[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

Basura: responsabilidad ciudadana

From: Carla Méndez Martí-Revista Domingo / El Nuevo Dia
Date: 02 Sep 2001
Time: 12:58:44
Remote Name: 66.110.6.59

Comments

Domingo, 2 de Septiembre de 2001-Puerto Rico.

ANTES DE arrojar una lata de refrescos por la ventana de su automóvil o de sacar una bolsa de basura a la calle tenga presente estos datos:

Puerto Rico es el país que más basura genera diariamente en el mundo por unidades de espacio. Nada más y nada menos que entre 14,506 y 18,000 toneladas diarias de basura. Esto en términos visuales equivale a un parque de pelota de 12 pies de altura, cada día. En los próximos 100 años se necesitarán 10,635 cuerdas de terreno para vertederos. Con instalaciones de Recuperación de Recurso sólo serían 354 cuerdas. Los vertederos contaminan nuestras aguas, aire y suelos con sustancias tóxicas. Más de un 15% de los desperdicios de Puerto Rico se depositan en vertederos clandestinos. El manejo de los desperdicios sólidos es probablemente el reto más dañino y a la vez, más subestimado que enfrenta el país a principios de siglo. La basura de la que no se ha dispuesto correctamente reduce el valor de la propiedad, dificulta el desarrollo económico y las inversiones, y afecta el turismo. Desde el automóvil o caminando por las calles se pueden observar decenas de latas, vasos y servilletas en las paradas de guagua, bolsitas de ketchup, colillas de cigarrillo y hasta botellas de cerveza en las aceras e isletas de las carreteras. En el Viejo San Juan, uno de los principales centros turísticos e históricos del país, hay bolsas de basura desparramadas por las cunetas y en las principales playas de la isla los pañales desechables, papel de aluminio y bolsas de papitas se entremezclan con la arena y los caracoles. Todo esto sin contar los más de 62 rellenos sanitarios y los miles de vertederos clandestinos que 'adornan' la isla del Encanto.

Lo que no se reconoce la mayoría de las veces, sin embargo, es que tras cada lata, papel o botella existe un rostro puertorriqueño. La basura habla de una sicología individual y colectiva, del descuido y desgano de la ciudadanía. Es una alarmante realidad que con el paso de los años se ha agravado, llevando a una constante búsqueda de nuevas alternativas para el desecho y a la necesidad de un cambio de mentalidad.

El consenso entre los entrevistados por Revista Domingo es que el problema de la basura en la isla se puede dividir en dos vertientes, la más obvia la disposición de desechos en áreas públicas a nivel individual; la otra, la falta de espacio. Existen muchas teorías en torno al arrojo de basura por parte del individuo, pero según el profesor Carlos Morales, del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Sagrado Corazón, "en Puerto Rico hay toda una generación de mantengo, que cree que el gobierno es responsable de solucionar todos los problemas. En este caso piensan que va a venir alguien detrás de ellos a recoger su basura. Se puede dar por sentado que esto es un problema cultural".

La Agencia de Protección Ambiental (EPA), recalca por su parte que "la raíz del problema recae en los propios individuos. En un momento crítico alguien, en algún lugar, actuó negligentemente con lo que tenía en sus manos, ya sea inconscientemente o a propósito". De acuerdo con esta interpretación, lo que se necesita es un cambio de actitud. Morales enfatiza que para comenzar a cambiar los hábitos de los puertorriqueños se necesita ofrecer educación preventiva y concienciar a la nueva generación sobre el impacto negativo de los desperdicios sólidos. El exceso de desechos en las áreas públicas "se debe en parte a que la sociedad puertorriqueña carece de un sentimiento de pertenencia, olvidándose de que las calles, hospitales y parques de la isla son también su hogar", agrega.

Para Jaime Pabón, director de Conserva el Encanto -organización puertorriqueña bajo la sombrilla de Keep America Beautiful- "tanto los puertorriqueños en su carácter individual como entidades privadas y corporaciones necesitan urgentemente preocuparse por la limpieza del país". Ya que en la mayoría de los casos no se puede depender de que el gobierno provea la solución, pues sus recursos en muchos casos son insuficientes para la escala que se requiere.

Por otro lado, la teoría del "efecto dominó" se observa marcadamente en el contexto de la basura en Puerto Rico. El Dr. George Kelling, profesor de criminología en la Universidad de Rutgers en Nueva York y quien labora con Keep America Beautiful, recalca en su libro "Fixing Broken Windows" la importancia de mantener un lugar limpio usando la metáfora de una ventana rota. Alguien sin querer rompe la ventana de una fábrica abandonada. Nadie viene a arreglarla. Más tarde alguien decide probar su puntería y rompe otra ventana. Al poco tiempo el edificio está destrozado, rodeado de escombros, partes de automóviles y sabandijas. Kelling señala que "cuando el deterioro comienza en un vecindario, se inicia una reacción en cadena que invita a más deterioro, actividad criminal y otros males sociales". Un claro ejemplo se puede ver en el caso del vertedero clandestino del Río Indio, en Vega Baja. Por años, individuos han depositado allí piezas de carros, autos robados o desmantelados, y hasta autos nuevos. Lo que comenzó con el abandono de una sola unidad terminó convirtiéndose en un cementerio de más de 200 automóviles. Pero gracias a la ayuda de Ignasio Barsottelli, director del grupo ambientalista 'Yo Limpio a Puerto Rico' la semana pasada el vertedero "cerró fábrica" para dar paso a una posible reserva natural. (Desafortunadamente, al día siguiente del comienzo de la limpieza, la entidad se encontró con que unos desconsiderados arrojaron motores de carros al río, ejemplo vivo de la falta de conciencia pública).

Un aspecto cultural que influye grandemente en la disposición incorrecta de desperdicios es que se cree socialmente aceptable, según la página en Internet de Keep America Beautiful, www.kab.org. Por ejemplo, puede que un puertorriqueño con un poco más de conciencia social nunca tire latas ni servilletas a la calle, sin embargo sea capaz de tirar una colilla de cigarrillo en la playa. Esto es igualmente inaceptable y más cuando se estima, según datos distribuidos por el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos, que la colilla de cigarrillo es uno de los principales causantes de muerte entre la fauna marina.

¿Y no se trata sencillamente de la típica vagancia que hace que los individuos dejen sus bandejas sin recoger en un "fast food" luego de almorzar o dejen un carro sin uso frente a sus hogares? De acuerdo con un estudio que Keep America Beautiful efectuó en Australia, la dejadez de disponer apropiadamente de la basura es la causa número uno de que haya desperdicios en las calles y, en efecto, la presencia o ausencia de un recipiente no es factor determinante.

~La isla que se acaba:

Según datos de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), cada puertorriqueño genera 4.9 libras de desperdicios al día. Un serio problema, cuando se considera que sólo quedan pocos verdeteros, los rellenos sanitarios disponibles cesarán de funcionar en los próximos años -algunos están bajo orden de arresto de la EPA-, y no se ha organizado un plan concreto de reciclaje y recuperación de recursos. En días recientes, el alcalde de Guaynabo Héctor O'Neill y el presidente de la ADS Luis Enrique Rodríguez, así como varios alcaldes, economistas y líderes ambientalistas señalaron que una alternativa es comenzar a cobrar por el recogido de basura. Algunos expresaron que los municipios no pueden continuar costeando los servicios del recogido, particularmente cuando la cantidad de basura generada por individuo aumenta con el pasar de cada año. Según Rodríguez, "no vamos a abrir vertederos nuevos, estamos considerando expandir áreas ya impactadas". Por el momento, parece no haber soluciones a largo plazo.

El director de la agencia de Protección Ambiental de Bayamón, Juan Pérez, dijo que el municipio se gasta cerca de un millón de dólares mensuales en recogido de basura -en urbanizaciones, residenciales, escuelas, vertederos clandestinos, chatarra y autos abandonados, entre otros-. "No damos abasto con este problema", comentó Pérez. "Del 2000 a lo que va del 2001 se han recogido aproximadamente 221,958.97 toneladas de basura en el municipio de Bayamón solamente".

La proliferación de vertederos clandestinos, a la vez que se reduce el número de vertederos municipales, complica la problemática. Muchas veces estos vertederos clandestinos son cuencas de ríos o lagos donde "flotan" gomas, colchones, automóviles y hasta neveras sin uso, lugares que resultan un serio peligro a la salud debido a que atraen roedores, insectos y otros animales que transmiten enfermedades. Con las lluvias, estos desperdicios muchas veces terminan en las playas de la isla, ensuciando nuestro patrimonio más importante y poniendo en peligro la vida marina. Al dañar la corriente de los cuerpos de agua, esta práctica puede contribuir a la falta de este recurso. Para Pabón, "la solución es sencilla. El puertorriqueño necesita ocuparse de averiguar dónde están los centros de acopio y llevar allí sus escombros, es algo básico".

Los negocios o empresas comerciales, según Pabón, también deben tomar acción más efectiva. Muchas empresas de venta de cervezas o refrescos llevan el mensaje de ser protectores del ambiente, promoviendo el cuido del mismo en sus campañas publicitarias. Pero segun Pabón, "si visitas la playa, pub o parque donde celebran sus actividades lo primero que divisarás es el suelo lleno de latas, los zafacones desbordándose de basura y ni una pancarta o iniciativa promoviendo la limpieza y el reciclaje de las latas". No se puede culpar a la compañía de la falta de consideración de las personas, pero la responsabilidad parece ser compartida pues es su producto el que genera la basura. Por esto, varios de los entrevistados recomendaron que el comercio desarrolle el hábito de recuperar materiales para reusarlos, amplíe los proyectos de reciclaje y emprenda iniciativas educativas de acción, no publicidad.

A pesar de la malversación que los puertorriqueños han hecho con el ambiente y los recursos naturales, todavía estamos a tiempo para reparar muchos daños y sentar bases para nuevas iniciativas, programas y legislación que amortigüen el espantoso problema de los desperdicios sólidos. RD

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

La muestra de crudo del Ministro.

From: Luis Cabarcas Mendoza*.
Date: 22 Apr 2003
Time: 20:46:23
Remote Name: 66.129.167.89

Comments

Realmente uno no se explica como un ministro de Estado se presenta al Senado de la República con 250 o 300 centímetros cúbicos de crudo para mostrar que se ha descubierto un pozo productor de petróleo. Eso es ridículo y no muestra nada cuando se trata de un verdadero descubrimiento y hacen el oso los congresistas poniendo la nariz en la boca de la botella. Si realmente en esa posición estuviera una persona con credibilidad, no tendría necesidad de hacer semejantes ridiculeces. En cuanto a los últimos resultados de pruebas en el pozo Gibraltar 1, es conveniente que se explique que clase de prueba hicieron, porque yo estoy casi seguro que estos resultados no son significativos. Puede ser una prueba de una o dos horas extrapolada a 24 horas, dando los resultados que ellos mostraron con tanta algarabía. De otra parte, es fácil deducir que si la zona probada está a 7000 pies de profundidad, la Occidental la hubiese probado y si era de ese potencial no hubiese abandonado el pozo y terminado el contrato. Por lo tanto, hay que recibir con cierto recelo los anuncios hechos por el Ministro. Los resultados de esta prueba no eximen de responsabilidad al Ministro ni al Presidente de Ecopetrol de la irresponsabilidad del anuncio hecho anteriormente sobre las reservas de 200 millones de barriles de petróleo descubiertos en el pozo Gibraltar 1. En cuanto a los conceptos de Senador Serrano y del Ministro sobre si es gas condensado o petróleo, ambos tienen razón. El hidrocarburo líquido se denomina petróleo, no importa la gravedad Api que tenga, así como al metano, etano, propano o butano se les denomina gas natural y a los fondos de refinería, alquitranes, parafinas y bitúmenes se consideran la fase sólida de los hidrocarburos. De ahora en adelante deben tener prudencia y explicar con razones técnicas claras, los resultados finales de las pruebas del pozo. Si estas son positivas, esperar la perforación de nuevos pozos para llegar a resultados concluyentes sobre el hallazgo y las posibles reservas del descubrimiento. De otra parte, no conozco el contrato Catalina, ni el contrato o convenio que hicieron para la instalación de la plataforma B en Chuchupa, pero al oír las declaraciones por televisión del Ingeniero Serrano, indudablemente que cualquier ingeniero de petróleos, medianamente inteligente, se da cuenta que la negociación del contrato Catalina es otro de los fiascos de Ecopetrol. Esto da para pensar que las personas que negociaron este contrato o son neófitos en la materia o muy bueeenooos negooocianteees. *Ingeniero de petróleos y geólogo. Continuará... ~ Tomado de El Heraldo-Económicas. Barranquilla, Martes 22 de Abril de 2003.