[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

International Condemnation for Our 'War on Drugs'.

From: Neal Peirce / The Times.
Date: 29 Aug 2001
Time: 04:22:10
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

~Published on Tuesday, August 28, 2001 in "The Seattle Times": <http://seattletimes.nwsource.com/>

The United States, rarely shy about condemning other nations for human-rights abuses, will get a dose of its own medicine when the World Conference Against Racism opens in Durban, South Africa, on Friday.

The Target: America's "war on drugs" and the charge that it is inherently racist because black men are being imprisoned for drug offenses at 13 times the rate of white men.

A team of U.S. lawyers, clergy, drug-policy and alternative-incarceration experts, organized as the Campaign to End Race Discrimination in the War on Drugs, will assert that America's criminal-justice system has been turned into an "apartheid-like" device.

"We don't want to see the United States continue to get off the hook on this," says Deborah Small of the Lindesmith Center-Drug Policy Foundation, one of the U.S. delegates. "There has been a lot more attention about racial profiling and to the death penalty internationally than to the drug war. But there is no other public policy in the U.S. that affects so many people detrimentally."

The campaign last week also released a letter to U.N. Secretary-General Kofi Annan calling on leaders in Africa and the international community at large to speak out against the United States for allegedly racist pursuit of its drug war.

What are we to make of this attempt to make an international cause celebre of our drug and incarceration policies?

I'd like to say it's based on exaggeration, oversimplification and half-truths. But I can't.

The motivation behind our drug wars, our mandatory minimum sentences, our willingness to let our incarceration rate balloon to the highest in the world, was not race but "law-and-order" politics. Yet, the impact of our policies has become profoundly racist. We know it. We just do precious little to correct it.

Consider: According to the Washington-based Sentencing Project, African Americans are 13 percent of drug users but represent 35 percent of arrests for drug possession, 55 percent of convictions and 74 percent of prison sentences.

And there's little mystery why. First, there's location: Poor black city neighborhoods — not calm white suburbs — are the scene of massive street sweeps, buy-and-bust operations.

And then, there's class. Jenni Gainsborough of the Sentencing Project notes: "If you're white middle-class and your kid is on drugs, you call the treatment center. In the inner city, there's no treatment. Your first port of call is the criminal-justice system — and it escalates. Once you have a record, every interaction leads to a stronger sanction."

States fed these fires with their tough laws of recent years, and the federal government, if anything, is worse. Under a 1986 federal law, it takes only one-hundredth the amount of crack cocaine (generally more popular in black neighborhoods) to trigger the same mandatory minimum sentence as powder cocaine (more popular among affluent whites).

In 1995, one of three American black men between 20 and 29 was either in jail, prison, on parole or probation. In many city neighborhoods, more than half of young black men spend time in prison. Even those inclined to form permanent relationships can't do so from behind bars. As ex-felons, jobs are rare. In 13 states, they can't even vote after their release.

Official policy, says James Compton, president of the Chicago Urban League, is leading to "incapacitation of future generations . . . crime, addiction, poverty, hopelessness and despair in the black community."

There are a few shreds of hope. Justice Department figures show the count of Americans behind bars (over 2 million) is starting to level off after its explosive growth in the '90s.

And California's reform Proposition 36, passed in 2000, means nearly 40,000 nonviolent drug users each year will receive treatment rather than being slapped in prisons.

But rolling back the incarceration tide may be tough. During the '90s, states added 528,000 new prison beds, costing $26.4 billion. Many rural areas scrambled to get the prisons and their payrolls. Today, thousands of rural white men guard black city convicts.

Try to close such prisons and localities will likely fight as fiercely as when military bases are threatened with shutdowns, says the Sentencing Project's Marc Mauer. And not just for the jobs. The census counts prisoners where they're incarcerated, not their home cities. Result: the prison towns get extra political clout and government grants; the desperate inner cities lose both.

"Drug prohibition has become a replacement system for segregation," says Ira Glazer, director of the American Civil Liberties Union. "It has become a system of separating out, subjugating, imprisoning . . . substantial portions of a population based on skin color."

One winces at the harsh words. Few of the legislators who wrote today's laws anticipated such outcomes. But the results are negative enough to give strong credence to the charges of racist policy being leveled against our country. And we have no one to blame but ourselves.

*Neal Peirce's column appears regularly on Editorial pages of "The Times".

>Copyright © 2001 The Seattle Times Company. >>From: Common Dreams/NewsCenter: <http://www.commondreams.org/> is a non-profit news service providing breaking news and views for the Progressive Community.

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

Basuras: 4 Modelos.

From: Lilliana Vélez de Restrepo y Gustavo Adolfo Gallo Machado.
Date: 09 Apr 2003
Time: 20:32:07
Remote Name: 66.129.167.51

Comments

>Existen varios métodos que, según el manejo, pueden ser exitosos. >No hay conciencia para el manejo de los residuos sólidos. >Las opciones van desde rellenos sanitarios hasta las biotecnologías. >Se requieren políticas de Estado y no soluciones temporales. ~Medellín: En el manejo de residuos sólidos no existen soluciones mágicas ni maravillosas: que si un relleno sanitario; que si un compostaje; que si un horno incinerador; que si biotecnologías; que si se entierran o se dejan al aire libre... Estas son sólo algunas de las alternativas que se estudian en el Valle del Aburrá en el momento en que la polémica Curva de Rodas llegó a su fin. Medellín no es ajeno al desmedido aumento de los residuos sólidos en el mundo. Hace ocho años en la ciudad se producían 0.3 kilos de basura/persona/día. Hoy, los niveles están alrededor de 0.56 kilos/persona/día y la tendencia es que siga creciendo. A pesar de que no existen políticas claras ni una agresiva campaña educativa sobre el manejo de los residuos sólidos y el reciclaje, investigaciones realizadas por la Universidad de Antioquia demuestran que el 85% de la población está dispuesta a reciclar en la fuente. "El reciclaje es un proceso que se inicia en los centros de generación: industrias, fábricas y hogares.Consiste en separar, recolectar, transportar, reprocesar, comercializar y reincorporar a las cadenas de producción nuevamente lo que muchos desechan", explica Luis Aníbal Sepúlveda, ingeniero Sanitario, presidente de la Asociación de Ingenieros Sanitarios y Ambientales (Ainsa). En la medida en que las personas tomen conciencia de la importancia de contribuir, desde sus hogares, con la separación de las basuras, agrega, será mucho más fácil y eficaz el manejo de los residuos aquí o en cualquier parte del mundo. ~Alternativas: Con el fin de brindarle claridad a la comunidad sobre las diversas opciones que se analizan en Antioquia para el manejo de los desechos, presentamos a continuación dos de las principales alternativas. La Biotecnología Combeima (ver figura 2) es la que actualmente utiliza Empresas Varias de Medellín en la Curva de Rodas y, en el futuro, se implementará en el corregimiento Pradera de Donmatías. Los residuos orgánicos e inorgánicos se organizan en trincheras -o piscinas- y, al tiempo, reciben los microorganismos que, en 60 días, transforman los desechos orgánicos en bioabono que sirve para enriquecer los cultivos agrícolas y los análisis científicos así lo demuestran. El ingeniero Orlando Rondón, representante de la Cooperativa Asesorando, explica que el modelo colombiano es eficaz y quedó corroborado por pruebas efectuadas por las Universidades Nacional y de Antioquia. "En la Tecnología Combeima hay ausencia de lixiviados, gases tóxicos, aves carroñeras, malos olores y otras plagas que se presentan en los rellenos sanitarios. Los microorganismos, que son especies microscópicas, se encargan de transformar los residuos orgánicos en abono. El resto del material sobrante como los plásticos, vidrios, papel, cartón, lo que sugiere nuestra empresa, es que se reutilicen", agrega Rondón. Reitera que el modelo que se aplica en el Valle de Aburrá tarda 60 días, pero su compañía tiene otro proceso de 45 días, igual de efectivo. "En el desarrollo, los residuos reciben diariamente dosis de aire y ozono que inciden positivamente en la transformación. Algunos procesos que se efectúan por acción de estos microorganismos es que cambian las sales minerales en sustancias orgánicas, proteínas y lípidos y los carbohidratos en sustancias sencillas solubles y asimilables, para terminar en el proceso de la mineralización y estabilización de la materia orgánica", apunta el experto. "Nuestra experiencia está comprobada en varios municipios del país como Venadillo, Cajamarca, Ibagué, Apartadó, localidades en las que se resolvió el problema de los residuos. Sin embargo, es la primera vez en el mundo, y ese es el valor agregado más importante que resaltamos, que se tratan 2.400 toneladas de residuos con este proceso novedoso con resultados altamente positivos, certificados por la Universidad de Antioquia en las pruebas piloto que se hicieron cuando arrancamos en el Departamento. Además de eso, reitero, hay pruebas fehacientes en varias regiones del país", indica Mariana Rondón, gerente de la Cooperativa Asesorando. ~Desarrollo autosostenible: Biotecnología Agrocolombiana (figura 3) es un producto netamente nacional, desarrollado por el científico Luis Orlando Castro Cabrera y que ya ha recibido importantes premios internacionales como el Alcaltel, de Estados Unidos, y mención de honor en el Príncipe de Asturias. Además, cuenta con patente válida hasta el 2017 y reconocimiento como producto Top Quality (alta calidad) del laboratorio Wells, de Estados Unidos y de Sumitomo Corporation. Así mismo tiene certificado y registro de venta ICA y una alta calificación de la Procuraduría. ¿Pero en qué consiste? Se trata de unos microorganismos mineralizados que fueron modificados a través de inducciones en el medio físico donde viven para realizar un proceso de biotransformación de todas las materias orgánicas. "Cuando llegan los residuos sólidos a nuestras plantas separamos lo orgánico de lo inorgánico (a través de un minucioso proceso de reciclaje). Con lo orgánico armamos unas hazadas (grandes pilas) y les inoculamos los microorganismos que inician de inmediato su proceso de biotransformación. Esta labor dura 45 días al final de los cuales obtenemos un bioabono de altísima calidad que le vendemos a los agricultores. En este momento el bioabono que producimos en la planta de Duitama se expende a los paperos del departamento de Cundinamarca", explica el ingeniero Civil, Julio Villota. De acuerdo con los análisis que se han efectuado en Estados Unidos, este bioabono "no contiene ningún patógeno, resultando negativo a la salmonella y el colio". Este concepto fue refrendado por el análisis de la Procuraduría que señala que este sistema "es un claro ejemplo de un manejo integral de los residuos sólidos y representa una tecnología de punta que se enmarca dentro de las denominadas tecnologías limpias ya que genera un impacto mínimo al medio ambiente físico, evita la proliferación de vectores que aumentan significativamente los factores de riesgo para la salud pública, no produce olores ofensivos y sobre todo, no produce lixiviados. Por lo anterior, este procedimiento es lo más cercano a la definición de desarrollo autosostenible." Según Villota, el proceso de Biotecnología Agrocolombiana permite no sólo manejar los residuos sólidos cuidando el medio ambiente, sino que conlleva un importante factor económico: "se le da valor comercial al 85% del total de los residuos reciclables y al bioabono que queda como producto final. En este momento una tonelada de bioabono se expende en Duitama a $260.000", afirmó. Es tal el deterioro que en la ciudad tienen los rellenos sanitarios, que con sólo mencionarlos ya hay malos olores. Sin embargo, dice el ingeniero Luis Aníbal Sepúlveda, la clave para que se sostengan está en su buen manejo. Mientras la gente no tome conciencia de lo importante que es separar a diario en los hogares lo plástico del papel y los residuos orgánicos, lo más probable es que en pocos años nuevamente la discusión sobre qué hacer con los residuos sólidos esté en la palestra pública. Esta tarea no es sólo de los gobiernos, que por demás deben tener campañas firmes y no planes del directivo de turno, para que por fin las basuras dejen de ser un problema y se conviertan en alternativas económicas. Las campañas educativas son fundamentales y en ellas debe participar la comunidad. >TOMADO DE: El Colombiano. Septiembre 15 de 2002. Pág. 4d y 5d. >Articulo retomado de:<http://www.bibliotecapiloto.gov.co/virtual/noticias/colombia/septiembre/15_4d_5d.htm>