[_borders/Hablamos_ahdr.htm]

TUBARA: LA  PUNTA  DEL  ICEBERG

From: Ecopetrol Web:No hay peor cuña, que la .....!!!
Date: 02 Apr 2001
Time: 14:49:51
Remote Name: 63.215.177.227

Comments

Siempre que recordamos la historia de 'El Titanic' traemos a la memoria el Iceberg que hundió a una Obra diseñada hasta contra las Fuerzas de Dios.Y éso,que este Tempano de Hielo solo deja mostrar a su superficie:Una decima parte de su contextura!!

~Pero durante el Hallazgo en 'Las Perdices' se le extrajo a las extrañas de la Naturaleza:30 Gal. de Petróleo y que destiló entre 150º/220º=58,como el mejor conocido en la época de la prueba(1910)y comparado con el de Pensilvania:31/Ecopetrol cita: "Los petróleos de mejor calidad son aquellos que se clasifican como "livianos" y/o "suaves" y "dulces". Los llamados "livianos" son aquellos que tienen más de 26 grados API. Los "intermedios" se sitúan entre 20º y 26º API, y los "pesados" por debajo de 20º API".

~La Región de 'Las Pérdices'-Tubará contiene unas caracteristicas geologicas similares a las dadas por Ecopetrol en su Web: 'Es por esto que la geología identifica hoy varios tipos de estructuras subterráneas donde se pueden encontrar yacimientos de petróleo: anticlinales, fallas, domos salinos, etc".

~Obtener petróleo en una cantidad como la citada, es un sintoma para ubicar la Roca Madre: "El petróleo puede estar en el mismo lugar donde se formó (en la "roca madre") o haberse filtrado hacia otros lugares (reservorios) por entre los poros y/o fracturas de las capas subterráneas".

~La Cuenca de Tubará tiene sus caracteristicas y presentan igual referencia que las Citadas: 'Las "cuencas sedimentarias" son extensas zonas en que geológicamente se divide el territorio de un país y donde se supone están las áreas sedimentarias que pueden contener hidrocarburos. En Colombia hay 18 de estas cuencas, distribuidas en un área de 1.036.000 kilómetros cuadrados.'

~Con tantas trabas a la Región,su potencial y su inestabilidad Legal(para P.P.) por parte de las Agencias Estatales,impedia el contratar con unas Empresas Exploradoras y Explotadoras estables,como de reconocimiento en el Mundo del Petríleo.Cita: "La única manera de Saber Realmente si hay petróleo en el sitio donde la investigación geológica propone que se podría localizar un depósito de hidrocarburos, es mediante la perforación de un hueco o pozo".

~Se tiene que contar con un Gran Capital para el iniciar un proyecto de esta envergadura.Citando: "Podría decirse que buscar y encontrar petróleo es algo así como apostarle a la lotería".

~Se necesita tener una "Roca Madre" para poderse iniciar un 'Reconocimiento del Hallázgo".De Dónde dalieron los 30 Galones de Petróleo de 1883?.Cita: "Roca Madre:Lugar donde se formó el petróleo".

~Es 1883 anterior o posterior a 1969?

Les dejo con el cuento que hace el Estado,me trae el recuerdo de la niñez:Quieres que te cuente el Cuento del Gallo Capón? No!.Yo no digo que No,sino que si quieres que...!!Nunca acababa la historia.

Pero,no sin antes decirles a los Funcionarios del Ministerio de Minas y Energía de Colombia:Blanco es,Gallina lo pone y Frito se come?.Adivinenme,si todo ésto completa una Respuesta,como la que me tienes para la simple Adivinanza!!!

Oficio de  Historiador.

From: JESUS FERRO BAYONA.
Date: 13 Nov 2002
Time: 19:30:17
Remote Name: 64.152.141.95

Comments

El Heraldo-Editorial /Edición Digital 3030 Barranquilla, Miércoles 13 de Noviembre de 2002.

Una vez escribí en una columna que la historia hay que saber contarla. Me acordaba al decir esa frase de las clases aburridas que me dieron en el bachillerato bajo la batuta del texto oficial de Henao y Arrubla que llegó casi a espantar mi curiosidad juvenil por los hechos del pasado. Curiosamente, fue un profesor universitario el que me salvó de aquella insipidez que encontraba en los manuales históricos de entonces.

El profesor se había graduado en Oxford, manejaba el latín y el griego como el mismo Cicerón, pero sabía leernos los poemas de Horacio y las Guerras de las Galias de Julio César en latín, empleando una serie de técnicas vocales y de ademanes de escenario que hacían que uno se sintiera fascinado por lo que estaba escuchando como si los hechos estuvieran ocurriendo en ese mismo instante. No era un comediante que inventaba cuentos para ganarse el aplauso del público.

Su rigor histórico no sólo había sido examinado ante el jurado oxoniense, que le aprobó con honores su tesis de grado, sino que sus posteriores escritos han sido hasta ahora las mejores traducciones logradas por un colombiano de muchos de los autores griegos y latinos que uno encuentra en sus libros.

Se llamaba Manuel Briceño, un padre jesuíta que terminó su vida dirigiendo la Academia Colombiana de la Lengua. Me he acordado mucho de él cuando leí la entrevista que le hicieron al profesor Jaime Jaramillo Uribe en El Tiempo del domingo pasado. Un historiador que infortunadamente es poco conocido fuera de los medios académicos, aunque estuvo hace unas semanas en Barranquilla con motivo de la celebración de aniversario de la Tertulia que por años ha animado Armando Benedetti.

Cuando escuché su intervención en el Hotel El Prado, me quedé asombrado de que nos contara a los costeños ciertas verdades sobre el abandono de nuestros pueblos campesinos que permanecen iguales de desamparados que en la época colonial. La verdad histórica duele a veces mucho, pero si está bien contada es un acicate para que las mentes contemporáneas se pongan a revisar su pasado. Sin ir más lejos, Colombia hubiera sido mejor gobernada si muchos de sus presidentes hubieran tenido alguna memoria histórica.

El profesor Jaramillo Uribe recalca que las clases de Historia de Colombia eran en general muy aburridas, -habría que ver si no continúan siéndolo-, pero afirma que “hoy el buen historiador, sin caer en banalidades, con buena formación y buenas disciplinas, puede ser ameno”.

Como la frase proviene de un historiador respetable, a quien muchos alaban su aporte a la modernización de la historiografía nacional, se puede decir que contar la historia debiera ser una aventura en el aula de clase y no perder la amenidad cuando se lee a un historiador, dando por descontado que los investigadores tienen que atravesar horas y horas de tedio buscando entre archivos empolvados la información indispensable que ellos necesitan para graduarse o para realizar una nueva interpretación.

Dice el profesor Jaramillo que tiene muchas aficiones, además de su oficio de historiador: siempre tiene a la mano, en su biblioteca, antologías de poesía colombiana, española, francesa alemana. Relee los clásicos de la historia y la filosofía. Dice que quien leyó a Voltaire o Montesquieu tiene que seguir en contacto con ellos. Que quien leyó a Hegel o Kant, en conexión con problemas históricos, debe volver a leerlos. Y que tiene contacto con la música: desde Beethoven hasta Agustín Lara. Yo me atrevo comentar que esas son mucho más que aficiones. Todas esas lecturas, y conexiones como él las llama, son el mirador mismo desde donde un historiador moderno debiera acometer su oficio.Lo otro déjenselo a los Henao y Arrubla.

[_borders/Hablamos_aftr.htm]