[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

Jardines y Flores para Casa del Libertador.

From: Agustín Iguarán G.-EL HERALDO
Date: 30 Aug 2001
Time: 04:21:49
Remote Name: 66.110.6.58

Comments

Barranquilla, Jueves 30 de Agosto de 2001

>Exposición de Horticultura y Diseño: Hoy será inaugurado el evento. 22 Clubes de Jardinería participan del mismo. Homenaje a Bolívar y a la naturaleza.

~La Quinta de San Pedro Alejandrino se viste con su mejor traje de gala. Los centenarios árboles bajo los cuales el Libertador reposó en su agonía; las golondrinas y los pericos que en manada posan sobre ellos, les darán una cordial bienvenida a sus invitadas de honor: Las Flores.

A partir de hoy y hasta el 2 de septiembre, la XXVII Exposición Nacional de Horticultura y Diseño “Sierra Nevada de Santa Marta, Corazón del Mundo” abrirá sus puertas y a través de ellas se penetrará al tercer milenio para llevarle a todo el territorio colombiano - por intermedio de las flores - un mensaje de optimismo y paz. Un honor de samarios, compartido con 22 clubes de jardinería del País.

“A la sombra de los tamarindos que fueron testigos de los últimos días del Libertador Simón Bolívar, contemplando las cumbres nevadas de la Sierra y disfrutando de las hermosas bahías que la rodean, estaremos homenajeando a la naturaleza, mostrando a propios y extraños las maravillas que ella nos regala”, dijo la directora de la exposición, Nelly Salom de Ceballos.

HOMENAJE A BOLIVAR

Las plantas y diseños que durante estos cuatro días propios y extraños admirarán, harán recordar que debe respetarse el medio ambiente y que este debe amarse al igual que la madre tierra.

Rosas, Crotos, Aralias, Anturios, Hortensias, Corales, Trinitarias, Azaleas, Cayenas, Lirios, Heliconias, Begonias y Helechos, ornamentarán la Quinta de San Pedro Alejandrino y en este entorno de historia, playas y Sierra Nevada, rendirle homenaje al Libertador; con flores y recuerdos que nunca tendrán fin.

Un homenaje que marca con títulos alusivos al Libertador las diferentes secciones de la exposición, de acuerdo con la división o categoría (horticultura y diseño): “De Simón para Manuela”; “Austera Serenidad”; “Plantas para la habitación de Manuela”; “Plantas para el escritorio de Simón”; “Bolívar contempla la Sierra”; “En honor a San Pedro Alejandrino”; “La Quinta se colmará de flores”; “A manteles con Manuela” son entre otras, las denominaciones.

LOS JARDINES

Pero igualmente la Quinta de San Pedro Alejandrino mostrará, a partir de hoy, una nueva cara externa. En la parte lateral derecha del Altar, 20 bellos jardines entran a formar parte del atractivo que tiene el histórico lugar.

Son jardines con gran colorido y especial ornamentación, diseñados por los clubes de jardinería que participan en la exposición y quienes le hacen este regalo a la Quinta.

La inauguración de la XXVII Exposición Nacional de Horticultura y Diseño, “Sierra Nevada de Santa Marta, Corazón del Mundo”, será hoy a las siete de la noche en el hemiciclo de la Quinta y allí estarán las 300 damas que integran los 22 clubes de jardinería del País, además de algunos invitados especiales...

Un evento que nadie se debe perder.

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

El bullarengue petrolero.

From: RODOLFO SEGOVIA.
Date: 14 Apr 2003
Time: 20:01:19
Remote Name: 66.129.167.125

Comments

Los avatares del contrato de asociación Gibraltar llevan más de 10 años. Comenzó llamándose Samoré y fue suscrito por avisados inversionistas colombianos, a poco del descubrimiento de Cusiana y Cupiagua. Razonaban que el piedemonte llanero debía contener otras acumulaciones profundas. Y en efecto, Occidental Petroleum, compró la mayoría del Contrato apenas iniciada la exploración en superficie. La geología resultó ser promisoria pero endiablada. El subsuelo ha sido sacudido por la orogenia “reciente” de los Andes orientales en Colombia, mucho después de que, en lo que fuera todavía un mar hace 100 millones de años, surgiesen las condiciones para la generación de petróleo. Para los que no conocen el área, se trata de montañas de alguna altura y de un verde profundo, en la frontera entre Boyacá y Santander del Norte y cerca al oleoducto Caño Limón-Coveñas. Gibraltar contenía parques nacionales y una pequeña tribu de indígenas seminómadas: los U’was, cuya capacidad para concitar simpatías internacionales e invocar dioses protectores de la sangre de la tierra dilató años la perforación del pozo exploratorio Sirirí. Antes de iniciarlo fue necesario dar por terminado el contrato Samoré, duplicar el tamaño de la reservación U’wa (cuyas deidades les hicieron el milagrito) y suscribir el actual Gibraltar, menos extenso (25% del original) pero en mejores términos para Occidental y sus socios. Se localizó donde la selva había sido desbrozada de tiempo atrás por los colonos. Un año más tarde, Occidental abandonó el pozo y entregó el Contrato. Castigó en sus libros US$50 millones. No salían las cuentas comerciales al considerar los riesgos en el desarrollo de un campo profundo cuyas las reservas debían compartirse con los socios y con Ecopetrol, y, sin duda también, el desgaste político de fungir de Goliat en la confrontación con los U’wa. Mal negocio para la Occidental, pero esa es la naturaleza de la actividad exploratoria y el porque Ecopetrol es tan prudente al buscar petróleo con dineros que la Nación destina a urgencias sociales. Mal negocio para Occidental, pero bueno para el país. Sirirí se suspendió en medio de dificultades mecánicas y geológicas, cuando ya había penetrado más de 13 mil pies (más de 4 kms) hacia su objetivo, la formación Mirador. Muestras de roca señalaban la presencia de hidrocarburos, probablemente gas. En Ecopetrol, Víctor E. Pérez y Tomás Villamil (vicepresidente asociado de exploración y el mayor experto mundial en la geología del norte de Sur América) no perdieron la fe. Propusieron desviar el pozo oblicuamente y, con una inversión todavía cuantiosa, pero muy inferior a lo ya gastado, verificar la existencia de la acumulación de hidrocarburos. ¡Eureka! En un arranque de emoción patriótica, quizá prematura en cuanto la cuantía de las reservas (¡Ojalá, no, y ojalá sean más!) Ecopetrol anunció la presencia de 200 millones de barriles. Saltan los contradictores. Mi dilecto amigo, el senador Hugo Serrano, de cuyo patriotismo no puede dudarse, cuestiona la evidencia sobre las reservas. No porque no quiera que existan -aunque quizá hubiese preferido que se encontraran bajo un gobierno más cercano a sus simpatías-, sino porque un pocito a esa profundidad y en esa geología resulta generalmente insuficiente para arrojar indicios ciertos sobre el tamaño y calidad del reservorio. Otra cosa, sin embargo, es negar de plano, basado en el informe parcial de una garganta profunda dentro de Ecopetrol, la existencia del recurso. Al afirmar que se trataba de pura agüita nuestro ilustrado senador se expuso a que le sacudieran frente a su curul, de manos del señor ministro, una botellita llena de transparente condensado (petróleo muy liviano que sale disuelto en el gas del yacimiento) extraído de Sirirí. Cancélese, por favor, el bullarengue petrolero hasta cuando un par de pozos, a un costo de más de US$25 millones, confirmen a la calidad del crudo, el volumen de gas y las condiciones comerciales del reservorio. El Heraldo-Editorial.Barranquilla, Lunes 14 de Abril de 2003