muchos problemas que la asedian. Hay que buscar el lenguaje apropiado para las nuevas gentes, las clases, los conglomerados. Sobre todos ellos debemos influir.// Continuará// Hay muchas escuelas políticas, en diversos países, que pueden servir de ejemplo. En muchas de ellas, se dan cursos sobre valores democráticos. Se busca que se forme conciencia de que los criterios individuales no primen. El mandato de los partidos, es colectivo. Por ello mismo, es aconsejable —como se hace en otros medios— mantener conferencias, no sólo en la capital sino en las diferentes regiones del país, en torno a problemas como lo económico, lo fiscal, lo internacional, lo educativo, la paz, las negociaciones de integración con los países del área o con los imperialistas, el empleo, los desarreglos que traerá el T.L.C., los proyectos que cursan en el congreso. La gente vive desprovista de medios suficientes de información para adecuar sus conductas a las necesidades nacionales. Y como los medios se orientan a informar sin análisis, el elector vive en la confusión y la perplejidad. Para ésta labor y para dar apoyo a los expositores, se pueden organizar grupos de estudio que ayuden a preparar papeles de análisis.// En este momento se me ocurren dos temas que el liberalismo debe tener entre sus estudios más serios e inmediatos: uno, quienes abandonen la guerrilla y, dos, qué estrategia se empleará para volver a influir, democráticamente, en las zonas de influencia de ella y lograr adhesión a las tesis del partido.// El Ex-Ministro Roberto Arenas Bonilla, con un grupo de liberales preocupados por Colombia, ha lanzado una propuesta. Ha tenido eco en organismos internacionales. Pero deberíamos estar discutiéndola los liberales y el gobierno. El partido siempre, a través de su historia, ha buscado soluciones nacionales. Ese es un mandato que siempre han cumplido las Dirección del liberalismo. Los intereses nacionales siempre han sido centrales preocupaciones en su política.// LABOR CONSTANTE// Entonces, ¿la labor de una Dirección política —en nuestro caso, la liberal— es múltiple?// —Es amplísima y cada día más exigente. Porque hay que conversar y comprometer a todos los grupos para que participen. Es dañino que haya sectores que estén en la sombra. Porque no puede tener primacía lo individual. A las nuevas generaciones hay que buscarlas, comprometerlas con ideas. No con halagos burocráticos ni pequeñas recompensas electorales. Hay que apelar a su fuerte idealismo.// Hay que fortalecer el cuerpo del mandato ideológico, que inclusive facilita una forma común de apreciar los problemas y enunciar sus soluciones. Observo que cada vez, hay menos análisis de la realidad y, desde luego, cuáles pueden ser las medidas que se deben tomar para sus dolencias y mermas. Los antagonismos hoy son personales. Pero aún más: al partido lo encuentra uno opinando al remolque de pequeñas fracciones que quieren dejar la impresión de tener criterios revolucionarios. No puede continuar sucediendo ello. Ni así ni tampoco atar el liberalismo al populismo, porque ello es falta de seriedad doctrinaria y política. Me parece que hay que profundizar en el análisis de las diferencias con el conservatismo, aun cuando con éste se pueda coincidir en ciertos propósitos nacionales.// El liberalismo necesita hacer planteamientos de largo alcance. Hoy no se escuchan porque no se enuncian. Es indispensable que el país sienta rutas claras hacia el porvenir. Una colectividad detenida apenas en lo circunstancial, deja de tener influencia. Las materias nacionales son complejas —la gente lo sabe y lo entiende y, en especial, los grupos que están cerca de aquéllas— y por ello necesitan que el liberalismo formule proyectos futuristas para demostrar que se tienen soluciones. Las inmediatas son otra cosa. No puede seguir prevaleciendo sólo la mercadotecnia electoral.// NECESIDAD DE UNA ORGANIZACIÓN// Usted plantea muchos temas que son preocupantes. ¿Para que el liberalismo tenga una presencia más activa, como usted lo enuncia, qué más propone?// —Es urgente fortalecer la organización de la colectividad. Si no existe o se dedica a pequeños menesteres, el liberalismo pierde influencia a nivel nacional. La presencia del partido debe sentirse en todas partes. Por ello se demanda que la acción organizativa se cumpla a nivel nacional, departamental, municipal. Las dos últimas se han dejado a quienes organizan campañas electorales personales. Es un grave error. Así se ha ido atomizando nuestro partido. Esto, ha sido y es fatal. No se siente al liberalismo como organización coherente en Colombia. La falta de una estructura organizativa nacional, lo daña, lo pervierte, le hace perder influencia en muchos sectores. Pero, además, no alienta las esperanzas colectivas, para lo cual están concebidos los partidos. Los seres, entonces, se sienten extrañamente lejanos. Hay que explicar demasiado y con renovada frecuencia la historia política, los estatutos, las instituciones —las políticas, las administrativas, y hoy día, las internacionales—; hay que formar lo que se llaman “líderes facilitadores” que trabajen por la comunidad. Para poner un solo ejemplo: cada ley necesita una explicación y su alcance filosófico. Atrás deben quedar el caudillismo, el populismo, el clientelismo. No debe estar sometido el partido a una clase política improvisada.// Es muy peligroso que los jefes tengan una visión miope, muy pequeña, muy recortada de los problemas y de las situaciones. No hay que olvidar que el partido es la gran esperanza colectiva hacia el futuro. La clase política no puede estancarse. Los problemas son múltiples y necesitan enfoques nuevos —desde la cultura participativa, democrática— hasta la globalización económica y el país requiere sobre todo ello, puntuales claridades y explicaciones. El electorado se desencanta cuando no encuentra claros los enunciados doctrinarios, y más, cuando comprende que éstos no se cumplen. Viene una atonía política que, luego, conduce a la abstinencia o a la deserción.// La comunidad colombiana tiene muchos desafíos y hay que tener líderes —el partido puede ayudar a prepararlos— para que se resuelvan adecuadamente las demandas. Hay que conocer las ideologías de los contrarios para explicar, racionalmente, por qué es mejor la nuestra.// Por efectos de La Violencia que no permitía las reuniones de los liberales pues los exterminaban, las decisiones fueron pasando a los parlamentarios. Así se establecieron más vicios para manejar el partido. Los parlamentarios son una parte significativa de la colectividad, pero no son la totalidad de la opinión del liberalismo. Por ello, la organización colectiva, nacional, municipio por municipio, y, ojalá, por veredas como era antes, la solicita la opinión liberal.// LA CORRUPCIÓN// —Hay un tema que no hemos tocado como es el de la corrupción. ¿El partido qué debe hacer? —Para combatirla si que se necesitan partidos fuertes. Porque cuando éstos condenan cualquier hecho delictivo, hay una audiencia nacional que aplaude esa actitud. Un partido débil, no logra ningún efecto porque no tienen sus medidas respaldo nacional. Con los corruptos, el partido no puede tener complacencias. Tiene que indicar el delito cometido y buscar la sanción. No pueden existir debilidades.// En los sistemas que organice el partido para formar líderes y dar orientaciones, una de las primeras clases debe ser de ética. Pero lo esencial, es que la opinión nacional tenga conciencia de que las directivas del partido, no transigen con esos desmanes.// Hay ya una lucha a nivel mundial contra la corrupción. Aún falta mucho por hacer. Pero ya existen medidas internacionales de las Naciones Unidas, de la OEA, de la Unión Europea y de los países entre sí. Algunos malhechores se iban a otros países a alegar que los perseguían políticamente. Por fortuna, se están firmando protocolos que no dejarán que disfruten de cómoda vida si han cometido actos de corrupción. Serán extraditados sin ninguna complacencia. No podrán apelar más a este otro truco delictivo. El clientelismo ha ayudado a que el crimen permanezca en la impunidad.// LA COMPRA DE VOTOS// —La compra de votos, es otro delito electoral muy grave.// —Así lo es y allí vuelve a ser necesario que los partidos sean fuertes para repudiarlo y exterminarlo. Es un delito repugnante. Busca cambiar la realidad del voto autónomo. Éste se ha concebido para que el elector resuelva con su propio criterio y conforme una opinión pública libre.// Es un delito que es execrable, pues se ampara en el dinero y en el aprovechamiento de la pobreza. Lograr el voto para que lo pudieran ejercer todos los sectores, fue un proceso histórico muy largo, difícil, con muchos argumentos en contra de sectores reaccionarios. Al fin se logró y unos malandrines de la política, lo pervierten.// Veamos algunos aspectos de éste intrincado problema:// 1° El voto es lo único que tiene el pobre para defenderse de la explotación o la corrupción.// 2° Puede elegir un gobierno suyo, el que le garantice cambios para erradicar la pobreza.// 3° Con su voto puede castigar si no se le cumple a la nación, a la región, a lo local.// 4° Es de la única manera que los gobiernos no son de los grupos económicos, de las transnacionales o de los monopolios.// 5°. Con su voto puede el marginado lograr su liberación de la miseria al escoger un candidato con sentido social.// 6°. Así puede elegir a quienes protejan al trabajo, que luchen por leyes sociales, que defiendan un salario justo; que proteja el hogar; que busque soluciones para la educación de los hijos y para que éstos no padezcan hambre;// 7° Al comprar el voto —que es un delito— se lleva al pueblo al miedo y a la corrupción.// 8°. El respeto al voto, es el respeto al pueblo.// 9°. Cuando se compra el voto, se desprecia al pueblo y se le pervierte.// 10°. Gana las elecciones quien ha dado la plata. Se pervierte la política. El voto se le dá a quien es un delincuente y nó a un jefe político.// Para luchar contra estos delincuentes, se necesitan partidos muy fuertes y dirigentes con mucha autoridad.// EL REGIMEN PARLAMENTARIO// —¿Por qué no hablamos, doctor Morales Benítez, de la propuesta del régimen parlamentario que algunos consideran que es un torpedo contra la reelección de Uribe?// —Es un tema poco analizado en el país. Es un sistema complejo y se necesitan partidos muy organizados. Eso no sucede en Colombia.// Apoyándonos en las enseñanzas de varios tratadistas constitucionales y de sociología política, tratemos de hacer una síntesis.// Es cambiar nuestro sistema. En Colombia, desde la primera Constitución, la de Cúcuta, en 1821, hemos tenido un sistema presidencial. Hay un Presidente, con poder de nombrar sus ministros y con una autoridad muy fuerte. Es, además, parte del engranaje republicano. Este obedece a una división e independencia de poderes. Es, pues, una concepción fuertemente democrática. Prevalece en Estados Unidos y en los países de Indoamérica. Hay unas reglas democráticas, que orientan el sistema.// En el Régimen Parlamentario hay dos jefes: el de estado y el del gobierno. El poder está en el Gabinete. Para que se pueda aplicar, como en Gran Bretaña y en otros países de Europa, se necesitan partidos con disciplina rígida. El elector sabe que va a elegir en el parlamento al líder del partido mayoritario. Son líderes fuertes, prestigiosos, que han sido consagrados por las respectivas convenciones del partido. Se necesita, entonces, una estabilidad de las mayorías. No sé si ello ocurriría en Colombia. Fuera del peligro de las combinaciones en el parlamento, que mantendrían en jaque el orden nacional. Hay muchas diferencias —según— si lo que existe es un bipartidismo o un pluralismo. Con las normas de la Constitución del 91, en el país puede llegarse a todo grado de locuras.// Lo primero que habría necesidad, es organizar los partidos en Colombia. La reforma política aprobada, tiende hacía allá. Pero no es completa. No sabemos aún los resultados. Habría que establecer la disciplina del voto, que es indispensable. Muchos tratadistas de Derecho Constitucional consideran que ese régimen, en el Tercer Mundo, —en cualquiera de los continentes que sufren ésta calificación— no lograría gobernar, cabalmente, con eficacia.// Hay que tener en cuenta que el régimen parlamentario crea un ejecutivo dual. Hay un Jefe de Estado que representa la unidad nacional y dirige las relaciones internacionales. Sus funciones son formales. Porque hay un Jefe de Gobierno —Primer Ministro o Canciller— quien es el Presidente del Consejo de Ministros. Este es el que ejerce la función ejecutiva. Proviene del parlamento y responde políticamente ante éste, el cual le pude revocar el mandato. A la vez, éste puede convocar a elecciones anticipadas del parlamento. Ese mismo Jefe de Gobierno, es quien decide el porvenir del país en materias económicas, sociales y de seguridad.// Para ello se necesitan condiciones especiales. Veamos algunas:// a) partidos fuertes y disciplinados.// b) la oposición no participa en el reparto burocrático ni anda mezclada con los parlamentarios del gobierno.// c) No existe el voto preferente. Se vota por listas únicas por partido. Para que esto ocurra, se necesita disciplina de partido.// d) Hay una figura llamada whip, que se traduce como látigo. Es el que vigila el actuar de los parlamentarios; qué opinan y cómo votan los proyectos.// Hay una sanción a los parlamentarios que no votan de acuerdo con las decisiones previas que ha tomado el partido, antes de ellos lleguen al parlamento. Los partidos eligen voceros para cada tema.// Los ministros serían los parlamentarios del partido que ganó las elecciones. Tienen doble papel: de legisladores y de miembros del gabinete.// La oposición la llaman “Gabinete a la sombra”.// Como se vé, este sistema contradice la tradición de Indoamérica, donde el gobierno lo maneja una persona, no un grupo de personas. Se le llama a ese régimen, colaboración de poderes.// En el Régimen parlamentario, hay distinción entre el Jefe del Estado y el Jefe de Gobierno. Ya lo dijimos, el primero tiene un papel honorífico, sin poderes reales. El segundo, asume la dirección del ejecutivo, en el seno de su gabinete ministerial, responsable ante el Parlamento. El gabinete concentra en sus manos todo el poder gubernamental. La estabilidad del gobierno, depende de la disciplina del partido. En Gran Bretaña, el ejecutivo se apoya en una mayoría parlamentaria coherente y duradera. El bipartidismo, es rígido en éste país. Cada partido, impone a sus representantes la disciplina del voto.// Las combinaciones parlamentarias —y en Colombia tenemos vocación por éstas— pueden arrasar con el jefe de Gabinete. No sé que tánto desorden administrativo prevalecería en el país.// El Jefe de Gobierno, está a merced de los parlamentarios. Al elegir al parlamento, se elige la primera autoridad del Estado, el jefe real del gobierno. Se necesita una mayoría muy disciplinada para evitar las crisis permanentes y que el Jefe del Gabinete sea muy prestigioso.// El Gabinete es un órgano colectivo. Las decisiones se toman en común. Se llama responsabilidad política del gabinete ante el Parlamento, el hecho de que éste puede obligar al gabinete a dimitir por un voto de desconfianza. Este es elemento esencial del régimen parlamentario. La responsabilidad es colectiva.// La disolución del parlamento, tiene restricciones. Hay reglamentaciones para que esto no suceda. La disolución es como una correspondencia al derecho del Parlamento a derribar el gabinete. Así se establece un contrapeso de poderes. El Gabinete está seguro de contar con la confianza en el bipartidismo, porque tiene una mayoría en el parlamento. Cuando hay multipartidismo, es diferente.// Entonces, el gobierno se apoya en coalición de partidos. La estabilidad es menor. No se sabe el futuro del gobierno, su movilidad es menor.// En el caso del régimen presidencial, que es el que hoy rige en Colombia, se dan las siguientes circunstancias:// 1) El ejecutivo no está dividido en dos elementos separados.// 2) El Presidente es, a la vez, Jefe de Estado y Jefe de Gobierno.// 3) Las decisiones no son del Gabinete sino del Presidente.// 4) El Presidente es elegido por toda la nación por sufragio universal. Este hecho, le dá mas autoridad y lo coloca al mismo nivel que el parlamento.// 5) Presidente y parlamento, son independientes.// 6) El parlamento no tumba al gobierno con un voto de desconfianza, como en el Régimen Parlamentario; y el Presidente no puede disolver el parlamento.// De suerte que el país tiene qué establecer comparaciones y apreciar qué le implica menores dificultades.// Para llegar al Régimen Parlamentario, se necesita una Reforma Constitucional y pensar cómo sería la organización de los partidos en el futuro. Es algo que demanda meditación y muchos estudios sobre la realidad nacional, la forma como operan los partidos, qué se puede esperar de nuestro parlamento, de acuerdo con la tradición. Es crear un nuevo clima de acción de nuestras colectividades y que puedan pensar, en orden, los ciudadanos qué nos ayudará más. Como dice el pueblo. “es mejor diablo conocido que diablo por conocer”.// NO MÁS DESCREDITO A LA CLASE POLÍTICA// —Entonces, doctor Morales Benítez, el juicio del país contra los partidos se ha vuelto muy negativo. ¿Usted lo considera justo? —Este es otro tema que no se ventila en nuestro medio. Ya lo he dicho: no toda la clase política es corrupta. Hay dirigentes que son ejemplares y que dan orgullo al parlamento y al liberalismo. Hay que exaltarlos.// Pero es que en el mundo muchos grupos izquierdistas que han perdido audiencia nacional e internacional, han resuelto desacreditar la política. Los demócratas —por casos que hay que condenar y repudiar— entran, sin discernimiento, en el juego de predicar lo mismo. Aquellos izquierdistas necesitan desacreditar la democracia. Si ésta se debilita quizás puedan llegar a tener juego internacional. Y local también.// El hecho que debe pensar cada demócrata, es que sin clase política no se puede manejar el estado. Sus integrantes son un grupo —como el económico, el religioso, el de intelectuales, etc— que le dedican sus energías a un oficio nobilísimo como es el de la política. Mi larguísima experiencia, me permite declarar que la política es el más alto ejercicio del hombre. Lo digo desde mi experiencia de agitador liberal universitario hasta cuando se me proclamó candidato a la Presidencia de Colombia. Es un largísimo recorrido. Se comprometen, en su actividad, desde los más sutiles y profundos conocimientos científicos y de asomo constante a la realidad, hasta la resistencia física para cumplir con sus exigentes deberes. Desde luego, si ella se concibe como una fuerza ideal en servicio de la comunidad. No nos debe gobernar el afán personal, porque éste pervierte su fuerza de creación, abandonando así los grandes principios doctrinarios. Quien se vincula a éste exigente y nobilísimo oficio, debe tener la convicción interna —no postergable— de que su misión es servir y no usufructuar.// Cumple la clase política el oficio más alto: pensar en las necesidades del país, de las regiones, de los municipios y buscar soluciones. Sin ella, sin una clase política con experiencia, es imposible administrar los distintos frentes de la acción pública. Necesitamos rescatar respeto para ella. Hay que reclamarle honestidad y preparación. Sin conocimientos muy amplios no se puede manejar el aparato del estado.// No es bueno que se continúe en el desprestigio de ese grupo. Esa animadversión se estimula desde los medios. He sido siempre periodista y me duele que algunos de mis colegas, no tengan comprensión del daño que hacen. Quien cometa un delito, hay que condenarlo y presentarlo ante la opinión pública. Pero los casos aislados, no pueden servir para apostrofar a aquellos que luchan por el destino nacional, en diferentes niveles. Esa aberración de querer destruír la clase política, no puede continuar siendo obsesión de los medios. Es hora de meditación. A los corruptos, hay que denunciarlos, perseguirlos y evitar que tengan crédito en el pueblo. Pero no todos los que actuamos en política, somos así. Como no hay quien corrija y enderece esos cargos que se lanzan tan irresponsablemente, pues no hay otros medios que puedan hacer contrapeso a las condenas lanzadas olímpicamente contra la totalidad de la clase política, se hace mucho daño a la opinión pública y se le desorienta. Valdría la pena preguntarse: ¿hasta dónde deben llegar los medios? No pueden convertirse en órganos de justicia. Ya se ha dicho: “la denuncia no se puede convertir en espectáculo”. Así, destruyendo, no se crean formas de mejoramiento político.// El periodista costarricense Camilo Rodríguez Chaverri ha escrito: “¿Qué debemos hacer los periodistas en las sociedades de América Latina? Igual que en el resto del mundo: informar, opinar, criticar, pero no enjuiciar, ni linchar, ni condenar, ni crucificar”.// Ignacio Ramonet, en ésta semana de septiembre de 2004, en su calidad de Director de “Le Monde Diplomatique” ha dicho: “hoy la norma, en muchos países, es tirar (a los políticos) por los suelos y atacarlos. Pero el poder mediático no crítica de la misma manera al económico, que es el gran poder de este tiempo, el de la globalización… el poder mediático es el único que hoy no tiene contrapeso. Eso no es sano en una democracia. Un poder sin contrapoder tiene tendencia natural a ocupar todo el espacio, a no saber dónde detenerse”.// Es bueno que los medios hagan un alto de reflexión y se piense si es bueno destruír a la clase política y que el país esté al garete, porque no se le debe ofrecer credibilidad a quienes se desvelan por la comunidad.// LA REELECCIÓN PRESIDENCIAL// —Hay un tema, doctor Morales Benítez, al cual se refiere, con adhesión entusiasta, el documento que encabeza con su firma el Ex-Presidente Turbay, cual es el de la reelección. —Es cierto que en esa declaración, hay adhesión a la reelección y un consejo al pueblo colombiano para que vote por ella. El Presidente Alvaro Uribe Vélez por lo que ha logrado su administración, merece esa nueva consagración. Pero, además, los colombianos así lo consideran y lo proclaman con resolución y alegría.// La experiencia en Colombia// En Colombia las reelecciones que ha habido no han sido un desastre. No tenemos por qué temer al sistema. Recordamos los nombres de los reelegidos:// Francisco de Paula Santander, quien fundó la república y afianzó la democracia, gobernó la primera vez de 1819 a 1826, cuando arreció la dictadura de Bolívar. Luego fue reelegido, cuando ésta fue superada por la opinión pública, de 1832 a 1837. Le tocó cambiar la parte más capital de la legislación colonial y fue el creador de la educación en Colombia. No hubo deshonra en sus dos administraciones ni se rompieron las instituciones. Al contrario, se consolidaron.// Tomás Cipriano de Mosquera ejerció el poder de 1845 a 1849. Después de su lucha guerrera contra Ospina Rodríguez, regresó de 1861 a 1864. El balance es positivo en la multitud de obras que impulsó y en el rescate de libertades que logró.// Manuel Murillo Toro fue Jefe del Ejecutivo de 1864-1866 y de 1872 a1874. Fue uno de los orientadores de la eliminación de los rezagos coloniales que aún prevalecía en algunas normas y, como jefe y orientador del Radicalismo Liberal, consolidó la Revolución económica de 1850.// No me detengo en Núñez, pues lo reelegían y se ausentaba del poder y la política de la Regeneración Conservadora, no fue grata ni para el liberalismo ni para el país. Además, el dejaba el poder en manos del Vicepresidente Caro que tenía una tendencia marcadamente antiliberal. Y Núñez no le perdonaba a los liberales que no lo apoyaran.// López Pumarejo fue dos veces Presidente: de 1934 a 1938 y del 42 al 45, con éxitos en el desarrollo económico y en la creación y fortalecimiento de la industria. Fue cruel la oposición y él dijo, en el último mensaje en que renunció, que esa violencia verbal conduciría a la violencia física. Así sucedió: aún la padecemos.// Alberto Lleras ejerció el poder, como Designado, de 1945 al 46. y volvió al ejecutivo en 1958 hasta el 62, en el Frente Nacional, para devolvernos el pleno cumplimiento de la Constitución, alcanzar la paz y que volviera la vigencia de la democracia.// De suerte que el balance de las reelecciones, no indica ningún desastre para el destino colombiano.// Pero se alega que como ahora se busca reelegir de inmediato al Presidente Uribe, no es lógico. ¿Por qué el sistema funciona en una democracia tan dinámica como Estados Unidos? ¿Nos brinca, entonces, el complejo de superioridad política?// Ejemplos universales de reelección// Cuando se producía un gran movimiento para la reelección del Ex-Presidente Alfonso López Pumarejo, se presentó al Congreso un proyecto de ley prohibiendo la reelección. Era de la única manera que podían evitar su triunfo. El Ex-Presidente Carlos Lozano y Lozano fue el ponente. El, recordó que “las naciones de las antigüedad que han servido de ejemplo o de modelo a los pueblos modernos, aceptaron invariablemente la reelección “. Mencionó cómo Roma reeligió a sus Cónsules. Así ejercieron el poder varias veces Cincinato, Apío Claudio, Escipion el Africano, Catón, Mario, Pompeyo. “La pléyade entera de los estadistas de Roma, llegó al Consulado varias veces”.// Continúa exaltando otros datos. Menciona que en Atenas la máxima autoridad estuvo en los Arcotes. Jamás se prohibió su reelección. Cuando se instaló la democracia, el poder ejecutivo la asumió la propia asamblea el pueblo. Lo ejercía a través de comisiones de cincuenta miembros, que se turnaban cada mes. Tales comisiones se llamaban Pritanes. La Presidencia la ejercía Epistates. No se les impidió ser reelegidos.// Así mismo rememora que las repúblicas italianas de la Edad Media y en el Renacimiento permitieron la reelección. Hasta en Florencia, cultísima, así se obraba. Ni siquiera con las reformas de Savanarola, se objetó.// Ni en Gran Bretaña, Dinamarca, Suecia o Noruega, que son verdaderas democracias, se ponen límites a la reelección. El Rey es símbolo de la nacionalidad.// Después de la guerra mundial, continúa expresando el ponente, surgieron muchas repúblicas nuevas y ninguna consagró esa prohibición.// Se habla de que la reelección de Uribe constituye un peligro. No puede existir porque hay libertad política en el país y la comunidad es la que va a escoger. Es el pueblo el que determina. El Presidente ha ofrecido muestras evidentes de respetar los derechos de la totalidad de los sufragantes. Lo mismo que ha consentido en lo que ordena el sufragio y acata los resultados y defiende las instituciones vigentes. Entonce// ~Tomado de El Heraldo-Políticas. Barranquilla, Lunes 20 de Septiembre de 2004: <http://www.elheraldo.com.co/hoy040920/politicas/noti4.htm>