[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

LA  LEY  DEL  EMBUDO.

From: "esto para tí,...y ESTO,para MI. - Ropacas,P.R.
Date: 07 Apr 2001
Time: 06:01:45
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

En clara referencia a los que Reparten,lo:Ancho para Ellos y lo angosto para los demás.La Igualdad de Proporciones,no existe dentro de su verdadero Interés e Ingreso a sus bolsillos de lo Ajeno.

Sino,veamos como Ellos si pueden 'RASCAR' sus Pozos y unirlos a Otros,con el AVISO inicial de DESCUBRIMIENTO,para poder seguir explotando la ROCA de su YACIMIENTO inicial,con poca producción ECONOMICA hasta encontrar una Capa o 'Trampa' mejor y agotarla.

~Ellos si tienen ESE Derecho y con tecnisismos Legales tratan de impedir y circundar la Ley,como el Derecho Excepcional del Otro.Veamos sus experiencias al respecto: "Hace ochenta años, hacia finales de 1918, el país hervía de furor con los informes sobre el descubrimiento de un importante yacimiento petrolífero en inmediaciones de Barrancabermeja. Se trataba del campo Infantas, cuya confirmación la hizo la compañía Tropical Oil Company (Troco), en desarrollo de la Concesión De Mares, con la perforación de los pozos exploratorios Infantas-2 e Infantas-1, finalizados, en su orden, en abril y noviembre de ese año." "Ocho años después los trabajos propios de la concesión permitieron el descubrimiento de lo que se llamó La Cira, localizada al norte de Infantas. Desde entonces se conformó un solo campo: La Cira-Infantas, un yacimiento delimitado en forma de aguacate en un área de apróximadamente 160 kilómetros cuadrados en El Centro, al sur de Barrancabermeja, allá donde la Troco comenzó el desarrollo petrolero de Colombia en los años veinte." "Ahora, ocho décadas después, Ecopetrol se propone explorar las profundidades de La Cira-Infantas tras la búsqueda de las reservas de petróleo que puedan contener zonas del yacimiento aún inexploradas."

~Y la Versión completa: <http://www.ecopetrol.com.co/prin/review/carta/nov2/explo19.htm> Titulada:"Ecopetrol 'raspa' el fondo de La Cira-Infantas",en Carta Petrolera[" Desde hace *tres(*Hoy Seis) años, el sitio de Ecopetrol se instaló en la red mundial con el propósito de brindar información al público en general y de estrechar los vínculos entre las distintas entidades y personas que de alguna manera se relacionen con la Empresa."

~Loa ánimo a seguirnos educando y veran como se Nos Respeta,pues mientrás no expongamos sus Mentiras y Medias Verdades,seguiran pensando que son el Cocodrilo y el Leopardo;como seguiran aplicando su Ley de Conveniencias,que no se rige por ningún Cannon de Etica y no esta establecida en ningún País que se respete!

No te quejes,si no te Quejas!!!

Vigía de la Cultura Mocaná.

From: THIRZA MARTINEZ TRIANA.
Date: 26 Nov 2002
Time: 20:57:44
Remote Name: 64.152.141.133

Comments

~Ermita de San Luis en Tubará.

Como en la mayoría de los pueblos con tradición indígena, Tubará, asentamiento ancestral de la cultura Mocaná, es una población donde las costumbres giran alrededor de la vida y la muerte.

Por una extraña razón, el cementerio de Tubará tiene un misterioso encanto. Una atracción especial que invita al goce estético. Un espacio de tanto recogimiento, donde se puede experimentar la paz que brota de la misma tierra, acaricia los pies y nos refresca el alma. Esa es la sensación que sentimos al visitar la Ermita, donde hace cerca de cuatro siglos, San Luis Beltrán se retiraba a orar después de las jornadas de evangelización entre los indios Mocaná.

Observado desde el Mirador Turístico, el cementerio de Tubará, parece la ciudad encantada de un cuento de hadas. Las bóvedas semejantes a las casitas de Blanca Nieves, ejercen sobre el visitante la irresistible tentación de ir a ese lugar, donde se dice y se cree que el fraile dominico, en comunicación directa con Dios adquirió su pasaporte hacia la santidad.

De la antigua ermita de cal y canto, destruida por la erosión y el paso del tiempo, solo quedan una pared y la base, sobre la cual, recientemente se construyó la pequeña capilla. Se le sigue llamando la ermita de San Luis, y está ubicada en la parte central del cementerio, como si el patrono de las aguas tubareñas vigilara celoso su resguardo indígena, mientras el pueblo se encarga de cuidar los muertos.

Carolina Carpintero es una anciana silenciosa y amable que suele visitar el cementerio cada 8 días, porque "aquí tengo todos mis muertos: dos hijos, mi padre y mi madre". Hay tres vías de acceso para llegar al lugar: un camino destapado que bordea el cerro, unas escaleritas construidas en cemento y una vía más amplia, que sale desde el pozo de San Luis, por donde "suben los difuntos".

~GUARDIANES DE LA TRADICION:

Los asiduos visitantes de la ermita y de los muertos, son a la vez guardianes de la tradición. Encargados de contarles a los niños, a los jóvenes y a los turistas, las costumbres y ritos ancestrales. Por ejemplo, ésta de velar a sus muertos el día 23 y no el 2 de noviembre, como la mayoría de los pueblos católicos de América y el resto del mundo.

A sus 66 años de edad, Jorge Cepeda Castro, es un mestizo de piel blanca, con facciones indígenas. Conserva la ingenuidad de los nativos y la apertura propia del “ser Caribe”. No alcanzamos a preguntarle nada y ya nos estaba contando: "Yo me acuerdo. Tubará era un pueblo muy pequeño, aquí nos alumbrábamos con mechones y linternas. El agua la sacábamos de los pozos con totumas, para llenar los barriles de madera que llevábamos a las casas. Conocí el cementerio y había una campana grandísima de cobre, que se escuchaba desde muy lejos. Como no comprendíamos el valor de eso, se perdió la campana misteriosamente".

Nos dijo también que en su infancia, los sepelios eran durante la noche. Los compadres y amigos del difunto se encargaban de cavar la sepultura a unos cuatro metros de profundidad.

Los parientes, en la casa preparaban la comida. Sopa con carne de cerdo, gallina, buena presa, yuca, ñame y mucha chicha. Después del sepelio, venía la comida, en primer lugar para quienes habían cavado la sepultura y, seguidamente para los demás amigos y parientes.

~UN INDIO MOCANA:

Vimos su figura descender por las escalinatas que conducen desde la ermita, hasta la puerta de entrada al cementerio. Se acercó como queriendo compartir con nosotros su propia versión de la cultura aborigen. Era en apariencia un campesino común y corriente, pero cuando iniciamos el diálogo nos dimos cuenta que frente a nosotros estaba un verdadero indio mocaná.

Adriano Martínez tiene un contrato por veinticinco mil pesos, durante cinco días, para pintar algunas bóvedas del cementerio, labor que ha realizado, con el mismo empeño que puso en limpiar el sitio donde están los restos de sus padres Andrés Martínez y Candelaria Sánchez. El recuerdo de sus muertos es como el ancla que le permite conservar la memoria del pasado ancestral. Difícilmente habla español. Bordeando el camino destapado que baja de la ermita llegó primero que nosotros al Pozo de San Luis, donde hizo escala para recordar que cuando era niño venía a ese pozo a sacar el agua con una vasija amarrada a una cabuya. Tubará, dijo, "era una montaña. El agua venía por arriba y por abajo. Había mucho agricultor, tumbando monte y sembrando millo y yuca y todo. Pero ahora no tenemos tierra, todo es arrendío"(en arriendo).

~GERMINA LA ESPERANZA:

El aspecto montaraz, aunque sencillo y franco de Adriano Martínez, contrastaba con la alegría y vivacidad de los alumnos de séptimo grado del Instituto Técnico Agrícola ITA que regresaban a sus casas, a la hora del almuerzo. Parecían terneritos bajando la montaña. Tiernos y alegres, llenos de vida y de entusiasmo.Javier Barraza, Jerónimo Padilla, Charles Gallardo y sus demás compañeros. Todos reciben las mismas enseñanzas, pero cada uno tiene sus preferencias. A éste le gusta sembrar árboles y cortar maleza. Aquel prefiere la cría de pollos y de cerdos. Al otro le fascina bajar a los estanques donde están los peces y el de más allá disfruta preparando abono y haciendo el plateo para alimentar la savia, actividad que además combina con la estética, porque le gusta pintar.

*Fotos: Oscar Berrocal. --------------------------------- COPYRIGHT © 2000 EL HERALDO LTDA. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Diseño y Construcción: Dpto. Internet - El Heraldo Ltda.

[_borders/Hablamos_aftr.htm]