[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

¿Usted es de Barranca?.

From: LUIS ALBERTO MIÑO RUEDA, Subeditor Nación.
Date: 28 Apr 2002
Time: 04:32:58
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

Abril 27 de 2002. EL TIEMPO-ESPECIAL SOBRE EL ORIENTE.

Siempre he considerado un privilegio haber nacido en Barrancabermeja. Cómo olvidar los viajes en ferry por el Magdalena y los atardeceres violetas.

En esta tierra donde los Yarigüíes se untaban petróleo para curar los males del cuerpo, he visto las cosas más maravillosas: un cinema sin techo, que cuando llovía se mojaban hasta los actores; un monumento de Camilo Torres que perdió la cabeza y la tumba de una niña a la que le atribuían milagros por conservarse intacta después de cinco años de muerta.

Pero también allí conocí el horror de las balas. Nada más doloroso que ver en medio de la avenida del ferrocarril 25 ataúdes blancos vacíos, que esperaron a sus muertos por más de una semana, después de la incursión paramilitar del 16 de mayo de 1998.

En mis 30 años he cargado con esos recuerdos y con una pregunta que me persigue a donde vaya: ¿Usted es de Barranca, eso no es una zona de guerra? Me la he pasado explicando que mi ciudad es más que 300 asesinatos al año.

No pensemos, como siempre, que todo es ficción de la mala prensa. Ese lastre lo cargamos desde niños y no ha cambiado, porque esa es nuestra realidad. Pasamos de la ley de la guerrilla a la de los paras. En los últimos años nos hemos dedicado a dar vueltas por el laberinto de la violencia.

La ciudad quedó atrapada en un reloj de arena. Voy y vuelvo y encuentro a la misma Barranca de años atrás, donde el sueño de muchos es todavía un puesto por tres meses en Ecopetrol y donde los que sueñan más lejos no regresan. El petróleo nos embriagó y en 80 años no hemos despertado por temor al guayabo.

¿Qué pasó después de que se derrumbó la malla que dividía los campamentos de los obreros con las casas de los gringos de la Tropical Oil Company? ¿Dónde quedó el pueblo que ganó la única revolución que se hizo en el país después del 9 de abril? ¿Dónde está el sueño de ser un departamento?¿Qué pasa con los gobernantes, que en los últimos años han salido de la Alcaldía a los expedientes de la Fiscalía? ¿Dónde están los hijos de Barranca, que se alimentaron de bocachico y se olvidaron de ella?

Barranca ya no es el motor de Colombia, como nos enseñaron de niños. Hay que olvidar esos mitos y pensar en el presente. Es famosa en el exterior por sus muertos y los extranjeros que ahora la visitan lo hacen para llevar ayuda humanitaria. Hasta el río se olvidó de ella y el ferry ya es un cuento de viejos.

Mientras tanto crecen los desplazados, las funerarias, que ya son tres, y una larga fila de bares, como en los tiempos de la bonanza del petróleo.

Es un pueblo que se ha unido para hacer paros; para construir calles y casas; para hacer sancochos; pero todavía falta mucho camino para ser la ciudad que todos soñamos, en la que sus hijos puedan sentarse tranquilos en una mecedora a esperar la muerte de viejos.

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

Un viaje por Magdalena.

From: Revista Miercoles!-El Heraldo.
Date: 16 Jun 2004
Time: 19:31:52
Remote Name: 66.129.164.198

Comments

¿Quién dijo que en Barranquilla no hay nada que hacer, o que ésta es una ciudad sin atractivos turísticos? Nadie sabe y para el caso, poco importa. Lo que sí es cierto es que nos acostumbramos a darle la espalda a nuestras bellezas naturales, y nos hemos ensañado a vivir sin mirar a nuestro alrededor.// En esta temporada de vacaciones, cuando no todos podemos salir y cuando muchos vendrán de visita, un paseo por el río Magdalena, se convierte en una alternativa, relativamente nueva, de turismo. Un programa diferente para hacer en un domingo de verano.// Cuando uno viaja a cualquier parte del mundo, donde existe un río, siempre encuentra un plan para visitarlo. En Barranquilla, donde desemboca el río más grande del país, ahora es posible gracias al empeño de un grupo de entusiastas navegantes que ha disfrutado en carne propia lo bueno de navegar.// Es un plan familiar, de algunas horas, que lo pone a uno en contacto con la naturaleza, que nos permite apreciar lo bello y hasta lo menos lindo de nuestro entorno; que nos permite disfrutar de la alegría del Caribe, y hasta aprender a querer y valorar lo nuestro.// El paseo por el Río Magdalena en la zona final de su trayecto entre el Puente Pumarejo y la desembocadura en Bocas de Ceniza tiene una duración de tres horas y media, aproximadamente. Es posible hacerlo los domingos y días festivos. O en cualquier día del año, previo convenio con los propietarios de la embarcación fluvial. El medio de transporte es una especie de ferry, que a los mayores nos recuerda el que se utilizaba para atravesar el Magdalena antes de la construcción del puente Pumarejo. El mismo, sin embargo, está acondicionado y decorado, de forma que uno se siente en una embarcación mágica que los jóvenes disfrutan a plenitud porque recuerda las viejas películas de aventuras.// Los detalles de seguridad interna y externa están a la orden del día. Una vez se sube a ella, cada uno de los turistas recibe un chaleco salvavidas. Existen los anillos de seguridad, motobombas de achique, comunicación permanente con la estación central de control marítimo y el acompañamiento de lanchas policiales.// Una vez en ella, y cuando comienza el recorrido, ya la brisa fresca que viene del mar, sumerge al turista en un ambiente alejado del ruido de la ciudad o de las convulsionadas playas.// Durante el espectacular paseo se puede observar la panorámica de la zona industrial de Barranquilla, lo que conocemos como Vía 40, con su impactante desarrollo, la cual se encuentra a lo largo de la orilla occidental del Magdalena, lo mismo que el puente Pumarejo, muestra de un desarrollo que ha permitido integración y crecimiento; el Dique Direccional, la Isla 1.972; la imponente desembocadura del Río en Bocas de Ceniza, una maravilla de Dios que no puede pasar desapercibida; la Ciénaga de Mallorquín y Puerto Mocho, dos sitios turísticos que poco a poco se están adecuando para albergar más turistas.// A bordo de la Barca Currambera, siempre hay un guía para explicar un poco más lo que los ojos descubren y para enseñar a chicos y adultos detalles de lo que siempre ha estado allí y nunca nos habíamos atrevido a conocer.// Los recorridos por esa parte del Magdalena se iniciaron en el año 2000 como preámbulo al cumplimiento de los 500 años del descubrimiento del Río Grande de la Magdalena, hecho histórico ocurrido el 1 de abril de 1501, y se han convertido en todo un programa que disfrutan más quienes llegan a la ciudad que quienes aquí vivimos, por esa costumbre de no saber lo que tenemos, de no apreciar lo que nos es propio, por esa costumbre de decir que en Barranquilla no hay nada para hacer.// ~Tomado de El Heraldo-Revista Miercoles: <http://www.elheraldo.com.co/revistas/miercoles/actual/noti18.htm>