[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

Stop Pesticide Spraying in Colombia!

From: Carta al Presidente de los Estados Unidos de América
Date: 10 Aug 2001
Time: 08:36:49
Remote Name: 66.110.6.142

Comments

>Carta al Presidente Bush,a través de la OSP: Organización del Secretario Progresivo(Progressive Secretary Org./PSO & Mr. Jim Harris,Staff).

"HAS QUE TU VOZ SEA ESCUCHADA"-OSP "MAKE YOUR VOICE HEARD"-PSO

~Dear President Bush:

The United States Government, with the willing cooperation of the Government of Colombia, is using aerial fumigation in a misguided effort to eradicate illicit coca crops.

This terrible practice is wreaking havoc on food crops, the natural environment, domestic animals, and the people themselves. Large numbers of people in the Putumayo district have been forced to become refugees, driven from their own lands.

The Catholic Church, Colombia's own Human Rights Office, and numerous Colombian and American groups are calling for an urgent halt to aerial fumigation.

I urge you, President Bush, to act immediately to stop this spraying immediately.

Sincerely,

Wanda X Palacio RR 11-Buzón 3820 Bayamón, PR 00956

>Note: This letter supports a campaign of Catholic Relief Services,the Colombian Human Rights Office, Washington Office on Latin America, and other organizations. It goes to President, Vice President, and Congress.

Further information: <http://www.wola.org/> (Click on: "Aerial Fumigation").

~RESPOND: Thank you for eMailing President Bush. Your ideas and comments are very important to Him.

Unfortunately, because of the large volume of eMail received, the President cannot personally respond to each message.

However, the White House staff considers and reports citizen ideas and concerns.

Again, thank you for your email. Your interest in the work of President Bush and his administration is appreciated.

Sincerely, The White House Office of E-Correspondence.

>Letters to the following officials were individually written and sent. They address the official by name at least once and may contain information specific to that official and this letter.

~President Bush: <president@whitehouse.gov>

~Vice President Cheney: <vice.president@whitehouse.gov>

~Make Your Voice Heard. Enroll in: <http://www.ProgressiveSecretary.Org>

>Progressives send far fewer letters than conservatives. Please invite others to join and level this field.

~Jim Harris,Staff: <Jim@ProgressiveSecretary.Org>

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

Manbush se va a la guerra.

From: Daniel Samper Pizano.
Date: 03 Mar 2003
Time: 17:14:18
Remote Name: 64.152.139.38

Comments

CAMBALACHE. La decisión parece tomada: Washington quiere “reescribir la Historia”. Una ironía cruel de la confrontación internacional que se avecina es que, mientras algunos países realizan complejas gestiones diplomáticas y apremian a los inspectores de la ONU para que produzcan resultados y empujan a Sadam Hussein para que coopere, el gobierno de Estados Unidos hace rato decidió que hay que atacar, y lo hará. Mambush ya se fue a la guerra. Doscientos mil soldados no se ponen en marcha solo para amenazar a un tipo tan nefasto como Hussein pero, al fin y al cabo, con mucho menos peso específico que la Norcorea nuclear. Así, pues, las vueltas y revueltas de líderes internacionales no son más que onanismo diplomático. Aunque uno nunca sabe qué baza juegue a última hora el destino, la suerte parece echada. Se trata es de ganar posiciones mientras estalla el fuego y prever cómo acabará la aventura. Las siguientes son algunos de los factores que participan en la ruleta. 1) “Reescribir la Historia”. Bush confiesa que sus planes van más allá del desarme de Sadam o su derrocamiento. Se trata de “reescribir” la Historia del Medio Oriente que, según los cerebros estratégicos que lo asesoran, fue trazada por otros y deberá tener en adelante un futuro determinado por los intereses de Estados Unidos. 2) El mapa petrolero. El primero de esos intereses no es combatir el terrorismo, como se dice, sino asegurarse energía para el futuro. Por eso quien provocó el horrible atentado del 11-S anda en paradero desconocido, pero toda la atención se centra en tumbar un dictador sin nexos con él. El 65 % del petróleo del planeta yace en el Medio Oriente. Arabia Saudí tiene el 25 % de las reservas del mundo, e Irak, cerca del 11 %. Mientras tanto, Norte América es un leviatán petrolero que devora más que Europa (Rusia incluida) y Africa juntas. Su consumo aumenta aceleradamente, pero su producción doméstica no: en el 2001 importó el 55 % de sus necesidades, y en el 2025 llegará al 75%. Como Hussein ha concedido contratos de explotación a varias firmas europeas, pero no a las de Estados Unidos, su Némesis, Washington piensa que es hora de esculcar las reservas iraquíes. El cabildo que congrega a los opositores de Hussein prometió que, caída la dictadura, “las empresas estadounidenses harán el gran negocio”. Además, un golpe de mano en materia de petrolera será clara admonición para Arabia Saudí, régimen cada vez menos tranquilizador. El futuro económico de EE. UU. pasa por reordenar el mapa de recursos (aguas incluidas) a su favor. Bush y el vicepresidente Dick Cheney, ricos empresarios petroleros, lo saben mejor que nadie. Así las cosas, el lento strip-tease de los arsenales de Hussein no interesa a Washington. Ni siquiera si fuera más hondo y veloz. La meta es controlar el nuevo reparto. 3) El Consejo de Seguridad. El sacudón inminente producirá mayores o menores efectos en las instituciones de gobierno mundial según se maneje. Con su acción unilateral al margen de la ONU, Estados Unidos podría dinamitar una organización que ha sido esquiva a sus planes. Pero antes de que ello ocurra, se juega un importante partido. Son quince miembros del Consejo de Seguridad; cinco permanentes y diez temporales. Se requieren nueve para aprobar una resolución, o uno de los primeros para vetarla, circunstancia que desde 1996 sólo ha ocurrido ocho veces. El ambiente está enrarecido. Los peces gordos presionan a los chicos para que los apoyen, según se quejó Chile, y The Observer (marzo 1º.) denunció que la CIA ha montado una operación chantajista de trucos sucios (grabaciones clandestinas a delegados extranjeros, interceptación de mensajes, vigilancia subrepticia). El ideal para Bush es que el Consejo le otorgue patente de guerra. Pero si no lo consigue, está decidido a sumir en la “irrelevancia” (palabras suyas) a la ONU y al Consejo. Hasta hace poco Colombia era miembro de este organismo. Ya no, por fortuna; de lo contrario, nuestros delegados estarían tirándole piedra a Hussein en Bagdad para halagar a Estados Unidos. 4) Obstáculos. Muchos países, comunidades y líderes quieren sembrar obstáculos al paso de la locomotora Bush. Con suerte, descarrilan la guerra. Pero si no, al menos ganan terreno o sientan posiciones. Los más decididos son los pueblos de casi todo el mundo, que están en la calle pidiendo paz. También organismos como la Liga Árabe o el parlamento turco, que tumbó la autorización del gobierno para desplegar tropas estadounidenses en su territorio. El delicado ajedrez ha permitido que Francia y el presidente Jacques Chirac surjan como cabezas de la paz, la legalidad y el multipolarismo. 5) ¿¿¿??? El futuro está erizado de incógnitas. La guerra obedece a un plan minucioso, pero nadie puede saber si se desarrollará como quiere el Pentágono o si la reacción de terrorismo, fanatismo y antiamericanismo producirá un incendio del cual se arrepientan todos. Hasta Mambush. El Tiempo/Columnas de Opinión. Bogotá, lunes 3 de marzo de 2003. <cambalache@mail.ddnet.es>