[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

Condenado Ex Ministro de Minas y Energia.

From: Nacionales / El Heraldo.
Date: 05 Dec 2001
Time: 18:17:01
Remote Name: 66.110.6.9

Comments

Por el caso del miti-miti: ~Condenado a 4 años Villamizar

Bogotá, Colprensa.

Un juez penal del Circuito de Bogotá, condenó al ex ministro de Minas, Rodrigo Villamizar, a pagar 52 meses de cárcel por el delito de interés ilícito en celebración de contratos.

La sentencia del Juez 52 Penal del Circuito también establece que el ex ministro deberá pagar una multa de 14 salarios mínimos mensuales vigentes, equivalente a $4 millones. El juez determinó la detención domiciliaria para Villamizar, razón por la cual deberá volver al país para cumplir con el fallo de la justicia, de lo contrario, se expedirá una orden de captura inmediata.

Sin embargo, el abogado defensor de Villamizar, Antonio José Cansino, aseguró que la orden del juzgado no se puede hacer efectiva aún, pues existe una segunda instancia judicial y la sentencia no está ejecutoriada debido a que será impugnada.

Para el efecto, el jurista anunció que apelará de la sentencia proferida contra su cliente, pues en ningún momento hubo recomendación alguna por parte de su cliente si se tienen en cuenta que por la época que ocurrieron los hechos por los que fue juzgado Villamizar, éste no se desempeñaba como ministro de Minas, puesto que se encontraba en licencia.

El ex ministro Rodrigo Villamizar fue llamado a juicio junto con el también ex ministro de Comunicaciones, Saulo Arboleda, el 21 de octubre de 1999 por el fiscal General de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, sindicándolos del delito de interés ilícito en la celebración de contratos. La resolución de acusación señalaba que en la adjudicación de una emisora al periodista Mario Alfonso Escobar, se desconocieron los principios de selección objetiva y transparencia consagrados en la Ley 80 de 1993.La Procuraduría también formuló pliego de cargos en contra de Arboleda y Villamizar, el 28 de enero de 1998.A Saulo Arboleda se le consideró culpable por desconocer sus funciones y no tener en cuenta los principios de igualdad ni las leyes de contratación y antimonopolio.

A Villamizar, entre tanto, se le imputó el ignorar los principios de imparcialidad y haber realizado acciones para lograr la adjudicación de una emisora al periodista Mario Alfonso Escobar.El Ministerio Público consideró que se violaron los principios de la Ley de Contratación que exige transparencia, economía y responsabilidad, al igual que los deberes de selección objetiva, “los que no se tomaron en cuenta al preferir como contratistas al consorcio Diego Fernando Londoño Reyes y Juan Manuel Beltrán Chávez, para las ciudades de Medellín, Pereira y Villavicencio; y al señor Guillermo Padilla Prieto, para las ciudades de Paipa y Copacabana”.

Posteriormente la Procuraduría impuso el 13 de enero de 1999, a los dos ex funcionarios, una sanción de más de 28 millones de pesos.Arboleda y Villamizar fueron ministros hasta el 19 de agosto de 1997, cuando el presidente Ernesto Samper les pidió la renuncia en momentos en que el escándalo del “miti-miti” ocupaba las noticias de primera plana.

~Informe al exterior:

Bogotá, AFP

Una corte condenó a 52 meses de prisión al ex ministro colombiano de Minas y Energía, Rodrigo Villamizar, al hallarlo culpable de corrupción en un proceso para adjudicar radioemisoras durante el gobierno del presidente Ernesto Samper (1994-98), informaron el martes fuentes judiciales. Villamizar, quien vive en Estados Unidos, también deberá pagar una multa equivalente a 1.700 dólares.

La conversación entre los dos ex ministros fue grabada por desconocidos y difundida por la prensa colombiana.

Villamizar podrá ser arrestado por el servicio secreto y de migración de Colombia (DAS) o la Policía Internacional (Interpol), en caso de que no comparezca por su cuenta ante las autoridades, se informó.

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

Fernando Mercado: Un rollo sin revelar.

From: ROXANA CASTILLO-Revista 'Gente'-El Heraldo.
Date: 29 Sep 2003
Time: 06:03:58
Remote Name: 65.218.145.26

Comments

Fernando Mercado Santamaría tiene la costumbre de guardar todo: el primer rollo fotográfico que tomó, los negativos que no utilizó en una campaña publicitaria, las placas quemadas, los papeles para copiar que expiraron y las cámaras dañadas.// “Si no hubiera sido fotógrafo seguramente sería un reciclador, de esos que veo en las esquinas buscando tesoros dentro de las bolsas de basura”. Se ríe por la exageración, pero en el fondo siente que su vocación artística está muy ligada a ese sentimiento inexplicable de devolverle la vida útil a las cosas que el tiempo ha desechado.// La fotografía ha sido el medio para expresar sus argumentos artísticos. Sus obras van mucho más allá del juego de la luz y las sombras a través de los lentes: experimenta con reveladores, químicos, pinturas; dibuja, escribe, revela, positiva y quema sobre materiales utilizados, logrando efectos únicos.// Su cámara es sólo un pretexto para reconstruir sus ideas, sus pensamientos más profundos; una herramienta importante para expresarse, para crear un universo propio y complejo, y así sentar una pauta que invite a la reflexión. Hace dos meses recibió la noticia de que tres obras experimentales suyas recibieron mención en el Salón Mundial de Fotografía de la Federación Internacional de Arte Fotográfico que se celebra en Luxemburgo. En años anteriores había sido seleccionado para participar en este riguroso concurso.// “Hojas de vida” es el título de la exposición que colgará desde el próximo viernes 6 de julio en la Galería de la Aduana de Barranquilla. Está entusiasmado con el tema de la reivindicación de los beneficios terapéuticos de las plantas de marihuana y coca, muy distante del uso como alucinógenos y su fama de plantas malditas. Durante un tiempo, Fernando se dedicó a recopilar información y confirmó datos interesantes como la utilización de la Canabis Sativa (nombre científico de la marihuana) en el siglo XIX en la industria textil y en la producción de papel, o los efectos medicinales de la hoja de coca (erithroxilea coca) que promulgaban los indígenas andinos. El tema puede parecer polémico, muy diferente al criterio plástico de sus anteriores exposiciones individuales, pero la calidad de su trabajo fotográfico, sus riesgos experimentales con negativos, planchas y reveladores muestran una alternativa diferente, inusual en nuestro medio para abrir un debate.// Desde su lente de artista de la fotografía, es la primera vez que se involucra a fondo en mostrar una realidad, un problema social que atañe a todos los colombianos. No juzga, no opina. Esa tarea se la deja a los espectadores. Fernando archivó hace mucho tiempo la Arquitectura. Estudió esta carrera en la Universidad del Atlántico porque era la profesión más liberal que tenía dentro del abanico de posibilidades que le planteaba su padre, el ginecólogo Fernando Mercado. Se le cruzó la idea de estudiar Artes Plásticas porque tenía vocación para la pintura, pero no quiso decepcionar a sus padres. Hoy su diploma cuelga en el estudio como una obra más, al lado de las caricaturas que recorta de los periódicos y la foto graciosa que un amigo le tomó desprevenidamente.// Se hizo fotógrafo cuando trabajaba haciendo artes en una agencia de publicidad. Tomó un curso libre en la Universidad del Norte y éste le bastó para motivarse a comprar su primera cámara –una Fujica que le costó ocho mil pesos- y a rodar sus primeras fotos. Se considera un autodidacto que aprendió las técnicas leyendo, experimentando y dañando rollos, y que compartió sus conocimientos con cientos de alumnos que pasaron a lo largo de diez años por sus clases en la Universidad Autónoma del Caribe.// Sus amigos más cercanos -¡le faltan dedos para contarlos!- le dicen cariñosamente “El Perro”, por lo amigo fiel. La mayoría ha posado para su colección personal de retratos en blanco y negro después de una fiesta, de la apertura de una exposición, de un cumpleaños, de una fiesta de Carnaval: los momentos precisos para que los personajes pierdan el miedo y permitan que la cámara y el ojo capten su esencia.// Fernando está casado con Diana Malabet y tiene dos hijos: Fernando Mario y José Manuel. Le apasiona la música, especialmente el rock, los ritmos africanos, la salsa y el jazz. Colecciona boinas y libros de arte y fotografía.// Con un grupo de fotógrafos fundó el Club Caraboya y el Centro de la Imagen Fotográfica del Caribe -Cifca- que tiene como propósito la recuperación y preservación de la memoria fotográfica de la región en una gran fototeca, nada más cercano a su innato espíritu de conservación.// ~Tomado de la Revista 'Gente'-El Heraldo, Sábado 30 de junio de 2001.// >Fotos de: Claudia Cuello.