[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

SOBRE EL BIEN, EL MAL Y ALGO MAS...

From: Rubén Castillo Gill *
Date: 07 Jul 2001
Time: 06:46:56
Remote Name: 66.110.6.157

Comments

~Es evidente que el Poder sin contrapesos anula nuestro sentido de las distancias y Libera ese Universo de “diabólicas” Tentaciones~

"La noción del bien y el mal está inmersa en nuestra cultura de manera determinante. La conciencia religiosa de la sociedad nos afirma que existe un ser superior que, alojado en la inmensidad celestial, nos promete un destino inmortal, si cumplimos con sus sublimes mandatos. Asimismo, y como contrapartida, deambula por el mundo el llamado “príncipe de las tinieblas”, héroe de la maldad y refinado hacedor de las tentaciones humanas.

Esta visión dual de la vida ha sido motivo de diversas consideraciones. En la literatura, Fernando Pessoa, ese genio de la lengua portuguesa, nos muestra al diablo como un ser taimado, instigador de la tentación cotidiana y, según él, elemento indispensable para que la humanidad pueda desarrollarse. Pessoa, en su obra La hora del diablo, señala que el bien es un elemento que existe en tanto y en cuanto exista el mal, y que ambos son la cara de una misma moneda.

En la filosofía, Hegel le dio un vuelco al idealismo, creando un sistema basado en las contradicciones, donde la pureza absoluta no existe y donde las propias diferencias generan la fuerza de lo nuevo en la matriz decadente de lo viejo.

Nietzche, preso de su ininterrumpida locura, postuló que Dios era un obstáculo para el desarrollo del hombre, ya que su ética de la bondad y la paz lo adormecía, destruyendo su espíritu creador. Friedrich Nietzche decretó, en medio de su turbulento pensamiento, la muerte de Dios. Se dice que su filosofía fue fundamento del siniestro nazismo.

Por otro lado, Juan Bosh, ex presidente de República Dominicana y eximio literato, hizo una defensa encendida del valor histórico de Judas, a quien le atribuye, indirectamente, la salvación del mundo. Bosh consideraba que el martirio de Cristo y la consecuente redención de la especie humana no hubiese sido posible sin la traición de Judas.

En la historia, el bien y el mal toman lugares extraños. Rafael Leonidas Trujillo decía que su peculiar régimen se había instaurado para producir bienestar al pueblo dominicano a través de un liderazgo vigoroso. En virtud de su adocenada visión de las cosas, la capital de República Dominicana pasó a ser “Ciudad Trujillo” y él, el “benefactor”.

Trujillo y su estirpe basaron su poder en un todopoderoso paternalismo y en el ejercicio cotidiano de la crueldad. Miles de dominicanos sufrieron la persecución más infame, mientras el dictador pensaba que su poder se ejercía en bien de su pueblo y como delegación divina. Trujillo murió asesinado y en su último aliento de vida, pensó que sus ajusticiadores eran unos malagradecidos que nunca comprendieron su grandeza. ¿Era el mal en nombre del bien?

En el camino de esa continua pugna entre el bien y el mal, la irracionalidad no se ha ahorrado en el mundo. En los albores de la Revolución Rusa, al comisario de instrucción Anatoly Lunascharky se le ocurrió acabar con la dicotomía entre el bien y el mal, para lo cual inventó un juicio a Dios, declarándole culpable y condenándole a muerte, sentencia que se ejecutó con tiros dirigidos al cielo.

Recientemente, Gioconda Belli, celebrada periodista nicaragüense, divulgó sus memorias, en las que un histórico militar panameño participa de una manera poco digna. Belli, quien fue seguidora del Sandinismo, relata que, a propósito de la lucha contra Somoza, viajó a Panamá a pedir apoyo al Gobierno, obteniendo una cita con cierto dirigente castrense, quien en medio de un ambiente playero y nocturnal, hizo todo lo posible por seducirla. Pareciera que el líder político-militar se olvidó de los motivos de la importante misión de la periodista.

Es evidente que el poder sin contrapesos anula nuestro sentido de las distancias y libera ese universo de “diabólicas” tentaciones, inoculadas en el organismo de todo ser humano.

En Sudamérica, las dictaduras militares encarnaron la cruzada “contra la subversión” a través del carcelazo y el fusilamiento cotidiano. Videla y sus compañeros latinoamericanos dijeron que la persecución violenta y la atroz ausencia de garantías ciudadanas eran necesarias para mantener “los valores de la sociedad cristiana”. ¿Era el bien con las formas del mal o el mal ataviado con uno de sus mil rostros?

En nuestro folclore, el diablo adquiere formas divertidas. Nuestros diablicos son picarones e inocentes y sólo asustan a uno que otro infante.

Otto Morales Benítez, cumbre del pensamiento indoamericano, nos relata que existe una expresión sosegada y tranquila del maligno en el Diablo de Riosucio. Este demonio hace su aparición en época de carnaval para tutelar el júbilo popular. Vale anotar que este diablo está humanizado por la tradición, ya que el pueblo le quita los rasgos de perversidad y maldad que deben caracterizarlo.

En lo cotidiano, el bien y el mal se entremezclan misteriosamente ya que pareciera que el ser humano atraviesa la vida sin querer liberarse de la marca de Adán y Eva. En ese sentido, nuestras sociedades son más elásticas en sus patrones morales y éticos ya que estas nociones toman la forma de los intereses que prevalecen en la fría sociedad mediática y globalizada.

Bien y mal, como conceptos, siempre sufrirán la relativización de una sociedad que se primitiviza en la carrera absurda por hacerle más daño al prójimo. Desigualdades, daños ambientales y enloquecimiento de los sistemas económicos, son el fruto de la “flexibilización” de los valores fundamentales del ser humano que, según su actitud presente, es adicto a representar el papel de equilibrista en el abismo de la nada.

Yo, que soy un pecador confeso, pero con ánimo de conversión, tengo una recurrente pesadilla que se refiere al bien y al mal. Sueño que el cielo está en proceso de privatización y que no tengo el dinero ni las influencias para obtener el pedazo que me daría la vida eterna. En ese momento despierto sobresaltado y descubro que sigue allí, azul, puro e inalcanzable para los espíritus malvados que no se arrepienten de sus fechorías terrenales".

*El Autor es Abogado.

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

EXCUSAS, ...Mal Viejo e Innecesario.

From: Rodolfo J. Palacio Castillo.
Date: 12 Feb 2003
Time: 18:25:11
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

Para los que siguen creyendo, que la intensión de obstaculizar el Desarrollo de las Propiedades Privadas de Petróleo en la Nación es algo de reciente. Y ya sea, porque no conocen o desconocen la Historia de esta Industria, les invitamos a que tomen su Propia Conclusión, con la amena Lectura de esta referencia Historica: ~INICIATIVA PRIVADA PETROLIZADA. Las exploraciones de petróleo también llamaron la atención de los empresarios locales, durante la época proteccionista de Rafael Reyes. En 1905, Diego Martínez Camargo celebró con el gobierno un contrato de concesión para establecer refinerías de petróleo en la costa por el término de veinte años; seis meses más tarde, los hermanos Palacio firmaban un contrato similar para el departamento del Atlántico. Años después, Rodríguez Plata atacó duramente el contrato de Martínez Camargo, por considerarlo "altamente nocivo para los intereses públicos", inconveniente por su carácter monopólico, e ilegal porque permitía establecer muelles y desembarcaderos marítimos, lo que contrariaba las disposiciones del código fiscal(6) ~Ref. 6: <http://banrep.org/blaavirtual/boleti3/bol3/liga.htm#6>. Ospina Vásquez,Luis: “Industria y protección en Colombia, 1810- 1930”, Bogotá, 1974, pág. 452. Ver Colombia: Informe del Ministro de Obras Públicas a la Asamblea Nacional, Bogotá, págs. 169-175 // Fin de la Referencia. Los ataques a Martínez Camargo, lanzados desde el interior al amparo del Estado -so pretexto de la defensa del interés público- eran interpretados, en ciertos círculos de la costa, como celos regionales. Se desconfiaba de la pretendida impersonalidad del Estado. El periódico La Nación, de Barranquilla, defendía así el camino de la libre, empresa: ¿Entonces? Pues entonces, la Costa Atlántica no tiene por qué pagar con su estancamiento la estrechez de criterio de los economistas adocenados, que desconocen aquello mismo sobre lo que se ponen a legislar con una dulce y tranquila inconciencia. Y la acción solidaria de la Costa debe ponerse en evidencia, para pedir que se vuelva a los caminos amplios, y se destruyan las barreras que impiden desarrollar la industria del petróleo(7) ~Ref. 7: <http://banrep.org/blaavirtual/boleti3/bol3/liga.htm#7>. La Nación, Barranquilla, 17 de noviembre de 1916. Remberto Burgos, El General Burgos. Bogotá, 1965, págs. 275, 285-286. Memorial del Presidente de la Liga Costeña al Presidente de la Cámara de Representantes, Cartagena, 14 de agosto de 1919, en Archivo del Congreso de la República, Cámara de Representantes, “Memoriales y solicitudes”, V, Bogotá, 1919. A diferencia de La Nación, la Liga Costeña se mostró conciliadora, aceptando la necesidad de regular la explotación del petróleo y las "conveniencias de la nación"; pero se cuidó así mismo de proteger los intereses de los particulares costeños, y exigió del Congreso tener en cuenta "especialmente los esfuerzos que ya han hechoo no pocos colombianos para descubrir la existencia de algunas de dichas fuentes [de petróleo] y aun preparar su explotación"// Fin de la Cita. ~La misma, es parte del articulo del Historiador Eduardo Posada Carbó: “La Liga Costeña de 1919, una expresión de Poder Regional”, que fué publicado en el Boletín Cultural y Bibliográfico-Número 3, de la Biblioteca Virtual “Luis Angel Arango” del Banco de la República: <http://www.banrep.gov.co/blaavirtual/boleti3/bol3/liga.htm> Ayer, esta díficil experiencia fué sorteada por la Unión de Visionarios Costeños y del Pasado intentan traer al Presente las mismas trabas(El Río, El Puerto, el Petróleo y los Productos de Importación). Tendremos que recordarles, como Ayer, que: Siguen esos Visionarios, que recibieron el Legado y continuan sus Descendencias en Lucha. Como : Corintuba, explorando y explotando (Potencial que han impedido trás el Primer Descubrimiento en “Las Pérdices”) en los mismos Linderos en Tubará y Sede en Barranquilla-Atlántico, escudandose en términos y manipulaciones que no aplican y son diametralmente opuesto a las Garantizadas en Ley y Nuestra Constitución. Oposición dirigida, bajo premisas de “interés público” o “un descubrimiento de Tipo Comercial”, obstaculos y términos aplicados con el único fin de seguir dilatando su Desarrollo Privado y el de la Región que circunda. Ní comparable, a casos que: “Expertos” catalogan como ‘similares’ al suceso del Caso de Cusiana y su Comunidad, que obtuvo sus Derechos Privados como recompensa de un Bien Oculto a la Nación; pero con una explotación posterior a la fecha límite, que exige para su Descubrimiento( 22 de Diciembre de 1969) la Ley de Petróleos vigente (Nº 97 de 1993.). No siendo el Caso de Corintuba, pues su Hallazgo es en 1883 y se le condiciona a uno comercial, lo cual también cumple,pues su explotación inicial fué de 50 bpd. Quizás, su ubicación en la Región de la Costa, donde ubican y Gracias a un esfuerso propio de sus Ciudadanos-Pioneros( Gral. Manuel Maria Palacio Vargas, reconocido junto a Otros, en un Sello Postal de Nuestro Correo Nacional) sea buena parte de los motivos para los Intereses opuestos a explorar esa Fuente de Hidrocarburo y que sólo protegen para brindarlos a sus protectores No Nacionales, vendiendo la Patria y exponiendolas a Presiones futuras, como las que vimos en el reciente Paro Petrólero de PDVSA en Venezuela, para tomar partido en causas ajenas e inconstitucionales para desestabilizar un Gobierno y su Economía. No tenemos que esperar a vivir esa Experiencia del Vecino País, pues ya pasamos por una similar, cuando hoy tenemos un Vecino: Panamá,segregado de Nuestro Territorio trás dejar entrar un Medio privado de transporte (el Ferrocarril) y que con el Fin de proteger su seguridad, se permitio una intervención de tropas militares del País que tenia la Sede de esta Firma Int’l. y terminaron apoyando su Separación, una excusa para apropiarse de una aspiración mayor: El Canal interocéanico, que iniciaron los Franceses y habian dejado su huella con Nosotros, con la construcción del Puerto en el Caribe: Puerto Colombia-Atlántico, en la Municipalidad del mismo Nombre. Conozcamos, pues: Nuestra Historia, para no tener que ver repetidos sus Errores y Horrores o sin tener que perder la Identidad; pues el desconocer la misma, es: Una Limitación para crear un Mejor Futuro, para Ti, los Tuyos, Nuestros Hijos y para Mi!