[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

La Villa de Aibonito:Jardín de Puerto Rico

From: Historia / Angel Ortiz-ALOG
Date: 19 Aug 2001
Time: 06:20:20
Remote Name: 66.110.6.79

Comments

~AIBONITO,Puerto Rico:HISTORIA.

En 1822, este territorio tenía ya más de dos mil habitantes y era un barrio de Coamo.

En dicho año, los Vecinos de Aibonito dieron poder a Manuel Vélez para que gestionara Permiso del Gobierno para constituirse en Municipio separado.

Aunque el Ayuntamiento de Coamo se opuso, el 13 de Marzo de 1824 Vélez obtuvo el Permiso solicitado y fue designado Capitán Poblador...

~ANECDOTA:

>Las notables mejoras que alcanzó el Municipio a partir de 1887 se debieron a una curiosa circunstancia. El General Romualdo Palacio, Gobernador de la Isla, el año citado se trasladó a Aibonito para dirigir sus conocidos "Compontes" con los que quería castigar a los miembros del Partido Autonomista, a los que acusaba de separatistas.

Desde allí podía dirigir la feroz represión contra Juana Díaz y Ponce, que según el General eran los focos de la insurrección.

A Palacio le gustó mucho el clima y el paisaje de Aibonito, y prometió a los vecinos mejorar las obras públicas y conseguirle el título de villa.

Tan agradecidos quedaron los Consejales, casi todos los cuales eran incondicionales radicales, que después de que el General fue sustituido en el mando y embarcado para España, el Ayuntamiento acordó declararlo: Hijo Adoptivo de Aibonito.

El 12 de Mayo de 1888, por Real Orden, se le concedió a esta Población: El Título de Villa.

Al parecer, Palacio: Había cumplido su Palabra.

~Este Anécdota forma parte de: >La Historia de Aibonito,"Jardín de Puerto Rico", verla completa en: <http://www.xsn.net/angelortiz/AIBONITO.htm>

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

Así encontró petróleo Ecopetrol en Gibraltar 1.

From: LUIS ALBERTO MIÑO*.
Date: 05 Mar 2003
Time: 18:36:37
Remote Name: 64.152.139.38

Comments

LUIS ALBERTO MIÑO, Subeditor de Nación-Marzo 4 de 2003,Bogotá. Expertos de la entidad descubrieron el pozo petrolero más grande de su historia estudiando desde el gas que guardaban los granos de arena hasta el polen que dejaron las flores hace más de 40 millones de años en las rocas que sacó la Oxy durante su fallida búsqueda. En setenta días de excavación, con nueve millones de dólares, los investigadores colombianos lograron lo que la compañía estadounidense, una de las más importantes del mundo, no pudo hacer en más de siete meses de trabajo, luego de invertir 70 millones de dólares. A comienzos del año pasado, las esperanzas de hallar petróleo en Gibraltar 1 eran remotas. La Oxy le había informado a Ecopetrol su intención de abandonar la exploración, pues la perforación avanzaba y los resultados no eran alentadores. Ante el temor del abandono del proyecto y que cayera una 'condena' sobre el pozo, que espantaría a otras compañías de buscar crudo en la zona, Ecopetrol intentó disuadir a la Oxy. Tomás Villamil, vicepresidente adjunto de exploración de Ecopetrol, y Jaime Muñoz, un geólogo, hicieron un estudio técnico de la viabilidad del pozo y encontraron que sí había esperanzas de petróleo, pero tocaba cambiar el curso de la exploración. En abril, viajaron en dos ocasiones a Houston, en Texas (Estados Unidos), para tratar de convencer a los directivos de la compañía petrolera que continuara los trabajos, convencidos de que las probabilidades de éxito eran altas si se corregía el rumbo. La compañía estadounidense y otras siete multinacionales analizaron los estudios de los colombianos y descartaron su participación en el proyecto. El 6 de mayo, la Oxy oficializó su retiro del pozo. Entonces, le tocó a Villamil convencer al presidente de ese entonces de Ecopetrol, Alberto Calderón Zuleta, para que la empresa se metiera sola en la exploración del campo. "Con base en nuestros estudios, teníamos un 80 por ciento de probabilidad de encontrar petróleo. Los estudios eran científico y nuestra política era apuntarle a lo grande", recuerda Villamil. Los análisis a las rocas que sacó la Oxy del pozo, que regularmente se desechan, les sirvió para determinar que había altas probabilidades de encontrar hidrocarburos y que la perforación debería ser más perpendicular, en busca de rocas más antiguas. Aunque la decisión fue difícil, pues se trataba de invertir 9 millones de dólares en una exploración que ocho compañías, de las más importantes del mundo, habían desechado, Ecopetrol decidió, a finales de ese mismo mes, asumir la exploración con base en sus estudios. Por el mismo hueco Villamil, un experto geólogo, encabezó el proyecto y conformó un grupo elite, en los que participaban desde geólogos colombianos especializados en Estados Unidos hasta personas de seguridad, medio ambiente y funcionarios de relaciones con la comunidad. En el campo, los funcionarios de Ecopetrol aprovecharon la carretera de acceso al pozo estaba construida y con más de 40 personas, que se turnaban las 24 horas, comenzó el proyecto. El 30 de noviembre del año pasado, los expertos de perforación metieron el taladro por el mismo orificio, de casi un metro de diámetro, que había abandonado la Oxy. La broca hizo inicialmente el mismo recorrido. Cruzó la formación Mirador (en donde la Oxy ya había hallado hidrocarburos que nos son muy rentables), siguió bajando y a 10.400 pies se desvió de la ruta. "Ese punto nos lo había determinado un modelo geológico que habíamos construido y sabíamos que el objetivo estaba cerca, pero hacia abajo", dice Villamil. Hicieron dos intentos en de perforación, pero en ambos el hueco se les derrumbó. Debieron buscar a un experto de Estados Unidos en exploración para les ayudara y el sábado 8 de febrero, el taladro abrió un hueco de seis pulgadas en el reservorio Barco, a 12.050 pies (3,7 kilómetros de profundidad), con rocas de unos 60 millones de años, que nunca habían sido tocadas. En ese lugar, nombrado así por la familia del ex presidente Virgilio Barco, se calcula conservadoramente que existen 200 millones de barriles de petróleo, la producción anual actual de todos los campos petroleros del país. Tras los estudios del crudo hallado, el fin de semana pasado se prendió por fin en la superficie del campo una llama con el gas que comenzó a brotar del pozo y se prendió la esperanza de alejar el fantasma del desabastecimiento de crudo del país, pues en el área existen expectativas de hallar más yacimientos. "Esto se debe a la terquedad de nosotros, a las investigaciones, al trabajo en equipo y a la estrategia que adoptamos de apostarle a cosas grandes", dice Villamil.