[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

PARABOLA  DE  FIN  DE  SIGLO

From: Eduardo Galeano - Nuestra América
Date: 08 Jun 2001
Time: 10:36:30
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

"Un grupo de extraterrestres ha visitado recientemente nuestro planeta.

Ellos querian conocernos, por pura curiosidad o quien sabe con que ocultas intenciones. los extraterrestres empezaron por donde tenían que empezar. Iniciaron su exploración estudiando al país que es el numero uno en todo, numero uno hasta en las líneas telefónicas internacionales: el poder bendecido, el paraíso envidiado, el modelo que el mundo entero imita. Empezaron por ahí, tratando de entender al mandamás para después entender a todos los demás.

Llegaron en tiempo de elecciones. Los ciudadanos acababan de votar y el prolongado acontecimiento había tenido a todo el mundo en vilo, como si se hubiera elegido al presidente del planeta.

La delegación extraterrestre fue recibida por el presidente saliente. La entrevista tuvo lugar en el Salón Oval de la Casa Blanca, ahora reservado exclusivamente a los visitantes del espacio sideral para evitar escándalos. El hombre que estaba concluyendo su mandato contestó, sonriendo, las preguntas. Los extraterrestres querian saber si en el país regía un sistema de partido único, porque ellos solo habían escuchado a dos candidatos en la televisión, y los dos decían lo mismo.

Pero tenían, también, otras inquietudes: ¿Por que han demorado mas de un mes en contar los votos? ¿Aceptarían ustedes nuestra ayuda para superar este atraso tecnológico? ¿Por que siempre vota nada mas que la mitad de la población adulta? ¿Por que la otra mitad nunca se toma la molestia? ¿Por que gana el que llega segundo? ¿Por que pierde el candidato que tiene 328.696 votos de ventaja? ¿No es la democracia el gobierno de la mayoría?

Y otro enigma los tenia preocupados: ¿por que los otros países aceptan que este país les tome examen de democracia, les dicte normas y les vigile las elecciones? ¿Será porque este país los castiga cuando no se portan como es debido?

Las respuestas los dejaron todavía más perplejos.

Pero siguieron preguntando.

A los geógrafos: ¿por que se llama América este país que es uno de los muchos países del continente americano? A los dirigentes deportivos: ¿por que se llama Campeonato Mundial (World Series) el torneo nacional de béisbol? A los jefes militares: ¿por que el Ministerio de Guerra se llama Secretaria de Defensa, en un país que no ha sido nunca bombardeado ni invadido por nadie? A los sociólogos: ¿por que una sociedad tan libre tiene la mayor cantidad de presos en el mundo? A los psicólogos: ¿por que una sociedad tan sana engulle la mitad de todos los Psicofármacos que el planeta fabrica? A los dietistas: ¿por que tiene la mayor cantidad de gordos este país que dicta el menú de los demás países?

Si los extraterrestres hubieran sido simples terrestres, este absurdo pregunterio hubiera acabado mal. En el mejor de los casos, hubieran recibido un portazo en las narices. Toda tolerancia tiene un limite. Pero ellos siguieron curioseando, a salvo de cualquier sospecha de impertinencia, mala educación o mala leche.

Y preguntaron a los estrategas de la política externa: si están ustedes amenazados por enemigos terroristas, como Irak, Irán y Libia, ¿por qué votaron junto con Irak, Irán y Libia contra la creación del Tribunal Penal Internacional, nacido para castigar el terrorismo? Y también quisieron saber: si ustedes tienen, aquí cerquita, una isla donde están a la vista los horrores del infierno comunista, ¿por qué no organizan excursiones, en vez de prohibir los viajes?

Y a los firmantes del tratado de libre comercio: si ahora esta abierta la frontera con México, ¿por qué muere mas de un bracero por día queriendo cruzarla?

Y a los especialistas en derecho laboral: ¿por que McDonald's y Walt- Mart prohíbe los sindicatos aquí y en todos los países donde operan?

Y a los economistas: ¿por que, si la economía se duplico en los últimos veinte años, la mayoría de los trabajadores gana menos que antes y trabaja mas horas?

Nadie negaba respuesta a estos raritos, que seguían con sus disparates.

Y preguntaban a los cuidadores de la salud publica: ¿por que prohíben que la gente fume, mientras fuman libremente los autos y las fabricas?

Y al general que dirige la guerra contra las drogas: ¿por que las cárceles están llenas de drogadictos y vacías de banqueros lavadores de narcodólares?

Y a los directivos del Fondo Monetario y del Banco Mundial: si este país tiene la deuda externa más alta del planeta, y debe mas que todos los demás, ¿por qué ustedes no lo obligan a recortar sus gastos públicos, ni a eliminar sus subsidios? ¿Será porque hay que ser cortes con los vecinos?

Y a los politólogos: ¿por que los que aquí gobiernan hablan siempre de paz, mientras este país vende la mitad de las armas de todas las guerras? Y a los especialistas en medio ambiente: ¿por que los que aquí gobiernan hablan siempre del futuro del mundo, mientras este país genera la mitad de la contaminación que esta acabando con el futuro del mundo?

Cuantas más explicaciones recibían, menos entendían.

Poco duro la expedición.

Los extraterrestres empezaron su visita por la potencia dominante, y por ahí terminaron. La normalidad del poder estaba fuera del alcance de estos turistas".

[_borders/Hablamos_aftr.htm]

OASIS.

From: GONZALO GALLO.
Date: 02 Feb 2003
Time: 22:48:39
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

“La verdadera dimensión de un hombre nace de como actúa en situaciones de desafío y controversia, no en momentos de comodidad y conveniencia”. Me gusta este pensamiento de Martin Luther King, en especial porque él dio la vida por sus creencias y sus sueños. A todos nos ilusiona crear paraísos imaginarios, espacios idílicos y soñar con una vida carente de problemas. En este sentido nos hace bastante daño pensar en el Edén como un lugar del pasado y es mejor mirarlo como una obra por hacer. Así lo ven algunos intérpretes bíblicos y hablan del paraíso, no como bien perdido, sino como destino conquistado con esfuerzo. Somos seres en proceso y es utópico pensar en un ascenso sin fatigas. La gran verdad es que crecemos en la dificultad. Por lo mismo, sin exaltar el masoquismo y gozándonos la vida, dejemos de evadirnos y valoremos el horno ardiente. Sólo allí se prepara el buen pan y se forjan los metales. ¿Acaso se puede cosechar sin arar la tierra? ~Tomado de:El Heraldo-Editorial / Barranquilla, Lunes 3 de Febrero de 2003 / Edición Digital 3111.