[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

108  AÑOS  DEL  MUELLE  DE  PUERTO  COLOMBIA

From: CASTULO  COLINA  P.
Date: 10 Jun 2001
Time: 06:59:08
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

REVISTA DOMINICAL - EL HERALDO / 10-Junio-2001

El 31 de diciembre de 1888, llegó Francisco Javier Cisneros al sitio escogido llamado “Cupino” con sus vías férreas y encuentra el muelle de madera terminado por sus ingenieros ayudantes.

La compañía inglesa, con sus principales oficinas en Londres, dio autonomía empresarial al ingeniero Cisneros (cubano) nacionalizado norteamericano, para resolver cualquier problema en Colombia, a la vez administrador vitalicio en Barranquilla.

No tardaron las quejas de las empresas Marítimas que recalaban sus buques en Puerto Colombia porque el muelle quedó muy corto y angosto, no reuní las condiciones requeridas, por la afluencia de naves que tenían que esperar turno en el fondeo para su atraque al muelle. El ferrocarril presentaba grandes demoras en su servicio. Su equipo estaba en malas condiciones.

La empresa inglesa “The Barranquilla Railway & Pier Company Limited”, consciente de todos esos reclamos, esperó un tiempo prudencial y meses después contrata a un ingeniero especializado con larga experiencia en el ramo de la construcción de muelles metálicos llamado Mr. John B. Dougherty, para hacerle frente a la naturaleza en forma más eficaz que los muelles de madera.

EL MUELLE DE ACERO

A finales del año 1889, empiezan a llegar naves de Inglaterra cargadas con materiales: barras de acero, estructuras de hierro, martinetes, taladros eléctricos, cementos en barriles, etc.; más un equipo de ingenieros, para dar comienzo a la nueva obra.

Pasados 4 años de arduo trabajo, quedó listo el nuevo muelle de acero, hierro y madera el 15 de junio de 1893.

El muelle de acero tenía una oficina para sus empleados construida en madera. Tres vías férreas que partían desde la punta de unos topes entrelazados y terminadas en una sola en el viaducto hasta la tierra. Además había una adicional que llegaba cerca a la oficina, para estacionar la grúa de vapor.

Su plataforma de atraque tenía 600 pies de longitud por 50 de ancho. Profundidades en marea baja: 40 pies, en alta: 45 pies. Podían atracar tres o dos grandes, del lado de Salgar. Por el lado de Cartagena solamente podían hacerlo 2 pequeños ya que la oficina le mermaba espacios.

Todos los jefes de muelle, lo mismo que empleados de cierta categoría, eran de nacionalidad inglesa. Sus principales oficinas estaban en Londres (Inglaterra).

“EL DIA DE SU INAUGURACION”

En la puerta principal, se colocó un gran arco triunfal lleno de flores de todos los colores. Al llegar los invitados por donde empieza el atracadero (muelle), el General Arboleda ordena a la banda de músicos tocar el vals “Sobre las Olas”. Terminada la pieza, un hurra inmenso de admiración y gratitud se escapó de todos los corazones. El Reverendo Presbítero Doctor Carlos Valiente lo bendice. Se firman actas de entrega, varios oradores tomaron la palabra, hubo cruce de telegramas. El Ingeniero Cisneros como representante de la Empresa “The Barranquilla Railway & Pier Company Limited”, invita al Presidente Rafael Núñez a conocerlo quien se encontraba en Cartagena muy enfermo y le contesta al ingeniero Cisneros con estas últimas palabras importantísimas para esta época:

“Ruego a Dios por la supervivencia de esa obra”. En las líneas férreas, trabajó el Ingeniero ferroviario Climático Villa —de nacionalidad colomnbiana— a quien el Ingeniero Cisneros trajo de Medellín.

Puerto Colombia con su muelle, era simple caserío pero fue poblándose rápidamente como también Barranquilla por su directa comunicación con el corazón de Colombia mediante su río La Magdalena. La empresa del ferrocarril con esta nueva obra, había cumplido su más urgente compromiso con el Gobierno de hacer un muelle metálico. Los buques llegaban con más regularidad. Su carga venía marcada con pintura o tiza azul que decía destinos: Sabanilla. Cisneros como su representante, pide al Gobierno Central, que los pasajes y carga sean aumentados por los tantos compromisos adquiridos.

La Empresa del Ferrocarril también construyó muy cerca donde empieza el viaducto, una oficina para llevar tiempo a los trabajadores del muelle, lo mismo que unos depósitos para guardar elementos de trabajo, 8 viviendas del lado de Cartagena para sus empleados ingleses, frente al mar. Cerca a la oficina para el despacho de trenes hay una pileta y a un poco más hay varias de agua. La máquina del ferrocarril tomaban el agua de las piletas, el pueblo se abastecía de esa agua sin ningún costo. Allí también había un gran tanque de acero, que lo llenaban, con agua que traían los trenes de Barranquilla.

La Aduana construyó una casa de dos plantas para el servicio del Resguardo de Aduana. Todas estas construcciones eran en madera americana.

Como en todos los puertos del mundo, empezaron a aparecer las primeras cantinas. El dólar a la par de nuestra moneda y circulaba el oro. Pequeños balnearios fueron construyéndose a la orilla del mar con cuartos de maderas que más tarde fueron ampliados poco a poco. El más conocido en esa época “Capi Cedeño”, propiedad del Capitán Manuel Víctor Cedeño, de origen venezolano, donde años más tarde, se construyó el “Antilla”.

El pueblo desde sus principios, fue devoto de Nuestra Señora del Carmen y como arte de magia llegó un buque procedente de Europa (España, Barcelona), el 10 de julio de 1910, cuando se estaban celebrando las novenas.

La Virgen la había regalado a la Iglesia del Rosario una barranquillera, doña Beatriz Aycardi. Doña Vicentina Peñate de Ariza, le rogó a doña Beatriz que se la dejara prestada, para que los porteños hicieran sus fiestas, pero la Virgen se quedó para siempre y actualmente es la que está en la Iglesia.

“LA NUEVA CARA DEL MUELLE CONCRETO ARMADO”

En el año 1912, se estaba acercando la apertura del Canal de Panamá, obra benéfica mundial, la cual iba a traer más influencia de buques. Esto obligó a la Empresa a hacer nuevas inversiones, ampliarlo, construir un nuevo muelle de atraque que reuniera todos los adelantos modernos de la época a largar su viaducto para años venideros.

A mediados de año, llegaron unos ingenieros hidráulicos para estudiar las corrientes, ver como era el comportamiento de la sedimentación (1893-1912). Estos estudios venían cerca de la desembocadura del río La Magdalena, llegando hasta la punta de los cerros de Morrohermoso y qué profundidades encontraban. Ellos llegaron con una lancha marina de sondeos con todos los aparatos modernos de la época, para poder navegar mar afuera. A finales de año, regresaron a sus bases con todos los estudios y planos programados en copias.

A principios del año 1913, lega un ingeniero, jefe Joe Mathews con dos ingenieros ayudantes y una draga marina vieja que estaba en buenas condiciones para romper las rocas que se encontraban localizadas en la punta del viejo muelle, por donde empezarían las obras. Al Ingeniero Clímaco Villa y su ayudante Juan A. Colina lo incorporan al equipo de trabajo de la nueva construcción del muelle, que sería en concreto armado, modalidad poco conocida en esa época. Villa llevará la responsabilidad de las nuevas vías férreas que traería a el nuevo muelle (cinco), terminado en una al llegar al viaducto hasta la tierra (el muelle viejo solamente tenía tres vías). El Sr. Juan A. Colina, tiene la responsabilidad de seleccionar todo el personal calificado, como buzos, operadores de cualquier clase de máquinas, electricistas, albañiles, carpinteros, herreros braceros, etc., a la vez llevar todo el control de todo este personal y la propia obra.

La obra empieza desde la punta del viejo muelle mar afuera. Todos los materiales vienen en naves desde Inglaterra. El trabajo de cargue y descargue de las naves, no se suspenden porque se trabaja en el viejo muelle.

Juan A. Colina conoció al lado de Mr. Mathews, la nueva modalidad del concreto armado. El jefe le toma una gran confianza por la forma correcta de manejo de su personal. El tiempo seguía pasando y llegamos a los 6 años de arduo trabajo. El 80% del nuevo muelle se encuentra liso y unido en parte al viejo, que servirá para alargar más el viaducto y desaparece como muelle.

Llegamos a la mitad del año 1919, los materiales empiezan a sufrir demoras, los trabajos rebajan su ritmo. Hay novedades en la familia del ingeniero Mr. Mathews por lo que tiene que viajar a Londres, encargando al ingeniero Villa, dos ingenieros ayudantes y Colina. Siguen los meses corriendo, se acerca el final de año, los dos ingenieros ayudantes, resuelven volver a Inglaterra.

Villa y Colina, vuelven a sus antiguos puestos a esperar la legada de más materiales o la del jefe Mr. Mathews. La obra queda inconclusa.

En enero del año 1921, llega un barco cargado con materiales de Inglaterra. Se reúne nuevamente el personal y le da comienzo a la obra. Se trabaja a buen ritmo. Los bosques recalaban con más regularidad al viejo muelle cargados con toda clase de mercancías ya que el Canal de Panamá estaba en servicio desde el 15 de junio de 1914.

Villa se enferma y vuelve la obra a quedar inconclusa. Colina no es Ingeniero, pero conoce todos los secretos, hay que esperar qué dice Inglaterra. Villa no se recupera, se agrava y muere. Colina vuelve a su antiguo puesto.

En el año 1922 Mr. Joe Mathews dice a los Gerentes del ferrocarril en Inglaterra que el único capacitado de llevar a feliz término esa obra, se llama Juan A. Colina, hombre de confianza e inteligente. Colina fue nombrado jefe para la terminación del muelle, casilla, viaducto, oficina para despachos de trenes, acueducto, etc. Nombró de nuevo su personal porteño y continuó el reto que él mismo aceptó por su patria chica de no dejar nada inconcluso y se entregó de lleno.

La primera condición que puso a la empresa del ferrocarril, era que no faltara material para trabajar de acuerdo a cómo fuera el trabajo (horas nocturnas). Meses después se empalman definitivamente el muelle viejo como viaducto, se construye la oficina para despacho de trenes, etc; todo esto en concreto armado terminado el 5 de diciembre de 1923.

La estructura metálica de hierro y acerco del muelle que construyeran Mr. John B. Dougherty, solamente quedó para base después que fuera toda reforzada antes de ser forrada en concreto armado.

La Empresa del ferrocarril recibió muchas felicitaciones por la forma y métodos ingeniosos que tuvo el Sr. Colina para no interrumpir el movimiento de cargue y descargue de los buques, mientras se estaban llevando a cabo su remodelación por todo el viaducto hasta tierra.

El nuevo muelle tiene en los laterales, una fila de pilares de madera cresotada que viene desde sus bases forrado en cemento armado a un metro de marea alta, luego siguen unas vigas atravesadas cogidas con tornillos para que cuando los buques atraquen, le sirva como defensa para proteger el atracadero y no romperlo. Por la parte alta hay una plataforma construida en madera, que hace más amplio el muelle.

Los buques de pasajeros o mixtos que tenían bandas o sus orquestas, acostumbraban colocarse en filas en el segundo puente, tocando el vals “Sobre las Olas” mientras estaban en las maniobras de atraque y subían las autoridades portuarias.

El muelle se convierte en el tercero más largo del mundo así: South End: 6.654 pies de longitud Southport: 4.405 pies de longitud, ambos en Inglaterra, Puerto Colombia: 4.300 pies de longitud (Colombia), Huelva: 2.444 pies de longitud (España).

Las primeras naves que atracaron en el nuevo muelle fueron Galitzia (Alemán), Atrato, Alvo (Inglés) y el Saint-Laurent (Francia).

Los hoteles, balnearios, los van remodelando cada día de acuerdo a la época como el Hotel Puerto Colombia, Atlántico, Villa del Mar, Esperia con su Terraza Marina, Stambul, el Capi, Víctor Manuel Cedeño. Las parejas barranquilleras que contraían matrimonio pasaban su luna de miel disfrutando del mar. Personajes como Eliécer Gaitán, Pedro Juan Navarro, Alfonso López Pumarejo, Laureano Gómez, Camacho Carreño, etc.; venían a disfrutar de un merecido descanso.

Ultimos jefes de Muelles

1. Capitán: Williams Inglés 2. Mr.: Patrich Inglés 3. Juan A. Colina Colombiano

Capitán del Puerto Don: Eduardo B. Gerlein Colombiano

Médico de Sanidad Doctor: Carlos Posada Gaviria Colombiano

Administrador de la Empresa Doctor José D. Pumarejo Colombiano

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

Se avecina crisis en hidrocarburos.

From: Jorge Montaño.
Date: 02 Feb 2003
Time: 22:55:01
Remote Name: 64.152.139.38

Comments

Advierte Contraloría. El país está a las puertas de una crisis de hidrocarburos, advirtió el contralor delegado del sector de minas y energía Julián Pertuz Barrera, quien estuvo en la ciudad asistiendo a un seminario sobre alumbrado público, organizado por la Cámara de Comercio. “A partir del 2006, Colombia va a ser un país importador de crudo. Eso significa que se van a dejar de percibir 4 mil 500 millones de dólares por año, lo cual representa cinco puntos del producto interno bruto de la economía”, sostuvo. El funcionario afirmó que se tendrá que exportar crudo porque no ha habido actividad exploratoria y en los últimos cinco años Ecopetrol no ha corrido la suficiente sísmica, además no han habido los suficientes pozos petroleros para tener reservas. “Dentro de tres años se corta la curva de producción con la curva de oferta de combustible que necesita el país para el transporte masivo, entonces tendremos que importar petróleo”, aseguró. De acuerdo con Pertuz Barrera se tendrán que importar a partir del 2006 unos 100 mil barriles por día. Se mostró preocupado por el sector minero, al proponerse la fusión de Ingeominas con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), para lo cual el Gobierno lo está promoviendo, además la empresa Minercol está en proceso de liquidación. Pertuz Barrera dijo que el organismo de control fiscal comparte la ejecución de un proyecto prioritario para la Costa como el plan maestro de la refinería de Cartagena, que tiene un costo de 630 millones de dólares, generando 3.500 empleos directos y más de 10 mil indirectos. Anunció que otro tema importante para la Costa es el del contrato que trae el gas natural desde La Guajira, a través de Chuchupa, que viene siendo operado por Texaco-Chrevrón-Ecopetrol, el cual expira el 31 de diciembre del próximo año. “Estamos haciendo los estudios porque tenemos entendido que se quiere extender este contrato de asociación. Lo estamos mirando para llegar a conciliar con Ecopetrol y el Gobierno con el fin de definir si es o no factible”, señaló Pertuz Barrera. El contralor delegado de minas y energía dijo que el organismo fiscal no tiene ninguna objeción a que se extienda el contrato de gas natural, pero para ello se harán unos estudios que definan lo mejor para el país. ~Tomado de El Heraldo / Económicas.Barranquilla, Lunes 3 de Febrero de 2003 / Edición digital 3111.