[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

Simón Bolívar en Vieques - 1816

From: Luis Echevarría *
Date: 30 Jun 2001
Time: 11:05:28
Remote Name: 66.110.6.147

Comments

Llegaron al anochecer el 5 de agosto a las playas de la isla caribeña. Con un insospechable silencio para no alertar a las tropas españolas, desembarcaron del bergantín el Indio Libre. Venían ambrientos y exaustos de una peligrosa, y extensa travesía. Eran miembros de una complicada expedición libertadora que había comenzado hace cinco meses en Haití. Quien comandaba la quijotesca expedición era el hombre que se propuso quitarle la América a la monarquía española. Recientemente había cumplido 33 años. Su nombre, Simón Bolívar.

Bolívar venía navegando desde la costa norte venezolana donde había sufrido la derrota de sus aspiraciones de reconquistar el territorio. Traía en su tripulación mujeres, niños y unos cuantos ancianos, por lo cual decidió dejarlos en la isla danesa de San Thomas, ya que no podía seguir siendo responsable de sus destinos en momentos tan precarios.

Bolívar estaba en una posición desesperada; sin dinero, deprimido de su propio fracaso, sin víveres, sin agua y es cuando concibe la idea de desembarcar en la pequeña isla de Vieques.

Cerca de la costa, su bergantín encalló, ya que nadie conocía las aguas del lugar, en el momento que se aproxíma un velero español. Cuando el capitán de la embarcación española subió a bordo del Indio Libre para examinar su documentación, cae en manos de Bolívar. A cambio de dejarlo con vida y a toda su tripulación, el capitán español concedió al Libertador tansportar a las damas hacia San Thomas, ayudarlo a desencallar su nave, entregarle un pequeño bote que tenían y prometerle que no volvería por esos mares porque él estaría esperándolo.

Vieques en esa época era una isla visitada constantemente por piratas y corsarios por lo que el gobierno español apenas se mostraba interesada en ella. Fue por el litoral occidental de la isla por donde comenzaron a andar en aquella región desconocida, donde la luz de la luna era su única iluminación.

Los miembros de la expedición provenían de diferentes regiones; eran granadinos, haitianos, franceses, españoles, ingleses y venezolanos, desterrados como su jefe supremo. Algunos de ellos, eran corsarios de Luis Brión, un singular personaje nacido en Curazao que admiraba a Bolívar y quien ayudó economicamente en la intrépida expedición.

En aquella pequeña isla, vivía un ciudadano con título de comandante llamado Juan Roselló. A las ocho de la noche según su mismo testimonio, la ³partida de ynsurgentes² como los describió, interrumpieron en su casa, situada a una milla de la playa. En su relato cuenta que: ³le mataron cuatro bueyes, todas las gallinas, le robaron dos barriles de sal, uno y medio de harina, el baúl con ropa y papeles que contenía, con 186 pesos metálicos, unos pocos del que da el parte y el resto lo tenía guardado de particulares. Tambien un esclavo de su propiedad, hachas y demás instrumentos del trabajo; una carabina, un par de pistolas, con cuanto contenía la casa...².

Los expedicionarios estuvieron cinco días en Vieques según el informe del comandante. Este informe, es el único documento existente en el Archivo General de Puerto Rico sobre la visita, ³ según noticias de varios sugetos de la ysla con quienes se entendieron....a bordo del referido bergantín venia el Bolívar mentado de la Costa Firme....².

Una vez abastecidos, los expedicionarios dejaron las aguas borinqueñas.

No le quedaba más remedio que regresar nuevamente a Venezuela a continuar la lucha, y después de treinta y tres días de navegación desde que partió de la isla holandesa de Bonaire hacia San Thomas, arribó al puerto de Güiria, situado en el oriente del país donde espera reunir las tropas revolucionarias.

Pero habría de sufrir ún amargo desengaño. A su llegada, los oficiales de la expedición José Bermudez y Santiago Mariño no solamente descocen su autoridad debido al fracaso de la expedición, sino le hiciéron abandonar el puerto después de intentar herirle y asesinarle con un grupo de amotinados. Bolívar se defiende con su espada, retrocediendo a su embarcación y no tiene otra alternativa que regresar al único lugar donde puede sentirse fuera de peligro, Haití.

La expedición estuvo llena de dificultades: constante presencia de flotas españolas en las aguas del Caribe, y las costas suramericanas, informaciónes falsas, deserciones, confusión, una población que no respondio a su ayuda como él esperaba, la propaganda del gobierno anunciaba que Bolívar traía una invasión negra de ex-esclavos, y todo un equipo militar que se abandonó en las playas venezolanas.A su regreso rumbo hacia Haití una tormenta los azota por tres días, llegando finalmente al pequeño puerto de Jacmel casi como náufragos. Bolívar no se desilucionaba fácilmente antes cualquier fracaso, él tenía una misión que cumplir. Más de una vez dijo que él era ³el hombre de las dificultades².

Gracias a Alejandro Petíon, el generoso presidente de Haití quien nuevamente lo ayuda en una nueva expedición, Bolívar se puso rumbo hacia Venezuela a mediados de diciembre, para reiniciar su épica obra de reconquistarla por tercera vez. Después de la estadía de Bolívar en Vieques, el gobernante de Puerto Rico, Salvador Meléndez Bruno ordenó la contrucción de un fortín militar en donde se presume que desembarcó la expedición bolivariana, en las costa de Puerto Real, y cuyas obras finalizaron en 1824.

Hace 185 años que Vieques tuvo la presencia de Simón Bolívar, el hombre que pensaba en términos de continentes, de nueva y poderosas instituciones, de humanidad, de libertad para los hombres, de justicia, en la unión de los países americanos, en la creación de un nuevo derecho, de poder verdadero y respetable para las nuevas naciones. Deseaba más que nadie en ese momento un nuevo y más justo equilibrio del mundo con una América libre y rica que ³pudiera mostrar al Mundo Antiguo la majestad del Mundo Moderno².

Vieques formó así parte en la lucha de Simón Bolívar en busca de un continente libre del abuso militar, social y político del Imperio Español, en uno de sus momentos mas difíciles. Dios concede la victoria a la constancia ² dijo Bolívar, y con esas palabras, hoy su lucha continua cuando es otro imperio el que abusa de la salud, del bienestar, del porvenir, la paz y de la libertad de Vieques.

Un año antes de su presencia en Vieques, Bolívar había escrito: ³ Las Islas de Cuba y Puerto Rico que entre ambas puedan formar una población de setecientas a ochocientas mil almas, son las que más tranquilamente poseen los españoles, porque están fuera del contacto de los independientes. Mas ¿no son americanos estos insulares? ¿no son vejados? ¿no desean su bienestar? ². La historia a veces trae concidencias irónicas. En Vieques en el 1816, es un servidor del imperio español llamado Roselló quien representa al gobierno. En el año 2000 es otro Roselló, (gobernador de Puerto Rico) quien le sirve al imperio estadounidense el cual mantiene a la isla de Vieques bajo su dominio.

Fuentes Consultadas: Simón Bolívar: Gerhard Masur (editorial Grijalbo, México 1960) Escritos del Libertador: Vicente Lecuna (Caracas 1948) El Libertador: Augusto Mijares (academia nacional de la historia, Venezuela 1987) Luis Brión Almirante de la libertad: Manuel Díaz Ugueto (monte avila, Venezuela 1993) Bolívar. El Libertador: Gilette Saurat (oveja negra, Colombia 1987) Bolívar en Vieques: Juan Augusto y Salvador Peria (ateneo puertorriqueño, sociedad bolivariana de Puerto Rico 1970) Bolívar en Las Antillas: Demetrio Ramos Pérez (real academia de la historia, Madrid 1986) Simón Bolívar: Tomas Polanco Alcántara (Venezuela 1994) Documento : Transcripción y Nota, Bolívar en Vieques: Luis de la Rosa Martínez (revista caribe,1983-84) y la asistencia de Brunilda García de Puerto Rico.

*Nuestra_América: <nuestramerica@yahoogroups.com>

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

George W. Bush y la Religión.

From: ROBERTO FERRO BAYONA.
Date: 09 Feb 2003
Time: 18:37:23
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

Reportaje desde USA / Miami, Febrero 2003. ~Un Presidente muy Cristiano. “Yo tuve un grave problema de bebida. Ahora mismo podría haber estado en un bar en Texas y no en la Oficina Oval (lugar de trabajo de los presidentes de USA en la Casa Blanca). Pero hay una razón por la cual estoy en esta Oficina Oval y no en un bar. Yo encontré la Fe. Encontré a Dios. Estoy aquí gracias al Poder de la Oración.”. Fueron palabras de George W. Bush ante un grupo de cinco clérigos, tres cristianos, un musulmán y un judío en septiembre pasado durante una reunión en la Casa Blanca y con ellas quiso dejar en claro que sus creencias religiosas son el factor que determina sus labores como Presidente de la nación más poderosa de la Tierra. La mayoría de quienes habitamos el globo terráqueo vivimos bajo los supuestos de alguna creencia derivada de la existencia de Dios. Pero como cada ser humano es libre de crear sus propias convicciones espirituales, existen tantas creencias sobre la participación de Dios en la vida individual, como criaturas que caminan en dos patas. Por ello quienes se entregan al servicio de algún movimiento religioso inician la labor misionera de conformar los rebaños y más tarde integrarse con ellos en alguno de esos cultos que buscan controlar al mundo desde que el primer homínido se aventuró a buscar a sus semejantes. Al desaparecer la individualidad religiosa se da el primer paso en la lucha para lograr la supremacía de cada creencia colectiva en los diferentes lugares del planeta. Lo anterior es una constante que solo desaparecerá cuando se extinga la especie humana. Las angustias y los miedos que vive cada ser humano lo empujan a refugiarse en algún grupo religioso. Pero lo peligroso en este esfuerzo de fortalecer los movimientos de creyentes son las consecuencias derivadas de las prácticas fundamentalistas, o sea aquellas que se adoptan cuando se decide que la misión o destino de las sectas religiosas en este mundo es evangelizar, aún a la fuerza, al resto de los seres humanos. Tenemos que suponer que los lectores de este reportaje conocen los crímenes y la barbarie infligidos en nombre de Dios a través de toda la Historia. Un ejemplo. Los cristianos caballeros franceses que conformaron en el medioevo las cruzadas organizadas para recuperar los Lugares Santos devoraban, entre jarrones de vino, a musulmanes asados previamente medio?, tres cuartos?, bien asados?) en los barbecues de la época, según lo relata el notable intelectual francés, Amín Maloof. ~EXPLOSIVA MEZCLA:RELIGION Y POLITICA. Estados Unidos es un país fuertemente influenciado por la religión. El protestantismo, importado desde el mismo momento en que los primeros colonos ingleses se establecieron en estos territorios en la alborada del siglo XVII, continúa siendo en Norteamérica la primera fuerza religiosa y dentro de ella habitan incontables sectas y tendencias. Esta aparente diversidad en las distintas corrientes protestantes ha conducido a un proselitismo activo y feroz por parte de los predicadores, algunos de los cuales han alcanzado un protagonismo que supera al de las más rutilantes estrellas del deporte y de la farándula. Billy Graham, por ejemplo, ha marcado la historia de esta nación en el siglo XX mas profundamente que cualquier líder político, John Kennedy incluído. A un conservador como George W. Bush no le debió costar ningún trabajo convertirse en “born-again christian”, cuya traducción lliteral al español quiere decir “cristiano nacido de nuevo”, que no refleja su verdadero significado. En esta secta protestante militan hombres de negocio, políticos, artistas de cine, deportistas y hasta ex-presidiarios que han proclamado su nueva fé como mecanismo para buscar la celebridad, la rebaja de penas y hasta el perdón de sus crímenes. El procurador general escogido por Bush, John Ashcroft, es un fanático religioso que se ha convertido en el apóstol y la eminencia gris de esta administración fundamentalista cristiana. La mayoría de los programas sociales, con auxilios y subsidios que alcanzan billones de dólares, están cada vez más bajo la influencia y control de esta secta evangelista, cuyos pastores manejan y supervisan programas de educación escolar, de rehabilitación carcelaria y de droga-adicción, supervisión familiar y orientación sexual. Impulsar la castidad y la virginidad entre los jóvenes es una directriz del mismo Bush. La distribución gratuita de condones que eviten el Sida no cuenta con apoyo oficial. Los programas de aborto apoyados por la misma Constitución, cada día tienen menos fondos. La investigación científica de los implantes de células-madre (stem-cell reaserch), de un valor incalculable para la cura de enfermedades como el Alzheimer y la diabetes, fue declarada oficialmente como moralmente inaceptable. Y cada reunión diaria del gabinete presidencial se inicia con una plegaria al Altísimo. Muchos evangelistas cristianos apoyan fuertemente al Estado de Israel porque creen que una segunda venida del Mesías sólo será posible cuando las tierras bíblicas de los antiguos hebreos, prometida por Dios al pueblo judío, sean ocupadas con exclusividad por los israelitas. Esta creencia mesiánica hace imperativo, entonces, la expulsión de los palestinos de los territorios ocupados por Israel después de la guerra de 1967, propósito en el que los evangelistas coinciden con los extremistas religiosos judíos. Pero este despropósito teológico, además de aumentar la preocupación de los cansados dirigentes seculares de Israel, interesados en encontrarle una solución al largo conflicto con los palestinos, ha ocasionado el enojo de los grandes rabinos de la nación judía, para quienes la forzada mezcla de Jesús con sus patriarcas Abraham y Moisés es subversiva desde el punto de vista religioso. En “The New York Review of Books” Anthony Lewis se pregunta si esa conducta errática de Bush en el conflicto israelí-palestino, en el que se niega tercamente a intervenir para solucionarlo, no tendrá que ver con esta alocada perspectiva apocalíptica de sus correligionarios fundamentalistas. Sin olvidar que Saddam, el tirano de Bagdad, es un infiel en términos cristianos. ~Tomado de El Heraldo-Reportajes Especiales: <http://www.elheraldo.com.co/revistas/reportaje/actual/noti3.htm>