[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

LEY  97  DE  1993

From: DIARIO  OFICIAL
Date: 06 Apr 2001
Time: 17:30:01
Remote Name: 64.152.139.18

Comments

~LEY 97 DE 1993~ (diciembre 17)

Por la cual se interpreta con autoridad la Ley 20 de 1969 y se dictan otras disposiciones.

El Congreso de Colombia,

DECRETA:

ARTICULO 1° Reconocimiento excepcional de propiedad privada sobre hidrocarburos. Para efectos de la excepción prevista en los artículos 1° y 13 de la Ley 20 de 1969, se entiende por derechos constituidos a favor de terceros las situaciones jurídicas subjetivas y concretas, adquiridas y perfeccionadas por un título especifico de adjudicación de hidrocarburos como mina o por una sentencia definitiva y en ejercicio de los cuales se hayan descubierto uno o varios yacimientos de hidrocarburos, a más tardar el 22 de diciembre de 1969.

ARTICULO 2° Descubrimiento de hidrocarburos. Se entiende que existe yacimiento descubierto de hidrocarburos cuando mediante perforación con taladro o con equipo asimilable y las correspondientes pruebas de fluidos, se logra el hallazgo de la roca en la cual se encuentran acumulados los hidrocarburos y que se comporta como unidad independiente en cuanto a mecanismos de producción, propiedades petrofísicas y propiedades de fluidos.

ARTICULO 3° Las disposiciones contenidas en los artículos 1° y 2° de la presente Ley, constituyen la única interpretación autorizada de la Ley 20 de 1969. artículos 1° y 13.

ARTICULO 4° Medidas cautelares en procesos judiciales. Cuando por la vía judicial se pretenda que la propiedad de minas atinentes a minerales metálicos y a yacimientos de hidrocarburos corresponde al Estado y no a los particulares, procederá embargo y secuestro preventivo de los pagos que la Nación o sus entidades descentralizadas efectúen en virtud de actos o contratos derivados de los títulos cuyo mérito se discute.

El Juez decretará estas medidas cautelares en el auto admisorio de la demanda, o en cualquier momento procesal posterior, a solicitud de la parte interesada. Su adopción y vigencia no requieren caución. La entidad pública responsable de efectuar los pagos o encargada por ley de la exploración y explotación del recurso natural no renovable de propiedad de la Nación, actuará como secuestre y deberá invertir los recursos en títulos inscritos en mercados de valores mientras se decide el proceso.

ARTICULO 5° Esta Ley rige a partir de su promulgación.

El Presidente del honorable Senado de la República, JORGE RAMON ELIAS NADER

El Secretario General del honorable Senado de la República, PEDRO PUMAREJO VEGA

El Presidente de la honorable Cámara de Representantes, FRANCISCO JOSE JATTIN SAFAR

El Secretario General de la honorable Cámara de Representantes, DIEGO VIVAS TAFUR

REPUBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL

Publíquese y ejecútese. Dada en Santafé de Bogotá, D. C., a 17 de diciembre de 1993.

CESAR GAVIRIA TRUJILLO

El Ministro de Minas y Energía, Guido Nule Amín.

DIARIO OFICIAL. CXXIX. N. 41143. 20, DICIEMBRE, 1993. PAG.3

Tomado de: http://juriscol.banrep.gov.co:1025/home.html

~Sin Comentarios / RJPC-2001

Guerra de los Mil Días(III).

From: Enrique Santos Molano.El Tiempo.
Date: 19 Nov 2002
Time: 04:47:54
Remote Name: 64.152.139.17

Comments

~El Primero de los Mil Días (III): EL TIEMPO-LA NACION / SERIE SOBRE LA GUERRA DE LOS MIL DÍAS,Noviembre 19 de 2002.

El 17 de octubre de 1899 Juan Francisco Gómez y Paulo E, Villar se pronuncian en Santander y estalla la guerra civil que duraría mil días y cien mil muertos.

Entre junio y agosto se decidió la suerte de la paz en Colombia. El 4 de junio el Presidente ofreció al Directorio Liberal convocar al Congreso a fin de que expidiera la ley de elecciones. Uribe Uribe recibió esa oferta con escepticismo y se declaró partidario "de barrer con todo el régimen regenerador". El 10 de junio el directorio liberal puso un telegrama al Presidente Sanclemente, para declinar toda responsabilidad "por lo que pueda suceder" si no se estudia y aprueba el proyecto de ley electoral. Sanclemente respondió con un increíble "no se sabe si será posible o no convocar el Congreso a sesiones extraordinarias para estudiar el Proyecto de Ley Electoral". En agosto liberales y conservadores ensayaron sin éxito un acuerdo sobre Ley de Elecciones.

Pocos días antes, el 28 de julio, Rafael Uribe Uribe fue reducido a prisión en Bogotá, acusado de conspiración para perturbar el orden público, y Jorge Holguín estableció la censura de prensa. Uribe Uribe quedó en libertad a las pocas horas, por no habérsele podido comprobar los cargos.

Sangrienta derrota sufrida por las fuerzas rebeldes de Cipriano Castro en Venezuela originó en los círculos políticos de Bogotá la esperanza de que ese revés liberal venezolano desalentaría las intenciones revolucionarias de los liberales colombianos. Los uribistas negaron que la revolución de Venezuela tuviera conexión alguna con la política que orientaba Uribe Uribe.

De repente las nubes bélicas parecieron esfumarse, al punto de que El Correo Nacional, vocero de los conservadores históricos, escribió con euforia: "¿Y de la guerra qué? nada en dos platos. No estalló la temida contienda civil que tan cejijuntos y pensativos ha tenido a los colombianos durante algunos días. Dios sea loado. Parece que nadie cree en ella". También de repente fue removido del ministerio de guerra (agosto 15) el general Jorge Holguín, sustituido por el general José Santos. Liberales y conservadores pidieron que se levantara el Estado de Sitio, pues "se promete un panorama halagüeño de paz entre los partidos". El 21 de septiembre coincidieron los diarios liberales y conservadores en afirmar que "hay tal ambiente de tranquilidad, que los vientos de guerra parecen haberse alejado de Colombia".

Era una calma chicha. Los vientos regresaron cargados de hostilidad. Por un lado la adjudicación del monopolio de aguardientes en el Tolima al millonario José María Sierra, agrió las voluntades; y por otro la noticia de haber triunfado en Venezuela la revolución de Cipriano Castro, alborotó las esperanzas de los uribistas. El 7 de octubre aparecieron impresos en grandes carteles sobre las esquinas de Bogotá dos telegramas. En uno de ellos los generales Rafael Uribe Uribe y Zenón Figueredo le escriben a Bucaramanga al general Paulo E. Villar para pedirle explicaciones sobre un movimiento revolucionario que, encabezado por él, estallaría el próximo 20. En el otro telegrama, de respuesta, Villar asegura que semejantes rumores son absurdos y que no hay ni señas de movimiento revolucionario. A continuación, Uribe Uribe salió de Bogotá con el pretexto de entrevistarse en Tame con el general Gabriel Vargas Santos y acordar los detalles de su candidatura al senado de 1900. Uribe Uribe, en lugar de ir a Tame, siguió para Bucaramanga.

"¿Y de la guerra qué? nada en dos platos"

~El Correo Nacional:

El 17 de octubre Juan Francisco Gómez y Paulo E, Villar se pronunciaron en Santander y estalló la guerra civil que duraría mil días y cien mil muertos.

~La Campaña Militar de 1899:

Para los revolucionarios liberales la campaña militar de los primeros meses de guerra trajo un desastre tras otro. El 24 de octubre en el combate fluvial de Panamá fue derrotada y destruida la flotilla liberal. El 28 de octubre las fuerzas del gobierno barrieron con las liberales en Piedecuesta, y el 5 de diciembre hicieron lo propio en Nocaima, donde cayó el general liberal Zenón Figueredo. El ejército liberal tenía un singular poder de recuperación, y no obstante las continuas palizas dio un segundo combate en Piedecuesta donde triunfó. Uribe Uribe no era un buen militar, o mejor, era un doctor que se había metido a militar sin tener idea. Obnubilado por la victoria de Piedecuesta, cometió el desatino tremendo de ponerle sitio a Bucaramanga, defendida por un poderoso contingente, muy bien armado y apertrechado. El 11 de noviembre los liberales asaltaron Bucaramanga. Hubo derroche de valor y de temeridad por parte y parte, en un combate épico que duró casi cuarenta y ocho horas y del cual quedaron en el campo más de mil muertos liberales y casi otro tanto de conservadores, y salieron heridos Uribe Uribe y varios jefes del ejército liberal.

No se dieron reposo después de la mortandad de Bucaramanga. Los liberales fueron derrotados en Manta el 20 de noviembre, y se desquitaron el 16 de diciembre en La Amarilla y Peralonso. La batalla del puente de Peralonso hubiera podido decidir la guerra a favor de los liberales, pues el ejército conservador huyó en desbandada y le quedó a Uribe Uribe expedito el camino hacia Bogotá. Nadie sabe por qué el jefe liberal vaciló y dio tiempo a que el general oficialista Manuel Casabianca volara con sus hombres para atajar cualquier intento de Uribe Uribe de avanzar sobre la capital; pero Uribe Uribe ni siquiera hizo el intento.

[_borders/Hablamos_aftr.htm]