[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

Re: CORTAS MEMORIAS: NARCOCRACIA*

From: mark0s@aol.com
Date: 17 Jun 2002
Time: 20:39:18
Remote Name: 64.173.104.220

Comments

Para escuchar algunos comentarios al respeto en forma MP3.

Completamente gratis.... http://nuevaobra.us http://nuevaobra.org

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

Otto Morales ante la crisis del Partido Liberal.

From: R. SARMIENTO COLEY.
Date: 20 Sep 2004
Time: 19:20:47
Remote Name: 66.129.164.133

Comments

Reportaje con el ilustre ex Ministro quien acaba de regresar de una gira continental en la que se le hizo reconocimiento a su fructífera labor política e intelectual en favor de Colombia y las Américas.// Doctor Otto Morales Benítez: lo hemos buscado después de que se publicó el documento que encabeza con su firma el Ex-Presidente Turbay y que usted también suscribe. ¿Dónde se encontraba? —Viajé a la Argentina para cumplir con encargos muy gratos: primero, pronunciar el discurso de instalación del “Simposio del Instituto Literario, Cultural, Hispánico”, que orienta en California, Estados Unidos, la escritora Juana Arancibia. Las reuniones se hacen en nuestro continente. El tema de mi exposición, era complejo: “Afirmación de las palabras: rescate de los valores”.// En segundo lugar, debía recibir el homenaje ofrecido por la Universidad Austral. Allí se me entregó un “Diploma de Honor”, como “reconocimiento por la contribución al desarrollo del periodismo y de la cultura periodística”. Fue, realmente emocionante. En el acto hablaron María Elena Viaglini de la Rosa y Carlos Álvarez acerca de mi contribución al periodismo; Carlos Alberto González, quien es decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Asunción, Paraguay, analizó mis tesis en dos campos: en lo jurídico y en lo político; y la novelista cubana Josefina Leyva, quien viajo desde Miami, se refirió a mi lugar en el humanismo colombiano, a mi obra histórica y mi crítica literaria. Fueron horas de gran euforia.// NUEVOS LIBROS// Usted publica libros con frecuencia. ¿Qué títulos nuevos están para aparecer?// —Siempre manifiesto que he sido afortunado en la existencia, porque ésta ha favorecido lo que he querido hacer. Mi obra, que siempre la he escrito en el género del ensayo, ha sido ampliamente analizada. Fasecolda, en próximos días, pondrá a circular un libro del Profesor Albeiro Valencia Llanos, magíster en historia de París y Rusia y quien ha sido Presidente de la Academia de Historia de Caldas, que lleva por título “Otto Morales Benítez: de la región a la nación y el continente”. La Editorial Leyer, avanza en la edición de mi libro: “Derecho Agrario: lo Jurídico y lo Social en el Mundo Rural”. También aparecerá, en breve, el volumen “Periodismo: ética y paz”. Igualmente, he localizado más de cien documentos del pensador y estadista Rafael Uribe Uribe acerca del manejo del problema de Panamá por la Regeneración Conservadora de Núñez y Caro. Desde 1895 advierte que si lo del Canal se sigue manejando con tánto descuido, como lo estaba haciendo el gobierno, Colombia perdería el Istmo. Así sucedió. Esta investigación, es una verdadera revelación histórica. Naturalmente, sigo escribiendo nuevos textos.// POLITICA// Pero volvamos a la política. ¿Qué buscan, esencialmente, con la publicación del documento que encabeza Turbay?// —Hacer un acto de fe en el liberalismo. Poner en evidencia nuestra devoción por el partido y por su porvenir. Exigir un manejo más eficaz y profundo de su destino. Reconocer la obra del Presidente Álvaro Uribe a favor de Colombia. Es claro que él como Presidente, reconociéndole su estirpe liberal, tiene la personería del partido.// Pero lo que se advierte es que hay una crisis en la colectividad ¿o no?.// —Claro que se manifiesta que hay una crisis en el liberalismo y muy preocupante: Para superarla se necesita trabajo, paciencia, humildad en quienes tengan en sus manos el destino del partido. Somos una gran mayoría en el país y no la podemos dilapidar, entregándola a candidatos que no tienen identidad con el destino histórico de la colectividad. Lo que hay que estimular y fortalecer son las personalidades del partido para que cumplan su gran labor de servicio a favor de las localidades, las regiones y el país. A la Dirección liberal actual le ha tocado ver culminar los desarreglos que ha sufrido el partido en muchos años. Es un proceso que ella, con sus políticas, ha agravado. El doctor Jaime Castro, en declaraciones a “El Colombiano”, manifestaba el 30 de agosto, que la crisis del liberalismo viene de atrás. Que “tiene que ver con las administraciones de Virgilio Barco, que le dejó al país la sensación de que no gobernaba él sino quienes le eran cercanos en Palacio; luego la de César Gaviria con las consecuencias sociales negativas del neoliberalismo y, finalmente, el gobierno de Ernesto Samper con el proceso 8000”. Él añade que por ello el partido no ha logrado, como colectividad, ganar en dos campañas consecutivas. En las ciudades más importantes y de fuerte mayoría liberal, también se han sufrido descalabros y los dirigentes han acreditado candidatos que no representan al partido. Son errores graves que conducirán a futuros retrocesos. Fuera de que quienes dirigen no pueden dar ejemplo de ligereza política. Sus deberes son con el partido. Con éste no se puede jugar ni abrir troneras para facilitar, en el porvenir, que por allí avancen los enemigos de su doctrina. Norberto Bebbery, en su libro “El idiota moral”, dice que la banalidad del mal en el siglo XX, citando a Flössemburg, es que la “necedad constituye un enemigo más peligroso que la maldad”.// PARTIDO DE LA ESPERANZA COLECTIVA// El liberalismo es el partido de la esperanza colectiva. Siempre sus planteamientos se han dirigido tanto a soluciones inmediatas como futuras. Por ello la clase política liberal no puede estancarse. Los problemas son múltiples, con enfoques nuevos, acciones dinámicas y posiciones políticas diáfanas y concretas. El país necesita muchas y claras explicaciones de cómo vamos evolucionando y el por qué de cada cambio, la forma como debe administrarlo y asimilarlo la opinión pública. Esto se necesita para armonizar el ideario con lo que hoy se demanda a los partidos: centrar su acción en que se respeten y acaten los valores éticos, que impere la tolerancia, el diálogo, el entendimiento, la honestidad, y la vocación de servicio a la colectividad. Que haya compromiso moral de los funcionarios públicos, que se respete la alternatividad democrática, pero que ésta no desdibuje la doctrina de los partidos.// No olvidar que la apatía crece por el descrédito de algunos políticos. Todos no son corruptos. Lo grave es que el país perciba que hay impunidad. Y como los partidos no son fuertes, no pueden condenar a nadie.// No se debe tolerar que haya un aventurerismo en el liberalismo. No es lógico que continúe la hipoteca de su porvenir acompañando grupos pequeñísimos de opinión, sin doctrina coherente, sólo con sus prédicas delirantes izquierdistas. Somos la gran mayoría nacional y no la debemos dilapidar. No es posible seguir jugando con el destino del liberalismo. No tenemos por qué estar favoreciendo estrategias, combinaciones, alianzas o propiciando recomendaciones que dañen el destino del liberalismo.// LA CONSTITUCION DEL 91// Pero, ¿hay otras causas?// —Claro que sí: el desarreglo que introdujo la Constitución de 1991, que yo la califico del “embeleco jurídico”, con el cual mantienen despistado al país. Ella contribuyó a romper la estructura organizativa de los partidos. Recordemos que el numeral 3, del artículo 40, da facultades para construír partidos políticos o agrupaciones políticas. El 108 faculta para dar personería a partidos nuevos o a movimientos con cincuenta mil votos. Y, da autorización para entregar aval a grupúsculos. Es el atentado contra los partidos. Es un absurdo que hay que corregir. Siempre se alega que el Frente Nacional obligó a la opinión pública a estar sometida al monopolio de los dos partidos: el liberal y el conservador. Eso no corresponde a la verdad histórica. Han pasado muchos años de la desaparición del Frente Nacional —y se han dictado normas tan disparatadas como las que analizamos— y no han aparecido nuevos partidos con doctrina, estructura y proyecciones nacionales. Hay grupitos reunidos en torno a intereses electorales. Esto es otra cosa. De suerte que aquellas críticas no son racionales. En el país hay la tendencia a estar adheridos a los partidos y a sus ideas que han logrado proyectar y construír nuestra historia. Lo que se observa es un desorden de pequeños grupos que la gente no los puede identificar con unos planteamientos doctrinarios serios. Que les den identificación ideológica.// PARTIDOS FUERTES// Escuchándolo, nos damos cuenta que usted, doctor Morales Benítez, confía en la acción de los partidos, pero siempre que tengan una organización muy fuerte...// —Es cierto lo que usted señala. Ese es el alcance, también, del documento que encabeza con su firma el Ex-Presidente Turbay. El país no puede tolerar que se prolonguen daños como los que propicia la Constitución del 91. Se requieren partidos fuertes, muy fuertes. Ello no quiere decir que no existan, dentro de su organización, matices. El liberalismo, por ejemplo, siempre los ha tenido porque, además, somos un partido pluriclasista. Son muchos y diferentes seres, de extracciones sociales, económicas, culturales muy diferentes. Pero que coincidimos en los deberes frente a la patria con un agudo sentido social, con la vocación de reivindicar a los sectores que sufran mermas en algún aspecto de la vida social o colectiva. Somos un partido en lucha por reivindicaciones para el hombre colombiano. Por ello mismo, el Ex-Presidente y gran jefe liberal Carlos Lleras Restrepo, lo definía como un partido de matices de izquierda, pero éstos dentro de su misma doctrina, no como concesiones gratuitas a izquierdistas que nos hacen daño. Es algo esencial de doctrina. Por ello no necesitamos ni entregar ni ceder nuestras banderas.// Me preocupa que se debiliten los partidos. Creo que un partido fuerte ayuda a que se tengan cauces claros de lo que se debe hacer en el país. Sin partidos fuertes, no hay administraciones públicas que pueden dar respuestas ceñidas a los derroteros ideológicos. Sin ellos, no hay quien explique la acción de lo que adelantan los gobiernos. Sin su presencia, no hay orientación de la comunidad, pues ésta, entonces, anda confusa y sin claridad en su destino. Además, los principios acerca del estado, y la función de éste, son débiles y no marcan el camino certero de lo democrático. Entonces, pueden prevalecer las fuerzas reaccionarias, con sus símbolos trágicos contra el pueblo. Si los partidos no son fuertes, no podrán influír para que los gobiernos —autoritarios y equivocados— cambien. Tampoco pueden combatir la corrupción. Su acción parlamentaria, es errátil, débil e ineficaz. La colectividad, no puede esperar solución para sus desventuras. Las gentes viven abatidas. Si son fuertes, enfrentan la adversidad, dando reglas a los diferentes grupos sociales. Si son poderosos, pueden esperar, con la adhesión de sus gentes, a que aparezcan, en muchos años, los triunfos que merecen los principios de reivindicación de los sectores con mermas en lo económico, lo cultural, lo religioso, lo educativo. Es decir, en los diferentes rublos de la esperanza, que es la que, finalmente, mueve e impulsa a las sociedades. Pero aún más: los partidos fuertes facilitar el goce que da la posibilidad de colaborar a resolver problemas colectivos. Es como levantar el corazón vigilante a la altura de las necesidades humanas.// El liberalismo ha sido fuerte y los firmantes del documento lo que buscamos es que no se doblegue su potencia. En el país no se ve una acción política que busque que ello acontezca. Las alusiones son muy coyunturales y esto nos debe preocupar a quienes hemos estado tan atados a su destino colectivo.// ~Tomado de El Heraldo-Políticas. Barranquilla, Domingo 19 de Septiembre de 2004: <http://www.elheraldo.com.co/anteriores/04-09-19/politicas/noti3.htm>